Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del Coronavirus

La cuarta dosis llegará en otoño para más de 295.500 valencianos mayores de 80 años

Los internos en las residencias también recibirán el segundo refuerzo, que los expertos de Medicina Preventiva descartan para toda la población | Los sueros estarán adaptados a los nuevos linajes

Inoculación de la tercera dosis contra la covid en el vacunódromo de la Ciudad de la Luz. Alex Dominguez

Nueve meses después de que Sanidad comenzara a administrar la tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus, la Comisión de Salud Pública ha aprobado este jueves la necesidad de aplicar un cuarto pinchazo a los mayores de 80 años y a los internos en residencias, la población más vulnerable. En la Comunitat Valenciana fueron 295.480 mayores de 80 años los que se pusieron la pauta completa con una cobertura del 100 % sobre la población del INE en 2021. El refuerzo alcanzó a más de 683.000 mayores de 70 años, el 93,45 % sobre el total que se puso las dos primeras dosis con viales de Pfizer o Moderna.

El acuerdo de la Comisión de Salud no dijo cuando se empezaría a pinchar el segundo refuerzo a una población que en la Comunitat Valenciana rondará las 325.000 personas, contando los residentes. Los expertos creen que será en otoño. «Será en otoño, una vez la Agencia Europea del Medicamento (EMA) autorice las nuevas vacunas», explica Juan Francisco Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva. Nuevos sueros que estarán adaptados a las variantes que en estos momentos hay en circulación y que han demostrado que escapan a la protección de las vacunas de primera generación que se pusieron el año pasado.

La subvariante ‘sigilosa’ de ómicron BA.2 , así como los linajes BA.4 y BA.5, ambas con presencia en España, «escapan sustancialmente» de los anticuerpos neutralizantes inducidos tanto por la vacuna como por infección, según estudios publicados el pasado mayo. «Las nuevas vacunas que están por venir tienen que adaptarse a estas nuevas variantes e incluso, como en el caso de la vacuna de Pfizer, incluir todas las variantes posibles», sostiene José Miguel Sempere, presidente de la Sociedad Valenciana de Inmunología y profesor en la Universidad de Alicante. En este sentido, el verano va a ser, a juicio de Juan Francisco Navarro, un «banco de pruebas» excelente para determinar qué variantes están circulando y cómo afectan estas a la inmunidad que otorgan las vacunas y el haber pasado la enfermedad.

Lo correcto antes de plantearse la cuarta dosis a los mayores «sería poder hacer test que midieran todos los tipos de inmunidad

decoration

Respecto a las personas candidatas a recibir una nueva dosis de refuerzo, ambos especialistas coinciden con el acuerdo de la Comisión de Salud Pública en que sean los más vulnerables, y en concreto las personas inmunodeprimidas, que ya han comenzado a recibir esta cuarta dosis, y los ancianos mayores de 80 años. Otro posible grupo que se tomaría en consideración son los trabajadores de las residencias y el personal sanitario, dado el papel de trabajadores esenciales y para evitar contagios a los más vulnerables. Al margen de estos dos grupos, José Miguel Sempere descarta que Sanidad vacune al resto de la población, como hizo el año pasado. Nada de una vacuna anual similar a la que se emplea para la gripe.

Es más, para este especialista, lo correcto antes de plantearse la cuarta dosis a los mayores «sería poder hacer test que midieran todos los tipos de inmunidad y así concretar quién la necesita y quién no y así no tener que vacunar a todo el mundo. Es algo factible, pero requiere de tiempo, personal y medios». Además, añade, la decisión de aplicar la cuarta dosis también se tendría que tomar viendo lo que ocurre este verano. «Habría que ver si se infectan y pasan la enfermedad sin pena ni gloria o por el contrario siguen ingresando en los hospitales y muriendo».

Sempere explica también que cada vez hay más personas que están vacunadas y se han contagiado de la enfermedad, «y ese parece que va a ser el principio del fin de la pandemia». En este sentido, la protección que ofrece el haber pasado la covid «es mayor que la que proporciona la vacuna». Respecto al verano, es previsible que el virus siga circulando «puesto que ya hemos visto que no es un virus estacional», añade el presidente de la Sociedad Valenciana de Inmunología. No obstante, es de prever que el hecho de que se haga más vida en espacios exteriores disminuya los contagios. Aún así, para este especialista, «siguen sin ser asumibles las cifras de muertos y hospitalizados que arroja esta pandemia». Ayer Sanidad sumó otros 19 fallecidos.

Compartir el artículo

stats