Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ministerio para la Transición Ecológica aparca la cesión de agua del Júcar para Almería

La Acequia Real pretendía pagar las obras de modernización con la compensación económica y ahora exige a la Generalitat que cumpla con lo firmado en el convenio de Alarcón

Azud de la Acequia Real del Jucar. PERALES IBORRA

La Acequia Real Júcar ha anunciado que el Ministerio para la Transición Ecológica ha decidido "dejar sobre la mesa" la opción de ceder 10 hm3 anuales de agua de la Acequia Real del Júcar para los cultivos de Almería. Según la comunidad de regantes, el departamento de Teresa Ribera estudiará ahora otras posibilidades para dar respuesta a la situación del campo andaluz. Como ya informó Levante-EMV, se trataba de una alternativa temporal, de un año ampliable a cinco en total, que en todo caso debía aprobar la Junta General de la ARJ el próximo jueves. La compensación hubiera supuesto unos tres millones al año, con lo que se pretendía hacer frente a las obras de modernización del regadío que la administración debería haber ejecutado hace más de tres lustros.

La Acequia Real del Júcar, una comunidad de regantes con más de 757 años de historia integrada por más de 25.000 familias valencianas, mostraba este lunes en un comunicado su "sorpresa y malestar ante la situación generada por la posible cesión". Recordaba en su escrito que fue el Miteco quien el pasado mes de abril realizó la petición de enviar esos 10 hm3 al año a los regantes de Almanzora "ante la dramática situación que atraviesan por no tener agua para regar". "La Comunitat Valenciana permanentemente apela a la solidaridad de otras regiones en el tema del agua, por ello, la Acequia Real de Júcar comenzó a analizar minuciosamente esta posibilidad con el Ministerio", inciden.

"Ni una gota de nuevos recursos"

Los responsables de la ARJ insisten en que nunca se ha tratado de una venta de recursos hídricos, que además era algo circunstancial y que tampoco suponía "ni una gota de nuevos usos del río Júcar". Punto en el que recordaban que la propia Ley de Aguas define y regula los contratos de cesión de derechos "como un instrumento temporal para resolver situaciones extraordinarias". La normativa, reiteran, "establece una compensación económica fijada de mutuo acuerdo entre las partes, que se hubiera destinado a reducir las derramas de nuestros regantes y hacer frente a los gastos extraordinarios derivados del convenio firmado con Seiasa para ejecutar la modernización en 8 sectores de la ARJ". Un coste que según el Convenio de Alarcón, recuerdan, "debería ser asumida por la Generalitat Valenciana".

"Exigimos a la Generalitat Valenciana que otorgue las subvenciones necesarias para acabar la modernización del riego", señalan

decoration

"En la situación actual exigimos a la Generalitat Valenciana que otorgue las subvenciones necesarias para cubrir la parte de inversión correspondiente", remarcan.Y apelan al texto que reza: “Así mismo, en el caso de que los usuarios celebren convenios con otras entidades o empresas públicas para contribuir a la ejecución de las obras mencionadas, la Generalitat Valenciana les otorgará las subvenciones necesarias para cubrir el importe de las aportaciones directas que los usuarios deban realizar”. Ante la imposibilidad de conseguir esa financiación extra por el envío de agua al campo almeriense, unos quince millones, exigen al ejecutivo autonómico "la terminación del resto de sectores pendientes que ya acumulan 13 años de retraso y ponen en grave riesgo la viabilidad de la agricultura en nuestra zona regable y retrasan el envío de más agua a l’Albufera".

"En este asunto, nos hemos visto claramente afectados por una descoordinación inaceptable entre las administraciones públicas nacionales y regionales que han colocado a la Acequia Real del Júcar en una situación muy compleja", argumentan con evidente malestar. "Por ello, reclamamos que cumplan con los compromisos adquiridos con nuestros regantes", subrayan. Lo cierto es que los socios del Botànic se han mostrado unidos en su oposición a la llegada de agua desde Júcar a Almería. Tanto PSPV, Compromís y Unides Podem mostraron la semana pasada su postura en contra.

El colectivo ambientalista Xúquer Viu, muy crítico con lo que entiende la sobreexplotación del Júcar, ha mostrado su férrea negativa desde un principio. Sin ir más lejos, el pasado sábado convocó un acto de protesta en Antella al que acudió medio millar de personas, con autoridades locales de la zona del bajo Júcar. Los manifestantes defendieron que el caudal llegue a l'Albufera para facilitar su regeneración y en el caso sobrantes se envíe acubrir las necesidades del Vinalopó, pero captando el agua en el azud de la Marquesa. Y lamentaron que el actual Plan Hidrológico va a agravar la sobreexplotación del acuífero de la Mancha Oriental, principal responsable del declive del Júcar en los últimos años.

Compartir el artículo

stats