Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las altas pólizas amenazan la celebración de los ‘bous al carrer’

Las compañías de seguros ya no quieren garantizar la cobertura ilimitada de los festejos

Las altas pólizas amenazan la celebración de los ‘bous al carrer’

La alta siniestralidad en los bous al carrer de los últimos años en los municipios valencianos ha generado un problema inesperado en el mundo de este sector taurino: las empresas aseguradoras piden precios desorbitados a los organizadores o, directamente, no quieren prestar sus servicios.

El ejemplo más reciente es el de Puçol, que retrata perfectamente la situación. El ayuntamiento solo ha encontrado dos compañías dispuestas a asegurar los actos taurinos en la calle de junio después de dos años sin ellos a causa de la pandemia. Ambas piden el doble de lo habitual, pero si no se pagan, no hay fiesta.

El alcohol y las drogas aparecen en el trasfondo del problema. A saber: la normativa obliga a los organizadores, que suelen ser las peñas o los consistorios, a contratar dos pólizas de seguros, una de responsabilidad civil y otra de accidente con un mínimo de 6.000 euros de cobertura médica. Esa garantía es fácil de asegurar, pero cada vez resulta más complicado encontrar compañías que garanticen todos los gastos, sin límite alguno. El alcohol y las drogas entran aquí en juego.

«El problema es que a partir de esos 6.000 euros de coste sanitario no hay una línea marcada de responsabilidad. Es decir, si un accidentado tiene que estar 6 meses ingresado y a la Seguridad Social le cuesta 500.000 euros, por poner un ejemplo, los tendría que pagar el seguro si es ilimitado. Hasta ahí todo bien. Pero si el herido estaba bajo los efectos de las drogas o el alcohol, el seguro se desentiende, y ahí surge otro problema: el hospital no suele realizar el control toxicológico y así se asegura el cobro inmediato», explica Germán Zaragoza, presidente en funciones de la Federación de Bous al Carrer hasta que su cargo sea oficial en los próximos días.

Hasta hace unos años no resultaba tan difícil encontrar seguros que garantizaban la cobertura por un importe indefinido. Ahora es todo un reto encontrar empresas que aseguren todos los costes.

«Ahora solo quieren cubrir lo mínimo obligado, hasta esos 6.000 euros, para evitar problemas. Entonces, ¿quién paga el resto? ¿la Generalitat? ¿el ayuntamiento? ¿la directiva de la peña? ¿la propia peña?», explica Zaragoza. «Muchas de ellas tienen miedo de que si hay una ‘cogida’ tengan que hacerse responsables de los costes, y eso es inviable», añade.

Pocas cogidas por alcohol

Según el presidente de la Federación de Bous al Carrer, el porcentaje de ‘cogidas’ a causa del alcohol o las drogas «es bajo», de forma que no comparte el mensaje del vídeo publicado por el Ayuntamiento de Puçol, en el que pide vivir las fiestas «en modo 0.0». «El vídeo criminaliza al sector, como si los que van a los ‘bous al carrer’ son unos borrachos o van drogados. Las ‘cogidas’ graves suelen por ser despiste, como la de Valladolid del otro día», afirma Zaragoza. El presidente ha pedido una reunión con la Generalitat Valenciana para «tener la certidumbre de quién ha de pagar los costes sanitarios por encima de los 6.000 euros» en caso de una cornada por culpa del alcohol o las drogas o sin tóxicos de por medio en caso que sólo está contratado el seguro obligatorio.

Desde el Consell, el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, asegura que esta cuestión «ya se ha tratado en la comisión de asuntos taurinos y estamos emplazados a una reunión con la Conselleria de Sanidad, que es la que tiene que decir qué tratamiento le va a dar a este tipo de siniestralidad y accidentes mediante un protocolo».

Compartir el artículo

stats