Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Operación Paso del Estrecho vuelve dos años después con 1.400 pasajeros a la semana

La línea que une València y la ciudad argelina de Mostaganem, que opera la naviera Baleària, comienza el 15 de junio y finalizará el 15 de septiembre

Colas para entrar en el buque de Baleària, en 2019. | DANIEL TORTAJADA

Después de dos años cerrada a causa de la pandemia, València recupera el próximo 15 de junio su línea marítima con el puerto argelino de Mostaganem, dentro de la Operación Puerto del Estrecho (OPE), que se desarrollará hasta el 15 de septiembre. El Puerto de València se incorporó a este dispositivo especial, que funciona en el periodo estival, cuando se producen los desplazamientos masivos de migrantes norteafricanos desde sus lugares de trabajo en Europa, en el año 2016. Se unió entonces a otras ciudades como Algeciras, Málaga y Alicante, que ya estaban integradas en el plan estatal.

La Delegación del Gobierno junto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la Autoridad Portuaria de Valencia mantuvieron ayer una reunión técnica de coordinación de los organismos implicados en la OPE 2022 que se desarrollará desde el 15 de junio al 15 de septiembre. El subdelegado del Gobierno en Valencia, Luis Felipe Martínez, que presidente este grupo de trabajo, aseguró ayer que «la coordinación está muy estudiada y, además, ya tenemos unos años de experiencia». En cada turno de embarque trabajan, añadió, «unas 40 personas», entre policías portuarios, policías nacionales, policías locales y guardias civiles, a los que se unen bomberos, miembros de la Cruz Roja, traductores y personal sanitario. «Estamos muy preparados. Hay que tener en cuenta que hablamos de un puerto como el de València, de una ciudad preparada para cualquier contingencia en todos los aspectos», explica Martínez, que recuerda que el puerto cuenta con «fuentes y aseos separados para hombres y para mujeres» para recibir a tanta gente.

La línea València-Mostaganem, que opera la naviera Baleària, tiene una periodicidad semanal entre el 15 de junio y el 15 de septiembre, periodo vacacional y, también, tiempo de la celebración de la Fiesta del Cordero, una cita de gran tradición para las personas de creencia musulmana. El buque tiene 141 metros de eslora y 21 metros de manga y alberga capacidad para 1.380 pasajeros, 400 vehículos o 530.000 litros de carga rodada. La duración del trayecto, que cubre 441 kilómetros de distancia entre València y la ciudad argelina, es de 15 horas y media.

La Delegación del Gobierno recibe, además, un informe diario especial de la Agencia Española de Meteorología (Aemet) para conocer cuál va a ser el tiempo y el estado del mar durante el trayecto. «Además, estamos preparados por si el barco no puede salir, o bien por el mal tiempo o por una avería», afirma el subdelegado del Gobierno.

Más de 150.000 viajeros en 2019

En 2019, la línea atendió 150.636 pasajeros y 50.611 vehículos. En concreto, los meses de julio, agosto y septiembre supusieron el 45% del tráfico total de pasajeros del año y casi el 40% de los vehículos.

Los orígenes de este movimiento de personas desde Europa hasta el norte de África se remontan a mediados del siglo XX. Sin embargo, hubo que esperar al año 1986 para que se comenzase a planear formalmente la primera OPE (entonces llamada Operación Tránsito), que empezó a funcionar de forma oficial por primera vez un año después. Desde entonces, el número de magrebíes que cruzan el Estrecho para volver a su país de origen en verano ha ido creciendo hasta alcanzar la cifra récord de 3.340.045 en 2019.

Compartir el artículo

stats