Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Instalarán placas solares en 114 institutos para autoabastecerse y repartir los excedentes a 8.000 familias vulnerables

Las conselleries de Educación y Transición Ecológica ponen en marcha el plan que ahorrará al año 9.000 toneladas de CO2

Una imagen de la presentación del proyecto, esta mañana. Loyola Pérez Villegas

Los institutos son el corazón de los municipios y serán motor de cambio hacia una transición ecológica que es urgente. Así lo consideran las consellerias de Educación y Transición Ecológica y así lo harán a través del proyecto "Zero, energía de proximidad" presentado esta mañana en el IES Serpis de València.

El programa consiste en instalar paneles fotovoltaicos para generar energía solar limpia en 114 institutos públicos de 71 municipios (esto será en una primera fase que prevé ampliarse a 360 centros en su segunda fase). Será una gran planta solar descentralizada que ahorrará 9.000 millones de toneladas de CO2 cada año y destinará su excedente energético al consumo doméstico de entre 5.000 y 8.000 familias vulnerables alrededor de los centros educativos.

Por comarcas, serán 17 institutos de 14 poblaciones de las de Castelló, 57 de 32 pueblos y ciudades de las comarcas de Valencia y 40 institutos de 25 municipios de las comarcas de Alicante.

 Así lo explicaron Raquel Tamarit y Mireia Mollà, las conselleras de Educación y Transición Ecológica respectivamente, en la presentación del programa ante representantes de distintos colegios e institutos y ayuntamientos de la Comunitat Valenciana en el que anunciaron que estas acciones ahorrarán, previsiblemente, 6,9 millones de euros de energía eléctrica cada año.

Instalación en primavera de 2023

En este sentido, Tamarit comentó que el calendario de ejecución empezará en otoño con la licitación de los proyectos y continuará en el primer trimestre de 2023 con las adjudicaciones. La previsión, dijo la consellera, es que en primavera del año que viene comience la instalación fotovoltaica. La segunda fase contará con la instalación en 360 institutos. "Toda la red de centros educativos públicos tendrán garantizado el autoconsumo eléctrico", añadió.

Ahorro energético en 18.000 familias

Por su parte, Mireia Mollà recalcó que cada centro generará más electricidad neta de la que necesita y con el excedente se distribuirá entre las familias vulnerables a un radio de 500 metros. "Los centros generarán más del doble de su consumo y con ello democratizaremos la energía, hasta ahora en mano de cuatro poderes y al margen de la sociedad". ¿De qué manera? Según la consellera, "la energía que se distribuya permitirá a las familias que vivan alrededor del centro (unas 70) y con recursos limitados poder ahorrar el 50 % de su gasto y aprovechar un buen democrático y común". Es un momento "histórico", añadió, "pues alrededor de 8.000 familias valencianas se verán beneficiadas de la energía que vosotros, los centros educativos, generaréis. Sois el corazón de las sociedades".

Mireia Mollà ha indicado que “con la implantación de renovables en esta primera fase, las emisiones de CO₂ se reducirán en más de 9.000 toneladas al año, una huella que disminuirá hasta las 58.500 toneladas una vez se haya completado la instalación fotovoltaica en los 360 centros educativos repartidos por la Comunitat Valenciana”.

En una segunda fase, apuntaron ambas, de los 360 centros educativos esperan distribuir energía a 18.000 familias. La transición, "si no es justa no será".

Compartir el artículo

stats