Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raquel Sánchez Jiménez Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

"En Cercanías hemos pasado de 800 cancelaciones en un mes a 80. Pero queremos mejorar mucho más"

La ministra reivindica que su departamento realiza la mayor inversión vista en Cercanías o el corredor mediterráneo pero justifica el «trenicidio» del Aranjuez-Cuenca-València cerrado al tráfico el 19 de julio

Raquel Sánchez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Daniel Tortajada

Tras firmar el convenio del canal de acceso, ¿cuándo se licitarán las obras?

Hay que tener en cuenta que serán unas obras largas pero como cuenta con la financiación del Mecanismo para la recuperación y resiliencia (MRR) tenemos que cumplir determinados plazos y la intención es hacer la licitación ya, en los próximos días, publicarlo y que la adjudicación sea durante este año.

¿Confía dejar aprobados como ministra la Estación Central y el canal de acceso?

 Una vez acometamos este proyecto del túnel del canal de acceso hay diferentes fases pero desde luego tienen que ir una detrás de otra. Me gustaría poder dejar todos estos proyectos aprobados, que son tan importantes y que la Comunitat Valenciana y València llevan esperando tanto tiempo, para poder ofrecer esa certeza que supone la aprobación y adjudicación de estos proyectos.

Como han recordado en sus parlamentos el convenio original de la red arterial ferroviaria de València cumplirá veinte años en 2023...

Sí se empezó a hablar en el 2003. En 2010 llegó la alta velocidad a València. Pero no fue hasta el año 2018 y 2019 gracias al impulso que, podemos reconocer ha dado este Gobierno, no empezamos a dar el impulso necesario en estos proyectos que hoy se materializan con la firma de este convenio que algunos dudaban que se pudiera producir. Pero desde luego cumplimos nuestros compromisos.

Aún existen esas dudas porque los contratistas están en pie de guerra y han anunciado que recurrirán la licitación del canal de acceso, como han hecho con otras obras de Adif.

A veces los contratistas arrojan datos que, a veces, no se corresponden con la realidad y los datos que manejamos desde la administración pública. Es cierto, y tienen que reconocerlo, que hemos aprobado instrumentos como el decreto ley en el que introdujimos criterios para aplicar a las obras públicas la revisión de precios, teniendo en cuenta el incremento de las materias primas y algunos componentes que ha tenido un impacto y un resultado positivo. Es verdad que, en fin, reclaman ahora que haya más cuestiones que se introduzcan en esa fórmula de revisión de precios. Nosotros estamos abiertos a hablar y poder facilitar esas contrataciones. Pero también pido un ejercicio de responsabilidad a los contratistas. Estamos en un momento decisivo de despliegue del Mecanismo para la recuperación y resiliencia (MRR) en el que tenemos que cumplir unos plazos. Y al igual que la administración pública, Adif, se está esforzando en hacer los procedimientos más ágiles y más sencillos. Los contratistas también tienen que ser conscientes del momento y del reto histórico que tenemos por delante. Por lo tanto estamos abiertos a seguir hablando. Hemos introducido mejoras que les benefician. Por eso quiero poner el foco en la responsabilidad que tienen los contratistas.

La mayor parte de las críticas se dirigen al Ministerio de Hacienda. ¿Usted quiere o puede actuar de mediadora?

No creo que sean justas esas críticas al Ministerio de Hacienda que está haciendo un esfuerzo extraordinario por aplicar medidas en un contexto de tanta incertidumbre y complejidad. Los reales decretos son medidas que se aprueban por el conjunto del Gobierno y tienen por finalidad ayudar a las clases medias y trabajadoras y también al sector económico y a las empresas para garantizar el cumplimiento de los proyectos del plan de recuperación, transformación y resiliencia. El Gobierno en su conjunto, incluido Hacienda, es sensible a esta situación pero hay que tener en cuenta muchas variables. Trabajamos coordinadamente con el Ministerio de Hacienda que muestra la misma sensibilidad que este ministerio. Y no me gustaría hacer distinciones en este sentido. A veces resulta más sencillo atacar al Ministerio de Hacienda que desde luego tiene que valorar muchas variables pero tiene la misma sensibilidad que este ministerio.

