Mercadona está dando un nuevo impulso a su plan de expansión en Portugal, donde encabeza las inversiones españolas con un desembolso de 400 millones de euros. La cadena alimentaria tiene actualmente 32 tiendas distribuidas por el país luso y prevé llegar a abrir 150 a golpe de diez nuevos establecimientos al año. En este 2022, la firma quiere invertir 150 millones de euros y llegar a cinco nuevos distritos en el centro y sur del territorio, entre ellos el de Lisboa. También planea un nuevo bloque logístico en Santarém que facilitará el suministro de material a todos los supermercados y cuya construcción se iniciará en breve.

Todos estos datos se han puesto encima de la mesa a lo largo de la visita de la misión comercial valenciana a Lisboa que encabeza el president Ximo Puig -junto a los consellers de Economía y Hacienda y representantes empresariales- a uno de los tres centros de innovación que tiene Mercadona en Portugal, donde se efectúan catas a ciegas con los clientes para decidir la selección de alimentos que se ofrecen.

La cadena ha adaptado sus tiendas en el país luso -el primero al que ha llevado su plan de internacionalización- para incorporar productos valencianos que inicialmente no se tenía previsto ofertar pero que son especialmente demandados por los consumidores portugueses. La paella servida para llevar es un ejemplo que está teniendo "mucho éxito", según ha revelado la directora de Relaciones Institucionales de Mercadona en Portugal, Inés Santos. La firma diseñó su implantación en el país vecino con una configuración de los establecimientos diferente a la española que ofrece un amplio surtido productos típicos de esta zona tras estudiar los hábitos de consumo de los portugueses.

Sin embargo, las líneas de venta de Mercadona están en "constante cambio" para ajustarse a lo que quieren "los jefes" (los clientes) y, en ese sentido, se han introducido productos muy asociados a las costumbres alimentarias de la Comunitat Valenciana como los churros, el "all-i-oli", la tortilla de patatas, el gazpacho o la propia paella.

El president Puig ha subrayado que la presencia de Mercadona en Portugal es "la mejor tarjeta de presentación" de la Comunitat Valenciana y abre las puertas a la implantación de otras empresas vinculadas a sectores diversos que buscan introducirse en el mercado portugués, a través de la generación sinergias.

Inés Santos ha destacado que Mercadona tiene en Portugal "un proyecto sólido" y quiere "seguir creciendo" con su ampliación al distrito de Lisboa en los próximos meses. De momento, la cadena emplea a 2.500 trabajadores, facturó 415 millones de euros en 2021 y cifra en 62 millones de euros su contribución fiscal a este país.