Primera cita multitudinaria del PSPV-PSOE en València tras la debacle socialista en las elecciones andaluzas y la sacudida al Botànic tras la dimisión de Mónica Oltra como vicepresidenta, portavoz y consellera de Igualdad. El encuentro se convocaba como "Día de la Rosa", en sustitución de la anterior "Fiesta de la rosa". Y, aunque hubo música, como el Slomo de Chanel y la actuación en directo del cantante de Benimàmet Manolo Solo (que ya actuó en el mitin de Pedro Sánchez en Mislata), se vieron poquitos bailes. Y muchos militantes y simpatizantes que abarrotaban las "paradetes", una por comarca, para exhibir el músculo municipal socialista con la asistencia de entre 1.800 y 2.000 personas, según los organizadores.

De hecho fue la secretaria general del PSPV-PSOE en la ciudad de València, Sandra Gómez, la que abrió el fuego de los discursos, con una "condena a la violacion múltiple de una mujer en las calles de València" por lo que Gómez lanzó una "advertencia a esta lacra, la cultura machista de sometimiento de las mujeres" y que "las mujeres feministas vamos a combatir con la abolición de la prostitución y la pornografia". Ante los problemas, soluciones, vino a reivindicar la vicealcaldesa de València. "Si hay una pandemia blindaremos la sanidad pública y no vamos a dejar morir a ningún mayor solo en una residencia; si la economía se para habrá un escudo social y ayudas para los autónomos y las empresas o la subida del salario mínimo interprofesional. Si hay dificultades, el PSOE estará al lado de las personas que más lo necesitan". Gómez también contrapuso los últimos logros en economía del Botànic a los grandes eventos de las anteriores etapas populares. "La inversión más importante que tendrá la Comunitat Valenciana no será ni la Terra Mítica de Zaplana, ni la F1 de Camps, ni la Copa del América de Barberá. Es la Volkswagen de Ximo Puig". Sin olvidar el acuerdo que garantiza la superviviencia a la Ford, "gracias al acuerdo alcanzado por la UGT y que supone que 25.000 familias tienen su futuro garantizado".

Carlos Fernández Bielsa, secretario general del PSPV-PSOE en la provincia de València recogió el guante lanzado por Gómez sobre "la etapa de la corrupción y el despilfarro" del Partido Popular para defender que "nosotros queremos la decencia y la honradez de Ximo Puig. Para proteger la democracia y lo que hemos alcanzado en estos siete años de gobierno". De ahí que Bielsa, alcalde de Mislata, llamara a iniciar la movilización en "calles, plazas, carnicerías y comercios, porque el municipalismo es el muro de contención de los cenizos de la derecha y la extrema derecha que están instalados en el no".

Bielsa dio el paso a "la mejor ministra de España", la gandiense Diana Morant que defendió los "siete años de dignidad y gobierno de Ximo Puig" frente a "la política clientelar". Morant repasó todos los logros Botánicos "con el plan edificant que permite estrenar colegios públicos, cuando éramos la comunidad reina en barracones; fuimos la primera comunidad en revertir la privatización de la sanidad y eliminar el copago". La actual ministra de Ciencia e Innovación, y alcaldesa de Gandia durante seis años, tamnién agradeció a Maria José Salvador y Arcadi España la redacción y defensa del Pativel, el plan de protección del litoral, "que ha permitido proteger tres kilómetros de playa virgen en Gandia y que ganaran los intereses públicos y no privados". La ministra también arrancó un sonoro y sentido aplauso del auditorio al mencionar el trabajo de la exconsellera de Sanidad, Ana Barceló, durante la pandemia a quien agradeció "estar al otro lado del teléfono a todos los alcaldes que lo necesitamos". Morant admitió que "nos ha tocado bailar con la más fea: la pandemia y la guerra. No podemos impedirlas, pero qué distinto es cómo les hace frente el PP al Partido Socialista. Menos mal que nos ha pillado a nosotros en la Generalitat, el Gobierno y los ayuntamientos".

