Una marea humana de miles de personas, ataviadas con los colores del arcoiris, tomó las calles de València para reivindicar los derechos de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales, y para reclamar el respeto a la diversidad sexual y familiar. Tras la pandemia, la manifestación del Orgull LGTBI 2022, convocada por Lambda, volvió con todo su esplendor tras celebrarse el año pasado con restricciones y medidas de seguridad sanitarias por la pandemia. El ambiente festivo y lúdico reinó en todo momento en la marcha cívica que arrancó en el Puente de la Exposición a las 20 horas y que acabó en la plaza del Ayuntamiento. El lema principal de la manifestación fue «Ante el odio: derechos y orgullo», un mensaje contra los ataques a gays y trans que se han sucedido en los últimos tiempos por parte de los sectores más ultraconservadores e intolerantes.

Representantes de más de 70 entidades y colectivos -incluidos los partidos progresistas Compromís, PSPV y Podem-EU- participaron en esta movilización ciudadana que incluyó 15 autobuses de grandes dimensiones con música a todo volumen, animación y las ya tradicionales batucadas, que también desfilaron detrás de la pancarta de cabecera.

Las demandas principales del colectivo LGTBI+ para el Orgull 2022 se centraron en la implementación de medidas para erradicar las agresiones por homofobia y transfobia, la aplicación efectiva de la ley contra la LGTBIfobia que establece medidas contra los delitos de odio y la lucha contra la estigmatización que sufren los enfermos de Sida, denunciaba Fran Fernández, coordinador general de Lambda.

VIDEOANÁLISIS por JM Vigara | València vuelve a reivindicar los derechos LGTBI+

VIDEOANÁLISIS por JM Vigara | València vuelve a reivindicar los derechos LGTBI+

Por ende, se sucedieron las pancartas, los lemas y los letreros contra las agresiones a los homosexuales y a los transexuales que en 8 años se han disparado un 62%. También contra la transfobia y a favor de los derechos de los menores gays y lesbianas. Ante todo ello, los valencianos y valencianas dijeron un «no» rotundo y masivo a los delitos de odio. Al tiempo, que gritaron un «sí» multitudinario a la tolerancia y la diversidad: «Hay muchos tipos de familias y todas son naturales», se podía leer en otro cartel.

El tramo entre el puente de Exposición hacia la plaza Porta de la Mar y la calle Colón fue el espacio donde más público se concentró por momentos para bailar y cantar al ritmo del Celebrations eurovisivo de Rosa López, y del Sarandonga de Lolita, entre otras canciones. Hubo estampas de toda clase como los drags vestidos con grandes alas gigantes y cuero negro. Además, de la dansà fallera inclusiva; las tracas y el tabal i dolçaina; una gran bandera multicolor que viajaba sobre la multitud; la emoción del colectivo Sumant de padres y madres de Jóvenes LGBTI o la solemnidad de la Asociación de Presos Sociales de España, represalidos por el franquismo.

Entre el público, una buena cantidad de turistas que se unieron a la fiesta cerveza en mano y que inmortalizaban cada detalle con sus cámaras fotográficas. Y gentes de toda edad y condición.

Hubo numerosas autoridades que participaron a pie, tras la pancarta de su partido, o en los autobuses de sus formaciones políticas, en la manifestación. La exvicepresidenta Mónica Oltra recibió numerosas muestras de cariño, vítores de ánimo y se fotografió con numerosos simpatizantes.

Por Compromís, estuvo la consellera Raquel Tamarit, la vicepresidenta de la Diputació Maria Josep Amigó y el vicealcalde Sergi Campillo, junto a otros altos cargos. Por el PSPV, la consellera Rebeca Torró, el presidente de la Diputació Toni Gaspar; la vicealcaldesa Sandra Gómez o el director de la Generalitat con las CCAA Jorge Alarte. Por último, por Podem-EU, la síndica Pilar Lima y la ejecutiva de València ciudad portaban su propia pancarta.