  Usted presentó el Plan Centinela en enero de 2022 para mejorar las Cercanías. ¿Qué balance hace?  La situación ha mejorado pero no ha habido ni un día sin cancelaciones.

El balance es positivo. No porque lo digamos nosotros. Si hacemos una comparativa entre las cancelaciones que se daban en el pasado mes de diciembre, que habían llegado a una media de 800 supresiones, en los últimos seis meses hemos alcanzado una media de entorno a las 80 supresiones. No quiere decir que estamos satisfechos. Quiere decir que tenemos que seguir trabajando. Seguimos monitorizando la situación. Pero ha habido una mejora evidente. También hay que diferenciar entre supresiones y otras incidencias que se puedan dar en la red como consecuencia de obras en infraestructuras que se realizan. Esas son inevitables pero las tenemos que explicar. También nos comprometimos a aumentar maquinistas y lo hemos hecho. Se han incorporado hasta 35 maquinistas nuevos y aún nos quedan ocho más. Estamos asumiendo ese compromiso. Y esa monitorización continua con reuniones de seguimiento y la aplicación de la devolución exprés [en el importe del viaje en caso de retraso]. Creo que el compromiso que hemos demostrado con la ciudadanía en mejorar el servicio es una realidad. Pero somos más exigentes todavía y queremos mejorar mucho más el funcionamiento.

 ¿La gratuidad de los abonos en Cercanías agravará las aglomeraciones que ya se viven en Cercanías por la falta de trenes? Se critica que la gente "ya no tendrá derecho a quejarse"...

La gratuidad no supone una justificación o excusa para que el servicio no tenga que funcionar con los máximos estándares de calidad que nos imponemos. Trabajamos desde el primer día para hacer un análisis de cómo podemos asegurar que esa situación no se produce. Evidentemente se pueda dar que en las horas punta se produzca una mayor aglomeración de usuarios y usuarias. Y por eso analizamos las medidas complementarias que se deban planear: modificación de horarios, campañas informativas que se pondrán en marcha en las próximas semanas, para que todo el mundo tenga claro cómo va a funcionar esta gratuidad. Y cuál es el procedimiento que van a tener que seguir para beneficiarse de esta gratuidad. Que sea un procedimiento ágil y sencillo. Y también intentar ordenar el flujo en esas horas punta. Desde luego que tenemos un margen. La demanda en la actualidad no está al cien por cien a los niveles previos de la pandemia. Tenemos un margen en torno a un 15-20 % y nuestro sistema de transporte tiene una capacidad de absorción de atraer todavía un porcentaje. En cualquier caso vamos a plantear medidas complementarias. Las estamos analizando por si fueran necesarias y también es verdad que es una medida que tiene como efecto más directo intentar aliviar las economías de las personas que utilizan el transporte diario de manera recurrente, que suelen ser las clases medias y trabajadoras. No como señalaba ayer la señora Ayuso, que son ayudas indiscriminadas para ricos. Yo quiero recordar a la señora Ayuso que esta gratuidad va destinada a quienes usan el transporte público, las Cercanías como modo de acceso a tu lugar de trabajo y estudios. Ojalá que consigamos, a parte del alivio y ahorro económico, un mayor efecto de atracción hacia el transporte público y el tren, el más sostenible, eficiente, más confortable y por el que estamos haciendo un esfuerzo inversor sin precedentes como nunca se ha hecho antes en este país. 

Queda un mes para esa medida y aún no se conoce la letra pequeña. Y cómo afectará a las tarjetas Suma que se pusieron en marcha este año.

