Aitana Mas ha asumido todos los poderes de Mónica Oltra, salvo uno. La virtual candidatura autonómica de Compromís para las elecciones de mayo de 2023. No hay duda de que en el caso de que la vicepresidenta hubiera seguido en su puesto, Oltra sería la candidata en 2023, como lo fue en 2015 y 2019. Sin discusión.

Pero con la salida, esa vitola de precandidato la va a adquirir el diputado en el Congreso, Joan Baldoví, pero sin que Iniciativa, formación en la que milita Aitana Mas, descarte la baza de la futura vicepresidenta. «Democráticamente y cuando llegue el momento, Iniciativa decidirá lo que es mejor», dijo ayer el portavoz, Alberto Ibáñez. Lo que ya puede aventurarse como un elemento de futura fricción en Compromís.

El exalcalde de Sueca es quien parte con ventaja. Mas asume el liderazgo en el plano institucional, como vicepresidenta y portavoz del Consell, y Baldoví reforzará aún más su presencia en la Comunitat Valenciana como candidato in pectore para 2023.

Ese es el escenario que se plantea el nuevo Compromís tras Oltra. Un reparto de papeles que la coalición empieza a ver como una oportunidad de futuro. Cuando se cierra una puerta siempre se abre una ventana, sería la máxima a aplicar en este caso, aunque el horizonte que la coalición se dispone a abrir sin Oltra, lideresa casi una década, resulta inexplorado.

Pero la dimisión de la vicepresidenta está aún muy reciente. Demasiado reciente. Y su influjo en la coalición es de tal magnitud que la herida que deja su salida tardará en sanar.

De ahí que la mayoría de cargos insistan públicamente en que Oltra será la candidata. Pero en el fondo todos saben que es muy complicado, que la política quema etapas muy rápido y que la justicia tiene tiempos distintos.

Quedan diez meses para las elecciones y la exvicepresidenta, que este martes presentó en el registro de las Corts su renuncia al escaño, tiene que salir antes indemne de la causa judicial en la que está inmersa, lo que podría llevarle a recuperar el liderazgo de la coalición como le han prometido. En público, Baldoví aseguró el martes que se descartaba de la candidatura de 2023 y este jueves ha vuelto a dar por hecho que será Oltra quien encabece la lista de Compromís. «No contemplo otro escenario», asegura.

Experiencia y más notoriedad

Por grado de conocimiento, experiencia o conocimiento de las bases, el diputado de Sueca, integrante de Més, es el que mayor notoriedad concita. Baldoví es el cargo de Compromís que más llamadas recibe para acudir a actos en municipios y agrupaciones locales y el de mayor presencia mediática por la penetración que tiene en la Comunitat Valenciana el sistema televisivo español, donde Baldoví suele tener cabida y es mucho más complicado que consigan espacio cargos que tienen como ámbito de actuación únicamente el territorio valenciano. Es el gran baluarte de la coalición y se ha ganado el derecho a encabezar la lista en ausencia de Oltra, según defienden en Més.

El antiguo Bloc lideró hace 11 años

Además, Més recupera con Baldoví la posibilidad de que uno de los integrantes del sector nacionalista de la coalición pueda liderar de nuevo la candidatura de Compromís, algo que no ocurre desde 2011 cuando lo hizo Enric Morera. Pero conviene no olvidarse de Aitana Mas para una futurible candidatura. Iniciativa lo pelea siempre todo y la candidatura autonómica ha sido suya con Oltra. Ibáñez ya ha dejado claro este jueves que Iniciativa defenderá lo que sea mejor cuando llegue el momento y que no necesariamente tiene que ser la opción de Baldoví.

Preguntado en dos ocasiones por si el diputado sería el candidato de Compromís a la Generalitat insistió en que cuando llegue el momento, Iniciativa apostará por lo que sea mejor, de forma que no descarta la posibilidad de Mas. La formación celebró una ejecutiva este jueves.