Un minuto de silencio, un toque de sirenas de los barcos del Puerto de Valencia y la lectura de los nombres de los 18 trabajadores fallecidos recordaron ayer a las 18 víctimas del accidente del "Proof Spirit", el mayor siniestro laboral del sector naval, en un acto en el que se clamó contra la siniestralidad laboral y se reclamaron más medidas de seguridad en un sector como el naval que "ronda el triste registro de más de un fallecido por año en la historia de su producción", según reivindicó el que fuera secretario del comité de empresa de Unión Naval de Levante en el momento del accidente, Manuel Querol Vivas.

El acto también sirvió para homenajear a los heridos en el siniestro de hace veinticinco años y el resto de trabajadores, y "a todas sus familias, algunas con problemas psíquicos que aún rondan nuestra mente", aseguró Querol en un breve parlamento. El acto estaba organizado por el sindicato CC OO Industrial del País Valencià, aunque también asistieron familiares (algunos se enteraron por redes sociales del acto ya que no habían sido localizados para ser convocados al acto), compañeros, trabajadores del sector naval y representantes institucionales, entre ellos el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; el de la Autoridad Portuaria de València, Aurelio Martínez, y el secretario general de la UGT, Ismael Sáez.  

"El 3 de julio está marcado en negro en la historia de la Comunitat Valenciana: primero fue la tragedia del Proof Spirit en 1997 y en 2006 la del accidente del metro" aseguró el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el acto celebrado frente a la terminal de Transmediterránea para conmemorar el 25 aniversario de la explosión y posterior incendio que causó la muerte de 18 trabajadores. Puig también aseguró que el accidente es "una cicatriz en nuestra memoria" por lo que el homenaje de ayer es un acto de "dignidad, respeto y consideración" hacia las víctimas y sus familiares. Una efeméride de la que, según el jefe del Consell, "es imperativo extraer lecciones" de todas las negligencias "para que no vuelvan a suceder" por lo que reivindicó la prevención de riesgos laborales como "una dimensión irrenunciable del mercado laboral" ya que, a pesar de que tenemos más tecnología y oportunidades que nunca, "aún hay demasiados accidentes laborales y muertes". "No hay ni crisis ni situación excepcional que justifique poner a un trabajador en peligro", defendió. "Un mercado laboral con precariedad está hundido en el desprestigio". Y consideró, por último, "terrible que la historia de las conquistas laborales tantas veces haya avanzado a golpe de tragedia" y haya habido que "pagar tan altos peajes en forma de familias destrozadas" por lo que "toda la sociedad tiene una deuda con las víctimas".

El acto finalizó con el descubrimiento de una placa por Estefanía Pérez, hija de uno de los fallecidos en el accidente del "Proof Spirit", Antonio Pérez Fuertes, que sólo tenía cuatro años cuando ocurrió el suceso. La joven aseguró a los periodistas que lo sucedido hace veinticinco años fueron unos momentos "muy duros" para la familia, que tuvo que empezar una nueva vida sin "un pilar fundamental". La ubicación de la placa junto a la puerta norte de la Unión Naval de Levante SA será temporal ya que la intención, y el compromiso, es trasladarla al interior de la futura terminal de pasajeros una vez terminadas las obras.