Cuando introdujimos la bonificación del 50 % en el primer paquete de medidas, incluímos la bonificación del 30% en la competencia de autonomías y ayuntamientos que podían complementar y tuvimos una primera conferencia nacional de transporte para que plantearan todas las cuestiones. Cuando ahora hemos añadido esa gratuidad de las Cercanías y media distancia, estamos hablando con las autonomías, con los consorcios de transporte metropolitanos para ver cómo hacemos esa operativa. Y lo importante es que sea un procedimiento sencillo. Estamos trabajando y no lo hemos dejado de hacer, con las comunidades, los ayuntamientos y los consorcios y en las próximas semanas haremos las campañas informativas, divulgativas publicitarias para que el 1 de septiembre todo el mundo tenga claro cómo se va a aplicar esta gratuidad y esta bonificación. Donde hay títulos integrados evidentemente hay que asegurar que la parte correspondiente a Cercanías sea gratuito. Ese es el compromiso del Gobierno y del Ministerio de Transportes. Y lo que hay detrás es gestión que tenemos que solucionar técnicamente. Y eso creo que no debería ser la noticia. El trabajo que se tiene que hacer es que técnicamente seamos capaces de ajustar los diferentes títulos que tienen las comunidades autónomas. Pero lo importante es que para el ciudadano sea sencillo. Técnicamente habrá que hacer los ajustes que correspondan. 

 Antes se cancelaban los trenes por la falta de inversiones y en los próximos años las cancelaciones sobrevendrán por las obras en marcha que se compatibilizarán con el servicio. ¿Habrá que extender la gratuidad de los abonos de Cercanías?  

Hemos aprobado la gratuidad del 1 de septiembre al 31 de diciembre, dentro del paquete de medidas para responder al impacto de la guerra de Ucrania. Ya aprobamos un primer paquete de medidas. Algunas se han prorrogado, otras no. Hemos introducido medidas y lo que hay que hacer estos meses es una monitorización de cómo va funcionar esta gratuidad y bonificaciones. En su día tendremos que analizar los resultados y plantear si conviene ampliarlas o no. De entrada no se descarta ampliar, pero esa decisión no la vamos a tomar ahora. Por otro lado, las obras y las inversiones comportan afectaciones. Pero hay que diferenciar las afectaciones por falta de inversión acumulada en los últimos años y aquellas afectaciones que se producen porque se están haciendo obras para mejorar la infraestructura. Y lo que hay que hacer es pedagogía y minimizar el impacto negativo sobre la ciudadanía. Pero evidentemente también pedir paciencia porque son obras necesarias para conseguir superar esa sensación de déficit y de agravio que han podido tener los ciudadanos. 

El Defensor del Pueblo va a investigar la situación de las Cercanías valencianas tras una denuncia del PP...

Nosotros facilitaremos toda la información que nos requiera el Defensor del Pueblo, como siempre. Transparencia total y absoluta. El PP lamentablemente utiliza cuestiones que deberían formar parte de los asuntos importantes del país y del estado como son las infraestructuras. Utiliza cualquier oportunidad para desacreditar los avances que se hacen por este gobierno cuando hablamos de infraestructuras, de medidas que se están demostrando positivas como la reforma laboral. Siempre tenemos un PP a la negativa de todo, incluso de obras que suponen un proceso y un avance para la sociedad y los valencianos. Transparencia total y absoluta, facilitaremos toda la información que requiera el Defensor del Pueblo y no vamos a cejar en ese impulso inversor. 

Europa también les pedirá información del 'trenicidio' que se consumó la semana pasada al cerrar la línea Aranjuez-Cuenca-València. A la que por cierto, podrían destinar ayudas europeas si quisieran, para renovarla y recuperarla.

