Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell fijará incentivos para los funcionarios en los municipios con despoblación

La ley valenciana para el reto demográfico contempla el teletrabajo para los empleados públicos que residan en las zonas de riesgo

Complejo administrativo 9 d’Octubre en València. | F. BUSTAMANTE

El Consell pondrá en marcha incentivos que promuevan la residencia de los empleados públicos en los municipios en riesgo demográfico. Así lo contempla el anteproyecto de Ley Integral de Medidas contra el Despoblamiento, que contempla también la creación de bolsas de trabajo territorializadas. Otra de las propuestas pasa por facilitar las condiciones de teletrabajo a aquellos funcionarios que residan, de forma efectiva, en esos puntos del territorio siempre que sea compatible con el desempeño del puesto.

El borrador, ahora en fase de exposición pública, recoge en su artículo 12 que la Generalitat impulsará la formación de su personal en materia de despoblamiento y reto demográfico, considerándola un contenido transversal de cara a la promoción profesional. Y se elaborarán, además, programas específicos.

Las temáticas relacionadas con la cohesión territorial formarán parte de los procedimientos de acceso al empleo público en el ámbito autonómico.

En cuanto a la reactivación y diversificación de la actividad económica, el ejecutivo valenciano podrá introducir mecanismos de priorización o de discriminación positiva en sus programas de inversión o convocatorias. El objetivo es favorecer aquellas iniciativas que generen actividad económica y empleo, contribuyan a fijar población y mejoren la calidad de vida de las personas residentes en las localidades que año tras año sufren el abandono de sus vecinos.

Simplicación de trámites

La futura norma autonómica incide en que se favorecerá la simplificación de los trámites para aquellos proyectos empresariales en el ámbito no solo local, sino también comarcal. Además del apoyo al comercio de proximidad, con el fomento de mercados y ferias locales, así como a la cadena de valor agroalimentaria. En ese punto se incide en el fomento de aquellas alternativas de venta directa de los productos propios.

Consciente de la pérdida de hectáreas de cultivo por el abandono o la falta de relevo generacional, desde el departamento que dirige Elena Cebrián se remarca que se potenciará la reestructuración parcelaria de manera compatible con los valores naturales existentes. También se desarrollarán instrumentos para favorecer la transmisión de tierras entre profesionales y el desarrollo de infraestructuras de apoyo que contribuyan al reforzamiento de la explotación y su adaptación al cambio climático.

Consumo responsable

El consumo de proximidad y de productos locales, agroecológicos y de calidad diferenciada que pueda redundar positivamente en el mundo rural es otra de los capítulos prioritarios de la ley autonómica. La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica será la que deberá regular y promover la creación de grupos de consumo en el ámbito de un consumo colaborativo, inclusivo, social y solidario. Además, se favorecerá la compra pública mediante las claúsulas adecuadas con la adquisión de artículos kilómetro cero y de pequeños productores.

Como ya publicó Levante-EMV en su edición del pasado lunes, el anteproyecto de ley señala que el proceso de despoblamiento se perpetúa hasta la actualidad, de forma especialmente intensa en las comarcas de interior y de montaña de la Comunitat Valenciana. De hecho en los últimos 120 años han sufrido un retroceso demográfico del 40 %. El objetivo del Botànic es tratar de frenar una situación de carácter estructural que requiere de una actuación integral, multisectorial y estable en el tiempo por parte de las administraciones públicas, como reza el preámbulo de la norma.

Compartir el artículo

stats