Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón en busca del centro: promete políticas sociales y se aleja del modelo Ayuso

El presidente del PPCV fija como «prioridad» la atención a vulnerables y marca distancia con las becas para rentas altas de la líder madrileña

Carlos Mazón sostiene el borrador del programa del PP junto a la senadora Salomé Pradas. | LEVANTE-EMV

Las políticas sociales y la Sanidad serán «una» de las «prioridades», «si no la más», de Carlos Mazón para gobernar en la Comunitat Valenciana. El presidente del PPCV presentó ayer el borrador del programa electoral con el que su formación tratará de recuperar el Palau de la Generalitat el año que viene y, aunque no desveló demasiados detalles sobre su contenido más allá de que será un documento marco «participativo», sí avanzó que pondrá el acento en estas dos áreas, en las que «Puig y Oltra» dejan un balance que «no puede ser peor», según criticó.

Mazón ahondó así en la línea de moderación que trata de proyectar sobre todo tras la mayoría absoluta lograda por su compañero de partido, Juanma Moreno, en Andalucía. La lectura del 19J parece haber enfocado al PP (y al PSPV) a la labor de captar al votante centrista. En esa línea, el líder de los populares valencianos dijo este domingo en una entrevista con este diario ser «más liberal que la media del PP» y ayer martes dio otro ejemplo.

Preguntado sobre la flexibilización del límite de la renta máxima familiar para acceder a becas educativas que ha impulsado Isabel Díaz Ayuso en Madrid y si se plantea trasladarlo a la Comunitat Valenciana, Mazón evitó cuestionar la medida pero marcó distancias con la misma. «La prioridad con las becas son las personas que más lo necesitan. Una vez cubiertas esas necesidades, me parece positivo ir avanzando. Es una cuestión de progresividad», aseguró.

En todo caso, deslizó que considera complicado implantar la medida en territorio valenciano por la situación de las arcas públicas. «Es más fácil hacerlo cuando un gobierno tiene las cuentas saneadas, genera empleo, actividad e ingresos, que con un gobierno que tiene una deuda que es el doble de su presupuesto. Así es mucho más difícil poder ampliar la política de becas», añadió vinculando esos mejores indicadores de Madrid a la gestión fiscal de Ayuso y olvidándose, como ya hizo la líder madrileña, de que casi el 80 % de la deuda valenciana está originada por la infrafinanciación de la C. Valenciana.

Mazón mantuvo el foco de su intervención sobre los asuntos sociales y pasó cuentas al Botànic. Según manifestó, la autonomía registra el mayor índice de pobreza de su historia, tiene 23.000 plazas de residencias por cubrir y las listas de espera de dependencia superan las 14.000 personas.

Batalla desde las diputaciones

Un «deterioro de los servicios sociales» que tachó de «inmoral» y que, dijo, se ve agravado después de que la Conselleria de Igualdad deje de financiar su parte de los programas ‘Majors a casa’ y ‘Menjars a casa’, dos planes de atención a mayores de 65 años vulnerables y que estaban sufragados hasta ahora a tres bandas por la Generalitat (42 %), ayuntamientos (24 %) y usuarios (34 %).

Un movimiento del que Igualdad avisó ya hace un año pero que Mazón cree que «aboca al abandono» a las 5.000 personas beneficiarias del plan. Al respecto, Mazón aprovechará la Diputación de Alicante —que preside— y movilizará 10 millones de euros para cubrir la parte de los consistorios y rebajar al 8 % el aporte del usuario. Una medida que promete trasladar a la Generalitat si gana en 2023.

Compartir el artículo

stats