La Biblioteca Solidaria Misionera enviará desde València cerca de 8.000 libros y 36 sillas escolares al seminario menor de Rutana, en Burundi, gracias a un proyecto promovido por el sacerdote Yves Nizigiyimana, procedente de ese país africano, que se encuentra en la diócesis valentina desde agosto del pasado año para ampliar sus estudios.

Yves Nizigiyimana, de 34 años, explica que en esta iniciativa colaboran la Biblioteca Misionera, que pertenece a la Fundación Padre Juan Schenk, y también la Fundación Ad Gentes del Arzobispado, "a quienes agradezco su ayuda al igual que a todas las personas que quieran aportar su donativo para sufragar los gastos del envío".

En total se enviarán en barco desde València 7.965 libros en francés y en inglés y 36 sillas escolares, "un cargamento que pesa tres toneladas que la Biblioteca Misionera hará llegar hasta el puerto de Dar Es Salaam (Tanzania) para lo cual necesita ayuda económica para sufragar el flete, que asciende a 3.500 euros", ha indicado.

Una vez en Tanzania, los libros serán transportados por carretera en un camión hasta el Seminario Menor San Pedro Apóstol de Mika, en Rutana, a unos 1.500 kilómetros de distancia atravesando varias fronteras y aduanas, un traslado que cuesta alrededor de 5.000 dólares (unos 4.650 euros) y para el cual la Fundación Ad Gentes pide ayuda a todas las personas que quieran colaborar con aportaciones económicas.

El envío se realizará "cuando consigamos la financiación para ambos transportes, en barco y en camión", según el sacerdote africano, que ha precisado que el objetivo es que los libros lleguen antes del inicio del curso escolar, a mediados de septiembre.

Nizigiyimana, nacido en la provincia de Gitega de Burundi, fue ordenado sacerdote hace cuatro años en la diócesis de Rutana-Burundi, una de las ocho de su país. Llegó a València en agosto de 2021 para ampliar estudios, está adscrito como vicario parroquial en la parroquia Asunción de Nuestra Señora de Benaguasil y colabora como voluntario en la Biblioteca Solidaria Misionera, clasificando libros que recibe la entidad en distintos idiomas.

"En la Biblioteca Misionera conocí el carisma que les impulsa a ayudar a diferentes países en la promoción de la formación intelectual y me acordé de las necesidades del Seminario de Rutana, en Burundi, nacido en un diócesis muy joven, que se creó hace sólo 13 años, por eso al Seminario le faltan materiales para la formación de los futuros sacerdotes", señala el sacerdote.

Además de la carencia de libros, "que gracias a Dios está encontrando solución a través de la Fundación Juan Schenk", este seminario "no tiene una conexión a Internet ni generador para los cortes de electricidad y le falta un sistema de protección frente a los rayos, muy frecuentes durante el período de lluvias, que causan daños materiales e incluso personales", según Nizigiyimana.

Igualmente, señala que el seminario tampoco dispone de instalaciones deportivas y necesita una furgoneta o coche para trasladar a los seminaristas enfermos ya que el centro de salud más cercano está a 10 kilómetros y para transportar leña para la cocina.

Por ello, "una vez que este proyecto haya tenido éxito, también contribuirá a la dotación de recursos de los sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas que trabajan en nuestra Diócesis porque no disponen de una biblioteca para la formación permanente de sus misioneros del Evangelio", comenta.

En Burundi, alrededor del 67 por ciento de la población es católica y hay ocho Diócesis. Las lenguas que se hablan en el país africano son el kirundi, francés, inglés y kiswahili.