Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig apela al espíritu de la Transición y los grandes pactos

El Ejecutivo valenciano conmemora en Benicàssim los 40 años del autogobierno

Los miembros del Consell aplauden junto al espacio donde se conmemora el Estatut elaborado en Benicàssim hace ahora 40 años. | EFE/DOMÉNECH

El president de la Generalitat, Ximo Puig, apeló ayer al «espíritu de Benicàssim» como llave para materializar el objetivo de alcanzar «grandes acuerdos» entre las fuerzas políticas a nivel nacional centrados en la financiación, las inversiones y la visibilidad de los valencianos, así como en la energía, con los objetivos de sostenibilidad y autonomía energética.

Una reivindicación que Puig defendió en este municipio castellonense, donde se reunió el pleno del Consell y se realizó el acto conmemorativo del 40 aniversario de la publicación del Estatut de Autonomía, que se gestó especialmente en un hotel de esta localidad, pero donde también jugaron un papel clave escenarios ubicados en Peñíscola y Morella.

«Junto al mar de Benicàssim confluyó la voluntad democrática para recuperar el autogobierno perdido en el campo de batalla y allí, en el punto de inflexión político que representó la Transición, se demostró la voluntad férrea de los valencianos de vivir juntos», dijo Puig junto al magnolio simbólico plantado en el consistorio.

El líder del ejecutivo autonómico desgranó los avances logrados en las cuatro décadas de Estatut, al que calificó como «la mano invisible que ha acelerado la nueva Comunitat Valenciana», que ahora «es una «tierra con más gente, más diversa y con más igualdad», además de haber reforzado el estado del bienestar.

«El Estatut es una red protectora, un manto de respeto y una garantía que permite cinco millones de maneras de ser valenciano, una por cada habitante», añadió.

Momento de inflexión

El president apuntó además que «ahora vivimos otro momento de inflexión económico, social y medioambiental, y tenemos que mostrar la madurez democrática de los padres del Estatut aparcando diferencias, asumiendo responsabilidades y primando, por encima de todo, los intereses de los valencianos».

Por ello, pidió unidad para lograr esos acuerdos políticos por la financiación y las inversiones, y también para «forjar un gran pacto por la energía que agilice la instalación de renovables». «Hace falta el espíritu de Benicàssim», insistió de nuevo en su intervención. Con esto, Puig aprovechó para fijar una «nueva frontera» para la próxima década con los objetivos para la Comunitat. Unas 40 metas hasta 2032 entre las que se incluye el fin de la violencia machista, la «igualdad real» entre hombres y mujeres, vivienda para los jóvenes y pleno empleo sin precariedad.

«Esas 40 metas perfilan la nueva frontera del 2032 y el Estatut d’Autonomia será el instrumento que nos encamine a ellas, respetando siempre el espíritu de Benicàssim: la igualdad de oportunidades, el aumento de prosperidad y el respecto a todas las formas de sentirse valenciano», apuntó.

Asimismo, Puig abogó por una salud mental reforzada, el empoderamiento de la discapacidad, el respeto a las minorías, la educación trilingüe y gratuita de cero a 18 años, una FP sin complejos y una universidad «práctica y humanista», mayores «atendidos con dignidad», conciliación «real», deporte sin discriminaciones y el fin de la pobreza infantil.

Todo ello propiciará «una «España polifónica», con «lealtad federal» entre autonomías, la descentralización competencial «sin valencianocentrismo», «sinergias metropolitanas» y un «interior vivo», añade el jefe del Consell.

Desarrollo económico

En el ámbito económico, el máximo dirigente autonómico pretende entre otras cosas también que se asegure un Corredor Mediterráneo «vigoroso», el «liderazgo» en la industria, más innovación y desarrollo empresarial y relevo generacional en el campo.

Más allá de la efeméride, la jornada oficializó la nueva etapa del Consell, con la fotografía del gobierno valenciano tras la entrada de Aitana Mas como vicepresidenta, quien destacó que el Estatut «nos sigue guiando hacia un futuro de concordia y libertad».

La presencia de Mas fue la gran novedad del pleno del Consell después de que el día anterior asumiera el cargo.

Compartir el artículo

stats