Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Serafín Castellano se enfrenta a una petición de Anticorrupción de 21 años de cárcel por aceptar regalos del cártel del fuego

La Fiscalía considera que el exconseller "mantenía una intensa y corrupta relación con el empresario Vicente Huerta", propietario de la empresa de extinción aérea de incendios | Los regalos ascenderían a un total de 167.177,02 euros

El exconseller Serafín Castellano (derecha) junto al empresario que lo agasajaba con cacerías (izquierda). Levante-EMV

El exconseller de Gobernación y exdelegado del Gobierno, Serafin Castellano, se enfrenta a una petición de 21 años de cárcel que solicita la Fiscalía Anticorrupción para él, por aceptar regalos del conocido como el cártel del fuego. Un caso que destapó en exclusiva Levante-EMV el 4 de agosto de 2013.

Según el escrito de acusación que ha presentado el Ministerio Público, al que ha tenido acceso Levante-EMV, "Serafín Castellano mantenía una intensa y corrupta relación con [el empresario] Vicente Huerta", propietario de la empresa Avialsa T-35. Según Anticorrupción, "ambos y la familia y amigos de Serafín Castellano compartían múltiples actividades de ocio en las que fijaban la forma de proceder para lucro del primero y sus empresas con ocasión de la contratación pública con la administración regional". A cambio, según el escrito de acusación, "Vicente Huerta realizaba regalos y pagos a Serafín Castellano y a sus invitados; todo, costeado por Vicente Huerta y sus empresas".

Los beneficios para la empresa Avialsa T-35 eran cuantiosas, según la Fiscalía Anticorrupción. "Castellano y Huerta se entendían entre sí para que, en beneficio de Avialsa T-35, se ampliasen a costa del erario público contratos mediante prorrogas indebidas; se omitiera la imposición de penalizaciones por incumplimiento de las condiciones impuestas en los contratos; se adjudicasen y firmasen contratos, sin declararlos desiertos como procedía, ante el incumplimiento de cláusulas establecidas en los pliegos y se satisficieran indebidamente importantes cantidades".

A cambio, Huerta "premiaba económicamente a Serafín Castellano (...) en forma de cacerías, monterías, hospedajes, viajes, material cinegético, dinero en metálico y otros presentes (baúles con jamones 5J y similares), ora personalmente, ora a través de las sociedades vinculadas" con el empresario del Camp de Morvedre.

  

Los regalos a Castellano, según Anticorrupción, "se tradujeron en múltiples cacerías y monterías; en material para las actividades cinegéticas" como un rifle Browning con n.º de serie 311MR21017 adquirido el 27 de noviembre de 2008 por 1.861€ en Peña Armes Sports CB y registrado en la intervención de armas de la Guardia Civil a nombre del [entonces] conseller o un visor marca HELIA CSX". También en "elevados servicios de hostelería y restauración prestados a partir de 2007 y que consistieron en hospedajes en establecimientos hoteleros como el parador nacional de Albacete, el Hotel Villagadea de Altea en Alicante, el Hotel Beatriz de Albacete & Spa, así como en cenas y comidas, servicios de catering y similares". Obsequios de los que se beneficiaba Serafín Castellano y su mujer, además de amigos cercanos a la pareja.

El importe de todos los regalos, según la Fiscalía Anticorrupción, ascendió a "no menos de 167.177,02 euros". Una cantidad a la que "deben añadirse puntuales entregas de dinero para gastos". Así sucedio "en diciembre de 2010, cuando Vicente Huerta, a petición de Serafín Castellano, ordenó entregarle 5000 euros en metálico, con ocasión de un viaje que a continuación el conseller acusado realizó con su cónyuge y unos amigos pernoctando nuevamente en el parador de Albacete". Además, Castellano, de forma directa o subsidiaria a través de su cónyuge ha realizado notables ingresos en efectivo en cuentas tituladas por el mismo o en las que ha sido apoderado", según concluye la Fiscalía Anticorrupción.

La Fiscalía Anticorrupción considera que estos hechos atribuidos a Serafín Castellano son constitutivos de un presunto delito de falsedad en documento público por los que solicita tres años de prisión; un delito continuado de cohecho (6 años de prisión), otro delito continuado de prevaricación (10 años de inhabilitación para cargo público), malversación (8 años de prisión) y asociación ilícita (4 años de prisión), que suman en total los 21 años de prisión.

El pasado 15 de junio el titular del Juzgado central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón propuso juzgar a un total de 32 personas, entre ellas el exconseller de la Generalitat y exdelegado del Gobierno Serafín Castellano, por formar una organización criminal que presuntamente se concertó para alterar la contratación y adjudicación de los contratos de extinción de incendios en el sector de la navegación aérea mediante la corrupción de funcionarios y autoridades, según informan fuentes de la Audiencia Nacional. 

En el auto que finiquita la instrucción del conocido como caso del “cártel del fuego”, el magistrado de la Audiencia Nacional entiende que los hechos son susceptibles de ser calificados como delitos de organización criminal; continuados de alteración de precios en concursos o contratación pública; cohecho; falsedad documental; malversación de caudales públicos; prevaricación; asociación ilícita, negociaciones prohibidas a funcionarios públicos; tráfico de influencias y exacciones ilegales

Compartir el artículo

stats