Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inclusión

Anatomía de los servicios sociales valencianos: leyes de última generación pero poca cobertura social

Los directores y gerentes de servicios sociales alagan el reconocimiento de derechos en la C.Valenciana, pero critican que las ayudas no llegan | La inversión en servicios sociales no ha decrecido pese a la pandemia, al contrario que en la mayoría de autonomías

Una persona dependiente junto a su asistente personal en València. F.Calabuig

La C. Valenciana tiene "derechos de papel". Esto significa que cuenta con las leyes más avanzadas de toda España y reconocimiento de derechos que pocos territorios tienen, pero que la cobertura social, las ayudas a las personas, no llegan. Es la principal conclusión del informe DEC de la asociación de directoras y gerentes de servicios sociales, la radiografía más completa en este ámbito que se hace en España. Destaca que la valenciana es de las pocas autonomías que no mermó sus servicios sociales durante la pandemia, al contrario que la mayoría de territorios.

Aunque los directores y gerentes critican el "vaciamiento del derecho a los servicios sociales", también consideran "comprensible" que el esfuerzo de la C.Valenciana por "ponerse al día" -muchas leyes son bastante recientes- aún no se corresponda con la cobertura social. La asociación estima que son necesarios, al menos un par de años para bajar al terreno una legislación de este estilo, y remarcan que "es más fácil hacer leyes que ejecutar lo planificado", pero aún así pide pisar el acelerador y aumentar recursos. Aún así, critica que es "menos comprensible" que otras comunidades que sí tienen aprobadas legislaciones desde hace años (como Cataluña y Aragón) sigan sin funcionar.

El Índice DEC valora el buen funcionamiento de los servicios sociales en tres planos: El de derechos, el económico y el de cobertura de los servicios sociales. En función del buen hacer en estas tres categorías otorga una nota del uno al diez que sitúa a la C.Valenciana como una de las mejor valoradas de España. Algo destacable cuando antes de la llegada del Botànic acumulaba varios años siendo la peor.

Desde 2012 a 2015 Valencia tenía un cero en el plano de derechos, un 1,3 en cobertura y un 0,8 en esfuerzo económico. Con la llegada de la izquierda al Gobierno la valoración ha tenido una subida muy notable. Tras siete años de Gobierno la categoría de derechos ha pasado de un cero a rozar el sobresaliente con un 8,7, la de esfuerzo económico de 0,8 a casi un 5 y la de cobertura del 1,3 a casi un 4. El informe destaca que la evolución de la Comunitat ha sido "desequilibrada", porque tiene un enorme grado de reconocimiento de derechos pero muy poca cobertura social en comparación.

En el otro lado del espectro se sitúa, por ejemplo, Madrid, con una muy buena cobertura social pero con escasos derechos reconocidos para las personas. De hecho el informe critica que es, de lejos, la autonomía con los derechos más desactualizados. Esto se traduce en que, aunque muchas más personas reciben ayudas, estas son de bajo coste y con servicios precarizados. Teniendo en cuenta las tres aristas del Índice DEC, Madrid tiene los peores servicios sociales de España.

Tendencia al alza

En resumen, con todos los datos, los servicios sociales valencianos están en la media de España después de años siendo los peor valorados por las directoras y gerentes de servicios sociales. La tendencia es ascendente porque la asociación premia la gestión de la C.Valenciana en aspectos como que el sistema de atención a la dependencia esté integrado y funcione de manera fluida dentro de los Servicios Sociales, que haya un Plan Estratégico o un Mapa de Cobertura de los servicios sociales.

Por otro lado, la asociación critica que el sistema valenciano tiene uno de los menores gastos por habitante, algo en lo que influye la baja financiación estatal. De hecho, como ha publicado este periódico, es una de las autonomías que recibe menos dinero del Gobierno para sus servicios sociales, con lo que la enorme mayoría parte de las arcas valencianas, lo que le obliga a ser la autonomía que más gasta en sus servicios sociales, a falta de dinero del Gobierno. La C.Valenciana también destaca en lo positivo al ser la autonomía con mejor ratio de trabajadores de servicios sociales por habitante.

El Índice DEC también incluye datos de pobreza por territorio, y en este plano la C.Valenciana destaca como uno de los territorios donde más habitantes están en riesgo de pobreza: en concreto uno de cada cinco (22,2 %), solo por detrás de Canarias (28 %), Extremadura (28 %) y Andalucía (24 %), por encima de la media estatal del 18, 6 %. En total, hay 1.122.732 valencianas y valencianos en riesgo de pobreza, según el informe. Y en total 77.825 perciben la Renta Valenciana de Inclusión y unos 100.000 el Ingreso Mínimo Vital.

Residencias y ayuda a domicilio

La C.Valenciana tiene ya casi un millón de personas mayores de 65 años (994.862) y unas 17.983 plazas en residencias de financiación pública. Contando con el sector privado son unas 28.000 plazas en total. El informe destaca esta autonomía como una de las que más necesidad de plazas tiene de toda España, con un índice de cobertura (plazas por cada 100 personas mayores de 65) del 1,81 %. La OMS estima que debería ser del 5 %, números a los que no se acerca ninguna autonomía.

La alternativa a las residencias es la ayuda a domicilio, y aquí la Comunitat cuenta con la capacidad de atender 21.180 personas más, unos números pobres en relación a las personas mayores que hay en el territorio. El sistema se complementa con 7.190 plazas en centros de día, números que igualmente sitúan a Valencia a la cola de España. Unas 57.000 personas reciben teleasistencia en el territorio.

Infancia es uno de las categorías donde se destaca para bien. De los 4.043 acogimientos de menores tutelados en la Generalitat, 2.556 son acogimientos en familia, es decir, más de la mitad. Una de las mejores cifras de todas las autonomías.

Discapacidad, violencia de género y personas sin hogar

La C.Valenciana tiene 316.158 personas con discapacidad y 2.636 plazas en centros de día. Es la relación más pobre de plazas en función del número de personas que hay en España, con menos del 1 %. Si sumamos las plazas en centros ocupacionales (no solo centros de día), llegan a las 5.175.

El informe también recoge el número de plazas en centros de acogida para mujeres víctimas de violencia machista. Actualmente ay 4.400 mujeres con protección de los juzgados y 516 recursos de este tipo, lo que sitúa a la C. Valenciana como el territorio con más plazas. Todo lo contrario ocurre en el caso de las personas sin hogar. En estos momentos hay 703 plazas para acoger a estas personasen la C.Valenciana, una de las peores cifras de España en comparación con la población general.

Compartir el artículo

stats