Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

"El caso de Barcelona abre una nueva vía para tratar el VIH"

La Coordinadora estatal de VIH y sida asegura que este nuevo estudio "es una buena noticia", pero pide calma porque "todavía queda mucho tiempo para que se traslade a posibles terapias"

Varios pacientes de VIH en la ciudad de València. Fernando Bustamante

El caso de una paciente de Barcelona que ha conseguido controlar el VIH durante 15 años sin medicación es excepcional. Nunca antes se había visto. Así lo aseguró el equipo del Hospital Clínic de Barcelona, que investiga esta caso conocido a raíz de un estudio del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer. Se trata del seguimiento de una mujer con una carga viral indetectable sin necesidad de tomar ningún fármaco. Es un caso de "curación" sin precedentes porque el virus continúa en sus células, pero su sistema inmune "excepcional" lo mantiene arrinconado.

Se trata, según informó el Hospital Clínic, del único caso de curación funcional del virus del VIH. Según explicaron en un comunicado, sus células son "altamente resistentes a ser infectadas por el VIH". La fuerte inhibición al virus se debe, según el hospital, a dos tipos de linfocitos: el primero, las células "natural killer", que forman parte del sistema inmune innato y son la primera línea de defensa contra diferentes patógenos, y los linfocitos T CD8+, que tienen un papel clave en la defensa de las células frente al virus.

En conclusión, "su sistema inmune es excepcional", según el Clínic. María José Galindo, jefa de servicio de la unidad de enfermedades infecciosas del hospital clínico de València explica que este caso "abre una nueva vía para explorar tratamientos distintos contra el VIH" que no se contemplaban hasta ahora. "Esta mujer tiene características especiales, y seguramente la genética sea algo clave", explicó.

La Coordinadora estatal de VIH y sida (Cesida) ha recibido la noticia con alegría, pero al mismo tiempo asegura que es necesario tratarla con calma. "Es una muy buena noticia, pero todavía está muy incipiente. Es información valiosísima para entender más sobre cuáles son los mecanismos naturales de defensa contra el VIH, pero quedan muchísimos años para que eso pueda llegar a aplicarse", explica Ramón Espacio, secretario general de la organización.

Sin necesidad de transplante

Sí se conocían casos de curación del VIH en el mundo. Muy pocos. Y estos se han debido a transplantes de médula o cordón umbilical de "controladores de élite" -gente cuyo sistema inmune se defiende mejor del VIH-, y ni siquiera todos los casos funcionaron, solo en muy contadas ocasiones. La novedad de la paciente de Barcelona es que está "curada" del virus, sin necesidad de recibir ningún tratamiento. En los primeros casos se ha conseguido que el virus desapareciera del cuerpo, pero en el más reciente no (todavía está presente en los reservorios), pero se ha conseguido una "curación funcional".

"El sistema inmune de esta paciente tiene alguna mutación que le permite controlar la infección", asegura Galindo. De ahí que abra un camino a explorar nuevas terapias. "Para empezar no hay un tratamiento extrapolable a todo el mundo ni los transplantes de médula (muy costosos y peligrosos para personas con VIH), ni las vacunas ni tampoco la terapia génica. La novedad es que se estaban explorando tratamientos conjuntos", dice la doctora. El caso de la paciente de Barcelona parece indicar que las investigaciones podrían incidir en esta tercera vía, la de los genes.

La estrategia es conseguir que el cuerpo distinga cuáles son las células infectadas para destruirlas, y en el caso del sistema inmune de esta paciente, parece tener más facilidad para ello. "Recibió un tratamiento muy precoz y es la única que sigue viva a día de hoy, después el tratamiento paró pero ella no empeoró, sino que ha conseguido controlar el virus gracias a dos tipos de linfocitos, los natural killer y los T CD8+", remarca Galindo.

Pese a los avances Espacio remarca que todavía es necesario avanzar para erradicar estigmas que, pese al tiempo que la enfermedad lleva entre nosotros, siguen presentes. "La gente sigue teniendo culpa y miedo cuando le diagnostican, no lo suelen contar a sus entornos de trabajo y se piensan mucho a ver a quién se lo digo o no", asegura el secretario general de Cesida.

Compartir el artículo

stats