Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El adiós de Mata arrastra una veintena de cambios

La salida del síndic del PSPV hace dos meses provocó la remodelación del Consell e inició los movimientos hasta llegar a la renovación en Delegación de Gobierno

Foto de los nuevos integrantes del Consell tras la remodelación en mayo. F. Bustamante

El aleteo de un síndic puede desatar una tormenta que acabe con una remodelación de la mitad del Consell, una renovación en la Delegación del Gobierno y hasta con modificaciones en el Senado. Desde la salida del portavoz del PSPV en las Corts, Manolo Mata, hasta la designación de Pilar Bernabé como nueva enviada del Ejecutivo estatal se contabilizan una veintena de cambios (21) en diferentes departamentos, instituciones y niveles. Y la lista podría seguir engordando en los próximos días, aunque bien es cierto que el mayor seísmo ya ha pasado.

Quien el viernes 29 de abril, tras el pleno del Consell, hubiera hecho una fotografía de los principales cargos de responsabilidad política en la Comunitat Valenciana y la haga el próximo viernes podría llevarse la impresión de que entre ambas instantáneas han pasado, como mínimo, una legislatura con sus elecciones y consecuencias. Más aún si se tienen en cuenta los siete años anteriores de Botànic, en los que los cambios han sido mínimos y de intervención quirúrgica, de pieza por pieza.

Pero con Mata empezó el baile hace dos meses. El entonces síndic y vicesecretario general del PSPV anunciaba en un acto institucional, festivo y protocolario por el 25 d'Abril en las Corts que dejaba su cargo de portavoz de la formación del puño y la rosa para continuar ejerciendo la defensa del empresario Jaime Febrer, considerado corruptor del 'caso Azud'. Desde entonces el efecto dominó, la necesidad de "relanzar" el Botànic y el 'caso Oltra' de la semana pasada han hecho el resto.

Lo que comenzó con un paso atrás de la portavocía del grupo por parte de quien la ejercía desde 2015 se convirtió en una remodelación del Ejecutivo autonómico. Puig movió fichas y situó a su consellera de Sanidad, Ana Barceló, al frente del grupo parlamentario. La suya no fue la única modificación en el Consell. Por la ventana abierta entraron hasta cinco consellers. De una tacada se produjeron los mismos cambios en la primera línea del Ejecutivo que en la legislatura y tres cuartos vividas hasta el momento.

Los cambios en el Consell han ido obligando a más cambios. Rebeca Torró y Raquel Tamarit ascendieron desde el segundo escalón hasta el pleno del Ejecutivo lo que requirió de sustituciones en dos secretarías autonómicas. Una de ellas, cubierta con la entonces directora general de Industria, Empar Martínez Bonafé, trajo otra sustitución desde el Ayuntamiento de Onda con la llegada de la hasta ese momento portavoz socialista en la localidad, Silvia Cerdà, lo que provocó su correspondiente cambio en el municipio.

La designación de Josefina Bueno como consellera de Universidades abrió un hueco en el Senado que se ha cubierto este mismo lunes (y que se votará mañana en el pleno de las Corts) con el movimiento en Delegación de Gobierno que lleva a Gloria Calero a la cámara alta. Este arrastra a Pilar Bernabé a la plaza del Temple y obliga a traspasar sus competencias en el Ayuntamiento de València.

En la remodelación tras la marcha de Mata muchos miraron sobre la continuidad de Oltra, pero esta no se vio afectada. Sin embargo, cuando la puerta abierta por el adiós del número dos del PSPV (que ahora pasa, de facto, a Ana Domínguez) no estaba todavía cerrada, llegó la citación como investigada por el TSJCV y su dimisión. Este último seísmo ha llevado a Aitana Mas a ocupar sus cargos y a abrir una nueva posibilidad de cambio en la composición de las Corts tras la renuncia de Oltra a su acta.

Por orden de lista el acta recaería en Teresa García, directora general de Emprendimiento y Cooperativismo en la Generalitat, lo que le obligaría a dejar su cargo y buscar un nuevo reemplazo. Algo parecido con lo ocurrido en las filas socialistas tras la marcha de Mata y la entrada de Xelo Angulo, directora general de Cooperación hasta entonces, como diputada y su sustitución por Clara Tirado. Además, en Compromís, la llegada de Vicent Marzà como diputado 'raso' ha acabado provocando su designación como síndic adjunto por Mònica Àlvaro mientras que todavía está por ver quién hará de síndica adjunta en lugar de Aitana Mas. La lista podría incrementarse, pero el cambio de etapa en dos meses es patente.

Compartir el artículo

stats