Por último cerró el acto convocado en los Tinglados del Puerto de València bajo el lema "Per a la majoria. L'oportunitat està ací", el secretario general del PSPV-PSOE Ximo Puig quien defendió que "tenemos mucho trabajo. Estar al lado de quien peor lo pasa en los momentos peores", ha defendido ante los retos que aún plantea los coletazos de la pandemia y la crisis económica por la guerra de Ucrania y el incremento de los precios.

Puig, que hizo un llamamiento a la prudencia porque "la pandemia no ha desaparecido", inició su discurso recordando a las víctimas del accidente del metro de 2006 y a las del Proof Spirit, de las que ayer se conmemora el 16º y 25º aniversario, respectivamente. Después también repasó los acontecimientos de los últimos años "en los que nos ha pasado de todo", en referencia a la pandemia y la crisis económica provocada por la pandemia, y la crisis económica a raiz de la guerra en Ucrania. "El momento no es fácil. Hemos de ser conscientes de las dificultades. Nos ha pasado casi de todo, pero a cada problema hemos dado una respuesta desde el diálogo social". Porque, ha continuado, "el neoliberalismo ha fracasado. La única salida es la socialdemócrata progresista. Ante las consecuencias terribles de la guerra para la inflación, el aumento del coste de la energía, la producción y los materiales, la Generalitat estará al lado de las personas que tienen más dificultades. Nadie se va a quedar al margen", ha defendido.

El líder de los socialistas también citó los logros del Consell del Botànic. "Somos la comunidad autónoma que más dinero ha destinado, 1.000 millones de euros, para dar cobertura a las empresas y los autónomos". "Hemos bajado los precios públicos y las tasas un 10% para beneficiar a la mayoría de la sociedad. Y mantenemos la agenda valenciana con capacidad para generar más puestos de trabajo, fortalecer la sanidad y los servicios públicos. Otros quieren quebrar el Estado del bienestar pero nosotros defendemos una sociedad más igualitaria, más justa y más avanzada".

Puig no se olvidó de reivindicar la necesidad de "una financiación justa. Es una cuestión de justicia. No vamos a renunciar a que los valencianos tengan los mismos derechos que cualquier ciudadano de España. Nunca renunciaremos a tener las inversiones que nos corresponden". Y ha recordado que el Gobierno de Pedro Sánchez "ha cumplido y ha destinado el 10% de los Presupuestos Generales del Estado a la Comunitat Valenciana". Y, aunque ha admitido que "no se ha ejecutado todo lo que necesitamos por circunstancias especiales, a través del diálogo vamos alcanzando hitos como las obras importantes que se harán como el canal de acceso ferroviario soterrado a València, el acceso ferroviario al puerto de Castelló, y el acceso al aeropuerto de Elx". Además de "mantener en la agenda valenciana el asunto crucial del agua que es fundamental para el desarrollo". Al tiempo que lanzaba un mensaje para la Vega Baja. "Nunca os vamos a dejar solos en la reivindicación justa de agua para siempre y buscar de todas las formas posibles un mix entre el equilibrio del medio ambiente y el crecimiento económico. Porque hay que ser consciente que no tenemos un planeta b. Los recursos son limitados". 

El secretario general del PSPV-PSOE finalizó su intervención recordando que en 2015 la Comunitat Valenciana estaba instalada "en el descrédito, con demandas de la Unión Europea y la quiebra moral por la corrupción, que ha dejado más de un centenar de cargos del PP condenados. Que nadie lo olvide, la historia nunca debe olvidarse". Una situación que siete años después ha dado, según Puig, un giro de 180 grados al haber alcanzado la Comunitat Valenciana "el récord de empleo. Nunca habían trabajado dos millones de personas. Y el récord de todos los indicadores económicos del pasado y del ahora. Con el esfuerzo de todos hemos conseguido levantar la hipoteca reputacional. Según la Universidad de Goteburgo hemos pasado de estar entre las tres últimas de España a estar por encima de la media europea en calidad democrática y lucha contra la corrupción".

Y ha concluido que la Comunitat Valenciana es "la que más ha crecido posiciones en cuanto a innovación. Estamos en el camino correcto y la vía correcta, pero aún muchas cosas que superar. Todo lo que hemos conseguido es mérito de la sociedad valenciana que ha crecido desde 2015 y no es mérito de quien quiere poner palos en las ruedas".