Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez pone una pica en Morella por el interior vaciado

El presidente inaugura un tramo de la N-232 que era una reivindicación histórica y coincide con Puig en el mensaje de la vertebración y la cohesión

Sánchez y Puig, en la inauguración del tramo de la N-232 en Morella. | DOMÉNECH CASTELLÓ/EFE Doménech Castelló

Hoy no es necesaria la canción de Serrat porque este miércoles ya es un gran día. El president de la Generalitat, Ximo Puig, hizo mención al clásico musical para iniciar su discurso en la inauguración del nuevo tramo de la N-232, a su paso por Morella. Salvar las «infernales» 68 curvas del puerto de Querol era una reivindicación histórica de la comarca y es también una forma de mejorar la conexión de la C. Valenciana con Aragón.

La presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, señala la relevancia institucional que se quiso dar a una obra que a simple vista puede parecer de carácter comarcal.

Las palabras que manejó el jefe del Ejecutivo están en la línea de las que suelen poblar los discursos del president valenciano, exalcalde de Morella además, así que el proyecto le toca en lo personal. «Es un ejemplo de unir, vertebrar y cohesionar al país socialmente y territorialmente», dijo Sánchez sobre la obra. Se trata de actuar desde lo público para aumentar las posibilidades del interior despoblado, en este caso, el de la provincia de Castelló.

«Mejoramos un punto clave que ahora presentaba unas condiciones inadecuadas y la conectividad de Els Ports, así como se mejora la unión de la Comunitat Valenciana con Aragón», ensalzó Sánchez. «Se avanzará en rapidez, movilidad y seguridad», añadió.

Y remarcó la apuesta por el desarrollo rural, contra la despoblación y «para que España avance en sostenibilidad, porque solo siendo sostenibles combatiremos el cambio climático».

«Hoy es un día muy importante. Estamos para celebrar un buen día, un hito histórico», añadió la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. «Representa la vertebración del territorio. Hemos sido capaces de aprovechar el corredor y la estructura existente». La inversión ha sido de más de 50 millones de euros.

Puig, por su parte, puso énfasis en las cuestiones emocionales, porque «el puerto de Querol era un muro mental», y subrayó la cantidad de vidas que se han quedado en esas curvas, de cuya peligrosidad ya se hablaba en un artículo de 1927. «Pedro, con tu presencia, se visibiliza la importancia de esta obra», señaló.

El jefe del Consell enfatizó además el «contenido económico» del proyecto. Apuntó al impacto multisectorial, tanto en el turístico, agroalimentario y cerámico. «Hoy, después de casi un siglo, vemos cumplir este sueño, porque las curvas de Querol nos dejaban como una isla. Eran un muro secular. Un muro mental que se derriba. No quiero comparar, pero un 20 de julio el hombre llegó a la Luna. Es un día de cosas buenas».

Sánchez estuvo menos tiempo del previsto inicialmente porque se desplazó al incendio en Aragón ante el empeoramiento de la situación. Por esa misma razón, el presidente aragonés, Javier Lambán, se ausentó.

Sánchez y Puig no pudieron hablar mucho en privado, de esta manera, aunque se regalaron gestos de complicidad. El alineamiento de discursos es una tónica entre ambos en los últimos tiempos. El encuentro (breve) se produce en un momento delicado en el seno del PSOE, cuando el secretario general prepara cambios de cara al comité federal del próximo sábado. La remodelación no se espera que afecte en principio a los socialistas valencianos. Los nombres en cuestión y los que están sonando para entrar en la cúpula son de otras federaciones. Menos de un año después, la estructura aprobada en el congreso de València se tambalea.

Compartir el artículo

stats