Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reestrenos y caras nuevas en las Corts

Tamarit debuta en la defensa de una ley del Consell y la nueva diputada Xelo Angulo asume el acta

El diputado Marzà acompaña hasta el escaño a la consellera Raquel Tamarit. f.bustamante | F.BUSTAMAN

Menos de un año de vida le queda a la legislatura. Si las elecciones se convocan, salvo gran sorpresa, para el 28 de mayo de 2023, bastante antes, en abril, se disolverán las Corts. A las puertas del verano, con un trimestre de final de año dedicado a los octavos presupuestos y el debate de política general de septiembre, a la legislatura le queda un suspiro.

Los partidos hacen ajustes para encarar el año definitivo y ayer fue jornada de reestrenos y alguna cara nueva en las Corts.

Volvió Ana Barceló cuatro años después, y una pandemia más o menos superada, a la bancada socialista. Un espacio que no le resulta nada extraño. Lo extraño será no ver a Manolo Mata, el síndic saliente, cuyo anuncio de dimisión hace ahora 19 días gestó todos los cambios sucedidos desde entonces. Como extraña será la ausencia de Vicent Soler.

La llegada de Barceló a la portavocía lleva aparejado un hecho histórico. Por primera vez todas los portavocías parlamentarias, seis, las ostentan mujeres. Lo recordó el presidente, Enric Morera: «Un hito del parlamentarismo, un camino de igualdad», dijo.

Barceló asegura que aún está cambiando el chip. En pocos días ha pasado de dirigir la Conselleria de Sanidad a la portavocía socialista. De momento no quiere ni oír hablar de una posible candidatura a la Alcaldía de Alicante en las municipales de 2023 y asegura que su labor está en la calle y en el contacto con los ciudadanos.

La jornada dejó otro reestreno, el del exconseller de Educación, Vicent Marzà, ahora diputado raso. Pese a tener escaño desde las elecciones de 2015 solo ha ejercido a efectos de votación porque ha sido conseller durante este tiempo. Ahora se dedicará al grupo y al partido, Compromís.

También hubo tiempo en el pleno de ayer para el debut de la nueva consellera de Educación, Raquel Tamarit, en la defensa de una ley del Consell sobre profesiones relacionadas con el deporte. Y para la toma de posesión del escaño de la exdirectora general de Cooperación Xelo Angulo (Xàtiva, 1970), que sustituye en el caño al dimitido Mata. Marzà aún no tiene claro las competencias que tendrá en el grupo, pero no será síndic, ni, de momento, adjunto. Su espacio está en la tercera fila, contando la del Consell, detrás de la síndica, Papi Robles, y las adjuntas.

Marzà compaginará la labor de diputado con el tiempo que dedicará a Compromís, en el partido (Més), en la calle y en los movimientos sociales, según explica. Insiste en que no tiene ninguna voluntad individual de ser nada, «más allá de contribuir» y que solo le mueve el colectivo. No asumirá en el grupo ninguna de las competencias que ha ejercido como conseller. Antes, Barceló se reunía en el edificio de grupos con los diputados socialistas (27) en un encuentro al que acudió el president de la Generalitat, Ximo Puig, también diputado en las Corts.

Puesta de largo del nuevo Consell

Más debuts este jueves. El nuevo Consell acude por primera vez a una sesión de control. Algunos consellers cambian de ubicación, otras la estrenan. La más llamativa la del conseller de Hacienda, Arcadi España, que pasará a ocupar el cuarto sillón de la bancada de gobierno, el de Soler, justo al lado de los dos vicepresidentes.

Compartir el artículo

stats