La exposición Camp de Túria-Los Serranos organizada por el 150 aniversario de Levante-EMV fue un viaje en el tiempo de las dos comarcas. Con 54 fotografías históricas, representantes cívicos, políticos, asociativos y vecinos y vecinas de el centenar de municipios que las componen pueden recordar qué ha sucedido desde que en el siglo XIX este diario comenzara a trabajar. Así que, ayer, medio centenar de personas se acercaron a la Plaza de la Estación de Riba-roja de Túria para verlo. De forma anecdótica, la exposición comenzaba precisamente con una fotografía de 1920 en esa misma plaza, con otros vecinos, de generaciones anteriores, esperando al tren de carbón que hacía el trayecto València-Llíria.

La directora de Levante-EMV, Lydia del Canto, recordó que esta muestra es el mejor ejemplo de lo que el diario hace: dar cuenta de lo que pasa en nuestros lugares más cercanos. «Levante-EMV se preocupa por cuidar la información de proximidad y eso es un mérito, porque es un bien social para todos que debemos reivindicar». A ella se sumó el alcalde de Riba-roja, Robert Raga, quien echó mano de su experiencia personal para recordar que en las páginas de este periódico «se ha leído todo lo que pasaba en la comarca», y felicitó al equipo de fotógrafos que dieron cuenta gráficamente de ello. Raga se emocionó con varias de las imágenes que la exposición muestra porque allí se vio a sí mismo defendiendo causas como el cierre de Basseta Blanca o la férrea oposición al PAI de Porxinos.

La memoria gráfica y colectiva del Camp de Túria y Los Serranos sale a la calle en Riba-roja | FERNANDO BUSTAMANTE

El último en tomar la palabra fue el conseller de Hacienda, Arcadi España, quien recordó que para él, originario de Carcaixent, «la información comarcal es fundamental, porque cuenta el presente, pero anticipan el futuro a través de un hilo del que puedes ir tirando». «Que Levante-EMV tenga esa ambición comarcal es lo mejor que puede pasarnos, porque a veces es más fácil conocer qué pasa dentro de la M-30 que en la calle de enfrente de nuestra casa», lamentó el conseller, y reivindicó el oficio del periodista que resulta «indispensable» en un momento como el actual en el que «es difícil que la verdad tenga credibilidad»: «La tarea de intermediación de los periodistas es fundamental, no son tuits, son informaciones contrastadas y de confianza», concluyó.

La séptima exposición fotográfica estará en la Plaza de la Estación hasta el 10 de julio. Comisionada por el fotógrafo e historiador José Aleixandre, responsable de la selección y edición de fotografías en el ciclo de muestras del 150 aniversario del diario. En la tarea de selección de imágenes y en la edición de sus textos ha colaborado la subdirectora del periódico Isabel Olmos.

La memoria gráfica y colectiva del Camp de Túria y Los Serranos sale a la calle en Riba-roja

En la inauguración de ayer asistió también el Secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, el alcalde de Llíria, Joanma Miguel, la teniente alcalde de Villar del Arzobispo, María Ángeles Beaus, la de Andilla, Consuelo Alfonso y el de Loriguilla, Carlos Rodado. Además, también participó en el acto el director de Zona de Cajamar, Vicente Raga. Todos ellos estuvieron arropados por el director general de Prensa Ibérica en la Comunitat Valenciana, Enrique Simarro, así como por el periodista y director de Relaciones Institucionales de Levante-EMV.

Acontecimientos históricos

Los visitantes puede sumergirse en la historia y sus acontecimientos que han marcado las comarcas del Camp de Túria y Los Serranos en el último medio siglo: la inauguración del embalse de Loriguilla, las manifestaciones de Domeño, la asunción de Gátova por la provincia de València, la independencia de San Antonio de Benagéber, el incendio de Nàquera de 2004 o la visita de Julio Iglesias a Riba-roja. Son solo una parte de la historia de estas dos comarcas que se podrá visitar en este enclave entre el 1 de julio y el día 10, en grandes paneles con la imagen y una explicación de la importancia de cada suceso. Ayer no faltaron tampoco colaboradores del diario y antiguos corresponsales de estas comarcas como Miriam Civera, Rafa Montaner o Carlos Gómez.

Todas las imágenes proceden del archivo de Levante-EMV, el diario que con esta exposición y las seis anteriores realizadas en Alzira, Torrent, Paterna, Gandia, Xàtiva y Sagunt y el Port, vuelve a reafirmar su compromiso con la información de proximidad.

