"Richard y Abraham eran migrantes africanos. Estaban trabajando como temporeros en València para mejorar sus vidas. Sus muertes fueron provocadas porque no les dieron dignidad, y fallecieron en unas condiciones lamentables".

Así comenzaba el manifiesto del Día de África, que se celebra cada 25 de mayo, leído por la Federación Unión Africana de España. Normalmente es un día de fiesta, en el que la comunidad africana se pone sus mejores galas y llena la calle de bailes y música. Pero este año no había nada que celebrar. No tras la muerte de dos temporeros en dos semanas en una fábrica abandonada a las afueras de València, hace unos meses.

El acto ha estado lleno de recuerdos hacia ellos. Hacia Abraham y Richard. El primero murió de cáncer hepático, el segundo se desconocen las causas. Los dos al raso de la noche y en una fábrica sucia, fría y con peligro de derrumbe. Por eso lo primero que reivindicaron las comunidades africanas fue un albergue para temporeros en la ciudad de València, porque a día de hoy decenas de personas siguen malviviendo en la misma fábrica en la que murieron dos. La tragedia no ha servido para mejorar su situación.

A día de hoy, la única persona que se sigue preocupando de llevarles algo de alimento, agua y conversación cada día a la fábrica es Richard Kobena, un músico ghanés, misma nacionalidad que los temporeros fallecidos y que muchos de los que siguen malviviendo en la fábrica. Tras la lectura del manifiesto se realizó un minuto de silencio en memoria de los temporeros para acabar con la consigna "no son muertes, son asesinatos".

"Pedimos a la Concejalía de Migraciones y a Maite Ibáñez que se ocupe. Las vidas de Richard y Abraham fueron duras, pero solo aspiraban a mejorarlas a base de trabajo honesto, una esperanza que se truncó por las terribles condiciones en las que vivían, por la explotación laboral que tantos inmigrantes sufren. Queremos que las instituciones hagan algo. Que se impliquen. Hace falta una política migratoria más sostenible", denunció Papa Balla, el presidente de la Federación Unión Africana de España.

Minuto de silencio en memoria de los dos temporeros fallecidos en València. Francisco Calabuig

"Todas las migraciones son útiles"

"Las migraciones no son negativas. No son algo malo. Lo contrario. Es una de las cosas más antiguas de la humanidad. Las primeras personas salieron de África hacia Asia y Europa. Y los africanos venimos aquí para trabajar, construir y colaborar. Para mejorar nuestras vidas y las de los valencianos", explicó Papa Balla.

Remarcó que no solo hay migraciones forzadas por la persecución o la violencia económica. "Muchas son voluntarias y no hay que poner a todo el mundo en el mismo saco. Si conseguimos crear una política migratoria sostenible, todas las migraciones son útiles", explicó el presidente de la Federación Unión Africana, cuya sede estatal está en València. "No venimos a quitar el trabajo, no colapsamos el sistema de salud entre otras cosas porque la mayoría de los migrantes africanos son gente joven y sana. Estamos aquí para colaborar y para trabajar", remarcó.

Kobena explicó durante la concentración que "justo el día de hoy, Día de África, pero hace 4 años, llegó el Aquarius a València. Yo lo vi como una señal, de que igual la realidad podía ira mejor. Recuerdo mucho ese momento. Pero cuatro años después no tenemos nada que celebrar", lamentó. Mohamed Mboirick, portavos de la Federación Unión Africana recordó a su vez que "el día de África no es solo baile y alegría, también es un arma para reivindicar los derechos de la población migrante".

Como recordó Balla, "las migraciones son fundamentales para el desarrollo social, económico y cultural de los países. Las necesitamos para mejorar y avanzar este mundo. La calidad de vida se garantiza con la cohesión social y la paz, no con la distribución de la riqueza tan desigual. Lo que nosotros queremos es luchar para tener más igualdad", sentenció. Recordó además, que es necesario que las autoridades españolas y europeas "empiecen a gestionar las migraciones de una manera sostenible, y no cerrando las puertas a todo el mundo".