 Siempre que hay una petición de información hay que facilitarla. Tenemos argumentos más que suficientes para garantizar esa propuesta que se ha realizado sobre esta vía de ferrocarril convencional. En nuestro país, si estamos hablando de una nueva política de movilidad, tenemos que entender la movilidad como un derecho de los ciudadanos, esa es la finalidad, no la infraestructura en sí. La finalidad es garantizar la mejor movilidad al ciudadano. Tenemos que hacer un planteamiento riguroso y eficiente de los distintos modos de transporte de los que podemos disponer. El ferrocarril es el medio de transporte más sostenible y más eficiente pero cuando responde a una demanda acreditada. En esta línea convencional nos hemos encontrado con trayectos en los que en las horas de máxima afluencia desplazaba a 17 viajeros, con un coste anual entorno a los 10 millones de euros destinados a las Obligaciones de servicio público (OSP). Por lo tanto, el viaje de un pasajero cuesta 123 euros y eso es algo que pagamos entre todos. A partir de aquí hay otras alternativas a esa movilidad que puede ser igualmente sostenible y puede dar mayor respuesta a la demanda. Servicios de movilidad a demanda combinados con otros medios de transporte, como autobuses.

Pero esa línea ferroviaria ha sido víctima de la pescadilla que se muerde la cola. La vía ha estado abandonada durante años, sin inversiones, por lo que oferta muy poca frecuencia que no ofrece buen servicio ni resultaba de utilidad…

Pues entonces planteemos una solución y eso es lo que se ha hecho precisamente. Esta es una solución pactada y acordada con la Junta de Castilla- La Mancha, la Diputación de Cuenca y los ayuntamientos y hay representación de la sociedad civil en ese acuerdo. Y ha sido una propuesta valorada positivamente por el territorio. Siempre hay colectivos que pueden resultar críticos y eso es muy legítimo. Pero yo creo que eso casa en perfecta sintonía con el planteamiento que hacemos de cómo debe entenderse la movilidad en nuestro país. La movilidad debe responder a las necesidades de los ciudadanos. No valen las mismas soluciones para todos los territorios: áreas urbanas o áreas rurales, no vale la misma solución. Y por lo tanto lo que hay que hacer es aprovechar la digitalización, soluciones de micromovilidad, de movilidad a demanda que permite que no estemos sujetos o limitados a un horario concreto y deje fuera a otros ciudadanos. Y esto supone una oportunidad. Hay que plantearlo en términos de oportunidad.

 ¿Cuando prevé responder a las alegaciones a los estudios informativos de la estación central, el túnel pasante y la doble plataforma València-Castelló para remitirlos al Ministerio de Transición Ecológica y que redacte la declaración de impacto ambiental?

Estamos ahora resolviendo las alegaciones. No tengo la previsión del plazo. Es un proyecto complejo. Se ha aprobado provisionalmente y hay diferentes opciones y alegaciones por parte de los ayuntamientos. Y lo que queremos es que cuente con el máximo consenso. Un plazo de resolución no tenemos, pero lo antes posible para después pasarlo al Miteco para la declaración de impacto ambiental. Y a partir de aquí hacer la aprobación definitiva. Es importante que los proyectos cuenten con el consenso. Muchas veces también implica demoras. Hay obras y territorios que es más difícil conseguir ese consenso porque hay afectaciones y otros en los que menos. Aquí hay afectaciones, hay alegaciones y nosotros estamos, también insistía el presidente, intentando que sea lo antes posible y no tenemos ese plazo. Pero desde luego hay que esperar.

- En Alicante el tren de la costa lleva ya seis años esperando la declaración de impacto ambiental.

Bueno, por eso lo que hemos hecho es diferenciar los tramos. Y hacer el Cullera-Gandia [por separado] para dar un impulso. Intentar ir avanzando en aquello que no presenta tanta complejidad, porque ese tren de la costa atraviesa espacios naturales y hay que hacer muchos estudios y se están requiriendo por parte del Ministerio de Transición Ecológica. Pero nuestra voluntad es seguir avanzando. Avancemos por el Cullera-Gandia para luego seguir con los otros temas. También hay una propuesta de la Generalitat de un planteamiento de otro proyecto, parecido a un tranvía. Que no supone descartar la propuesta del tren de la costa.

