Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virólogo Luis Enjuanes defiende recuperar las restricciones para frenar la pandemia

El equipo de coronavirus que lidera en CSIC diseña una vacuna que se administra por la nariz | Participa en el XV Congreso Anual de Biotecnología de la UPV

Luis Enjuanes, jefe laboratorio coronavirus en el Centro Nacional de Biotecnología, ofrece una conferencia en la UPV. Miguel Ángel Montesinos

"Se está minusvalorando el virus y el número de infectados es muy alto". Así lo ha alertado este miércoles el virólogo valenciano Luis Enjuanes, jefe del laboratorio de coronavirus en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), quien no ha dudado en defender que se recuperen algunas de las restricciones para frenar la pandemia. "Esto es una locura", ha afirmado.

Antes de impartir su conferencia “Origen, evolución y patogenicidad y protección frente al SARS-CoV-2" en el XV Congreso Anual de Biotecnología que acoge la Universitat Politècnica de València (UPV), el experto ha abogado por volver al uso de la mascarilla en espacios cerrados, respetar la distancia de seguridad o limitar la cantidad de personas que se pueden reunir, especialmente en "estadios o festivales de los que hay en verano".

No obstante, Enjuanes ha destacado algunas ventajas de la época estival que "juegan a nuestro favor" para frenar la dispersión del virus. Entre ellas, el incremento del tiempo que se pasa al aire libre y en lugares "muy bien ventilados", las elevadas temperaturas, ya que por cada día que los coronavirus pasan a 37 grados "pierden diez veces su infectividad", y la gran cantidad de horas de sol, debido a que los rayos ultravioleta lo "inactivan".

"Parece que el virus ya no existe, pero el número de infectados oscila entre las 500 y 1.000 personas por 100.000 habitantes. Son números altísimos, ya que para entrar en zona de control tendríamos que tener 20 o 40 infectados por 100.000 habitantes. Estamos llenando ya los hospitales", ha detallado el también profesor de investigación. Aunque no ha precisado en qué momento podrá alcanzar su pico máximo de contagios esta séptima ola, ha recordado que el virus "primero sube y luego baja".

Enjuanes también ha advertido de que la ómicron "se dispersa a mucha velocidad y con mucha avidez" y de que los anticuerpos proporcionados por las vacunas han perdido "bastante efectividad" contra esta variante, que ya está "en torno a un 50 % de la que había en aquellos que se habían vacunado tres veces". Estas personas que ya se habían inmunizado, ha señalado, no solo se reinfectan, sino que además "amplifican el virus y lo vuelven a diseminar".

Por eso, ha recomendado recibir las dosis de refuerzo, especialmente los más mayores. "Si una persona entre 18 y 50 años responde con una efectividad del 90 %, en una persona de más de 65 años se reduce al 35 o 40 %", ha matizado. Al respecto, el experto ha puesto en valor la "muy buena situación en cuanto a la aceptación de la vacunación" que existe en España.

Vacuna intranasal

El virólogo dirige en su departamento el desarrollo de una vacuna que se administrará por la nariz, principal puerta de entrada de la covid. "Es lo que se necesita para proteger frente a los virus respiratorios", ha explicado. Las que se han diseñado hasta ahora "son de buena calidad", como es el caso de Moderna o Pfizer, pero se suministran intramuscularmente y tienen una efectividad "en mucosas bajísima". Según ha apuntado Enjuanes, "sino no inmunizas localmente en la mucosas donde va a infectar, perdemos el 98 % de la eficacia" en la zona.

Su prototipo, además, es muy complejo, porque contiene "varios antígenos" y un sistema que puede "amplificar la dosis antigénica por encima de mil". Dos características que han hecho que el proceso sea "más lento".  Eso sí, el virólogo ha reconocido que es "muy prometedora", aunque no ha querido poner fecha concreta a su salida al mercado. "Tenemos que aumentar la eficacia de la producción, adaptarnos a las normas GMP, de buenas prácticas de fabricación, y nos falta todavía optimizar los rendimientos", ha indicado.

Respecto al futuro, Enjuanes ha explicado que por ahora se conocen siete tipos de coronavirus humanos y, de estos, los cuatro primeros solo producen un resfriado común y no requieren vacunación contra ellos. De esta manera, aunque el SARS-CoV-2 "ha aprendido a aumentar muchísimo la eficacia de su transmisión y se ha convertido en un elemento peligroso", tal como ha pasado con en ocasiones anteriores, "es posible que se convierta en un virus atenuado", ha precisado el virólogo.

Por el momento, el SARS-CoV-2 "ha venido para quedarse, se va a hacer estacional y durante los próximos años nos tendremos que vacunar contra el mismo", ha concluido. El congreso está organizado por la Federación Española de Biotecnólogos (FEBiotec) y la Asociación de Biotecnólogos de Valencia (ABiVa), con la colaboración de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural (ETSIAMN) de la UPV.

Compartir el artículo

stats