Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mollà pide al Gobierno que deje la actitud de "imponer" en la gestión de los recursos hídricos

La consellera reclama que se retrase el cierre de los acuíferos del Júcar como propone la CHJ

Mireia Mollà, ayer, en su visita al puerto de Alicante Levante-EMV

La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, pidió este lunes al Gobierno central que abandone la actitud de "imponer" y reclama "más diálogo" para negociar propuestas comunes en materia hídrica.

Mollà hizo estas declaraciones a los medios en el Puerto de Alicante, durante la visita a la fase final de la construcción de las naves de graneles, en relación al plan propuesto por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) para gestionar los acuíferos sobreexplotados que se votará el miércoles. Al respecto, Mollà insistió en que la Generalitat "no está a favor" de dicha propuesta y pide al Gobierno que "retrase" dicha cuestión.

"No estamos a favor de la propuesta que hay actualmente sobre las medidas para recuperar los acuíferos sobreexplotados porque no existe todavía una clara alternativa, y lo que hemos pedido públicamente al Gobierno es que retrase esta cuestión y así trabajar mejor para que la gestión de estos acuíferos sobreexplotados, y por tanto, su plan para poder estar en un estado óptimo esté garantizado", subrayó.

También destacó que haya "una alternativa que tiene que haber del sistema de riego y abastecimiento" e insistió en que la propuesta "no está consensuada", por lo que sería "más sensato retrasarlo que imponerlo". "Eso es lo que hemos pedido y que podamos llegar a un acuerdo con una propuesta en común, porque la que hay encima de la mesa no está acordada con nosotros y no estamos de acuerdo", remarcó.

Por ello, criticó la "actitud de imponer" por parte del Ministerio de Transición Ecológica "con el que estamos teniendo tremendos problemas con la gestión de las aguas". Así, pidió al Gobierno que "abandone" esta postura y "trabaje más en diálogo, negociación y propuestas comunes".

Igualmente, preguntada por si esa crítica se puede trasladar a la situación del trasvase Tajo-Segura, Mollà señaló que "claro que sí" e insistió en que la Generalitat defiende que "hasta el último momento, el diálogo es la máxima".

"Hasta el último momento, la Generalitat ejercerá de manera responsable las negociaciones y pondrá encima de la mesa el aval técnico y lo que supone ser la huerta de Europa, que lo que significa es ser un modelo productivo que genera ocupación, que genera riqueza, que abastece nuestras casas, nuestros supermercados y el del conjunto de España y Europa", sostuvo.

Para Mollà, es "significativo" que un servicio "esencial que ha estado a la altura de las circunstancias" y que "ha estado dándonos de comer durante una pandemia mundial, no se merece tener la soga al cuello", por lo que apela al diálogo "hasta el último momento".

"No hay guerra que se haya iniciado por parte de nadie que haya traído un gota de agua más, ni las mismas gotas de agua, sino recortes y recortes, pues esta vez intentará que el diálogo funcione", añadió la consellera. Y zanjó: "Lo que le pido al ministerio y al Gobierno de España es que, igual que hace con otros territorios dónde tiene problemas importantes y que siempre estamos en la base del diálogo, pues que aquí también, que el diálogo sea la que mueva su política hídrica".

Compartir el artículo

stats