Esa propuesta no se entiende...

¿Por qué no?

Porque técnicamente es incompatible plantear un tren de media distancia, o de Cercanías, y que ahora se hable de ejecutar un tranvia… Da la sensación de que son propuestas que la Generalitat lanza porque no se avanza en proyectos como el tren de la costa o el acceso ferroviario al aeropuerto de Alicante.

- Creo que no es atribuible a la inactividad del ministerio.

Puede deberse a la inoperancia del ministerio. Se es activo, pero no operativo.

 Creo que no es así. Hablamos de una obra que es muy compleja. Un proyecto que tiene una afectación ambiental importante y nosotros somos sensibles y estamos comprometidos con el desarrollo de infraestructuras que sean sostenibles y que convivan pacíficamente con su entorno. Y eso creo que es una premisa que quizá no tenía tanta importancia hace veinte años pero que ahora la tiene. Y desde luego no nos vamos a saltar ningún trámite. No lo podemos hacer pero además es que nuestra voluntad es que sean proyectos escrupulosos y que tengan el menor impacto ambiental posible. Vamos a ir avanzando en aquello que parece más factible ir avanzando. Y la Generalitat creo que es libre y hace bien en plantear otro tipo de soluciones que no tienen por qué ser incompatibles. Creo que está bien la colaboración institucional en este tipo de proyectos. Es muy importante. No puede decirse: 'Esto es competencia del Estado, pues que lo haga'. Nos parece muy interesante que por parte de la comunidad autónoma se puedan aportar soluciones que pueden ser también compatibles con el conjunto del proyecto. No creo que seamos inoperativos, ni mucho menos, pero hay proyectos que son más complicados que otros.

El movimiento #Quierocorredor señalaba en su último chequeo que las obras en el corredor mediterráneo no avanzan al ritmo comprometido por el Gobierno y que no se iba a llegar a cumplir con el compromiso de 2026. Un compromiso que usted reitera.

Entiendo el movimiento #Quierocorredor… Siempre, al final, utilizan el mismo titular de que no se avanza al ritmo anunciado. Creo que ahora precisamente sí que están avanzando al ritmo anunciado y también a los compromisos adquiridos. Y las cifras acreditan ese hecho. Desde 2018 hemos licitado más de 3.600 millones de euros. Eso supone una licitación de obras a la semana. Eso supone un esfuerzo increíble. No solo hemos licitado sino también adjudicado y ejecutado. En concreto en la Comunitat Valenciana de todo lo que se ha invertido en estos cuatro años, uno de cada cuatro euros ha ido destinado a los tramos que discurren por la Comunitat Valenciana. Y eso es una realidad. Eso se puede contrastar. A todos nos gustaría ir más rápido siempre. Pero desde luego el ritmo comprometido se está cumpliendo y las previsiones de cumplimiento de tener para el año 2026 esa conexión de Almería a la frontera francesa por el corredor mediterráneo sigue firme… Y además, en fin, estamos comprometidos con el corredor mediterráneo pero desde luego el impulso invesor, no solo en el corredor mediterráneo, que estamos haciendo en la Comunitat Valenciana creo que está comenzando a dar sus frutos. Yo pido confianza y poner en valor lo que hemos conseguido con el corredor mediterráneo no solo en València. Hemos puesto en marcha el AVE a Granada y el tramo Elx-Orihuela. Antes de final de año la intención es que también el AVE llegue a Murcia. Tenemos presupuesto este año, más de 1.700 millones. Tenemos fondos del plan de recuperación, más de 1.500 millones, aproximadamente. Y por lo tanto tenemos unos hitos que hay que cumplir.

Compartir el artículo

stats