Ayer, ante la atenta mirada de los curiosos y viandantes que pasaban por la zona, llena de locales de restauración, las caras de sorpresa, las risas, o la consternación eran las muecas más evidentes. Los más mayores recordaron hechos que conocieron a través de las páginas del periódico, mientras que los más jóvenes pudieron hacer un ejercicio de aproximación a la historia de su municipio, que es su propia historia también.

Todo ello ha sido posible gracias al impulso de la Diputació de València y del Grupo Cooperativo Cajamar. Además, para esta ocasión se han sumado como patrocinadores el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria y el Consorcio València Interior, que se encarga de los residuos de 50 municipios entre los que están los de las dos comarcas, con Urbaser como operadora. También se han sumado como colaboradores los ayuntamientos de Llíria y l’Eliana y la Mancomunitat del Camp de Túria.

La memoria gráfica y colectiva del Camp de Túria y Los Serranos sale a la calle en Riba-roja Fernando Bustamante

De la felicidad a la tragedia

La selección realizada por Aleixandre da cuenta de los sucesos más dramáticos, pero también festivos, catástrofes medioambientales, inauguraciones, descubrimientos o hazañas deportivas que se han producido en las comarcas en el último siglo.

Así, la imagen más antigua catalogada es de 1920 en Riba-roja, con sus ciudadanos esperando al tren cuya estación fue construida en 1889 en la intersección de las calles Salvador Bigorra y Cristo de los Afligidos, el punto exacto donde ayer se inauguró la exposición.

Más de 140 años después, el público se arremolinó para conocer otras historias, como el ascenso a primera categoría ACB del Choleck Llíria en 1991, o la puesta en valor del Santuario oracular de Mura de Llíria en 2004. En Bétera destaca la celebración de sus Alfàbegues que queda patente en esta exposición con una fotografía de 2011, mientras que una imagen de varias mujeres mayores sentadas en una calle de Gestalgar en 2012 muestra los inicios de la despoblación más severa: estaban esperando a un autobús municipal que les llevaría a Bugarra para poder sacar dinero del banco, ya que en su municipio el servicio había desaparecido.

Riba-roja vuelve a mostrarse con un evento más que esperado: la restauración del Castell, en 2013, cuya inauguración reunió a buena parte de los ciudadanos en torno a esta construcción que marca el origen de esta localidad.

En Los Serranos, nada más antiguo que las icnitas encontradas en Alpuente, donde fueron los dinosaurios los primeros pobladores de este paraje privilegiado de la Comunitat Valenciana. No podían faltar los Carnavales de Villar del Arzobispo, una tradición recuperada tras la dictadura por un grupo de jóvenes que la han perpetuado como una de las fiestas más importantes de la comarca.

La memoria gráfica y colectiva del Camp de Túria y Los Serranos sale a la calle en Riba-roja Fernando Bustamante

La detención en 2017 en Benissanó del entonces delegado de Gobierno Serafín Castellano es otro de los hechos remarcados en la exposición, así como la recuperación del rally de subida al Garbí de Serra o el fatídico incendio que tuvo en alerta a Pedralba en 2014.

Las fotografías estarán expuestas hasta el 10 de julio. 1 Lydia del Canto, Arcadi España, Robert Raga y Enrique Simarro durante la presentación de la exposición. 2 Vecinos y vecinas que transitaban por el conocido como ‘passeig de la Estació’ se detuvieron a ver las imágenes. 3 Vicente Raga, director de zona de Cajamar, junto a José María Ángel, secretario autonómico de Emergencias. 4 Tras la presentación oficial se realizó un recorrido con una breve explicación de cada imagen.

La emoción de reconocerse en la historia

Pocas cosas hay más gratificantes que verse reflejado en un hecho histórico. Sucedió varias veces ayer: el alcalde de Llíria, Joanma Miguel, posó orgulloso con la fotografía de 1991 cuando el equipo Choleck de Llíria subió a la división de honor con su padre en la organización. También la teniente alcalde del Villar, María Ángeles Beaus, se fotografío con la imagen de los carnavales más famosos de la comarca y Consuelo Alfonso, alcaldesa de Andilla, lamentó el gravísimo incendio que arrasó Andilla en 2012 con 20.000 hectáreas quemadas. El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, se emocionó al verse «más joven» y el secretario autonómico de Emergencias, José María Ángel, destacó la presencia de su mujer, Carmen Ninet, en la defensa del PAI de Porxinos en 2005.