La Fundación Española de Abogados Cristianos ha presentado una querella contra dos altos cargos de la Generalitat al considerar que pueden haber cometido un presunto delito contra la salud pública "por financiar una App de contactos para practicar chemsex", según anuncia en un comunicado la organización de juristas. Por contra, fuentes de la Generalitat aseguran que, en realidad, se trata de una campaña de educación sexual para reducir riesgos.

En concreto, la querella va dirigida contra el director general del Instituto Valenciano de la Juventud, Jesús Damián Martí, y contra la Directora de Salud Pública, Ofelia Gimeno, a quienes acusan de financiar una app de contactos para chemsex y de promover tan peligrosa práctica entre los jóvenes de la región a través de redes sociales. Según recoge el Fundeu-RAE, en referencia al diccionario de Oxford, "chemsex es una actividad sexual, normalmente con varios participantes, bajo la influencia de estimulantes como metanfetamina o mefedrona". Se trata de una voz informal creada como acrónimo de chemical sex, cuya traducción literal, sexo químico, se usa en ocasiones en español.

Abogados Cristianos apunta a que la Dirección de Salud Pública otorgó una subvención al Comité Ciudadano Antisida de la Comunidad Valenciana, por valor de 5.496,43 euros, para llevar a cabo una "Aplicación de contactos para HSH y usuarios chemsex". En lo relativo al Instituto Valenciano de la Juventud, denuncia que desde sus redes sociales se publicara una guía en la que se fomentaba la práctica del chemsex y se hacían afirmaciones como “todo está bien siempre que esté controlado. En el momento que se pierde la conciencia deja de ser una práctica segura” o recomendaciones como “conocer a la persona que te proporciona las drogas puede darte cierta seguridad de que las drogas sean lo más puras posibles”. Aseguran que el organismo eliminó su publicación de la red social Instagram un mes después de haberla publicado tras generarse polémica en los medios.

La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, destaca que “desde una administración pública con nuestros impuestos se pueda estar cometiendo un delito contra la salud pública, animando a menores al consumo de drogas, es motivo suficiente para que los responsables sean inmediatamente inhabilitados”.

La versión de los hechos que ofrecen desde la Generalitat es completamente opuesta. Aseguran que la campaña dirigida por el IVAJ tiene como finalidad la reducción de riesgos entre jóvenes. De hecho, la guía publicada por el IVAJ comienza alertando de que "la práctica de chemsex siempre tiene ciertos riesgos asociados. Ahora bien, como sabemos, las prohibiciones no evitan que haya gente que lo practique". Por ello, ofrecen algunas recomendaciones para reducir riesgos en esta práctica.

En ese sentido, se ofrecen consejos de este tipo: informarte te permitirá conocer los efectos, riesgos y compatibilidad con otros tratamientos; conocer a la persona que te proporciona las drogas puede darte cierta seguridad de que sean lo más puras posible; establecer límites antes de consumir como palabras de seguridad para que la práctica sea segura para ti y el resto; un entorno seguro con gente que conoces te puede garantizar que cuiden de ti en cualquier situación. Y concluyen que: "Todo está bien siempre que esté controlado. En el momento en que se pierde la conciencia, deja de ser una práctica segura".