El sindicato CSIF exige a la Conselleria de Educación que habilite espacios climatizados para continuar con el desarrollo de las oposiciones docentes, que se iniciaron el pasado 11 de junio.

La central sindical pide que en las exposiciones orales no se repitan las temperaturas "de más de 30 grados que han sufrido quienes concurrían a estas pruebas". El sindicato también denuncia las largas jornadas de trabajo de los tribunales.

CSIF insiste en que “después de las nefastas condiciones de los dos primeros exámenes, con aulas que superaban los 30º, la situación no puede repetirse en el resto de pruebas de la oposición”.

El sindicato recalca que esas altas temperaturas, además de incumplir la normativa de prevención en lugares de trabajo, también agravan la situación de nervios e incertidumbre con que se afronta este tipo de pruebas, si bien la conselleria recuerda que en la primera jornada el examen empezó a las 9.30h y duraba dos horas y no tiene constancia de incidencias debido a la calor.

El sindicato recuerda que “ha llegado a haber mareos y desmayos sufridos por opositores” y que “los miembros del tribunal han tenido que aportar ventiladores propios”. La central sindical urge a la conselleria a continuar las pruebas en aulas debidamente climatizadas, con máximos de 27 grados en su interior, como establece la normativa de prevención.

CSIF, por otra parte, denuncia “las interminables jornadas de trabajo de los componentes de tribunales, que acumulan su labor en su centro con el desempeño propio de miembro de tribunal”.

El sindicato recalca que esta situación se hubiera reducido de no producirse “el empeño de Conselleria en comenzar la oposición antes de finalizar el curso escolar”.