La consellera de Transparencia, Rosa Pérez Garijo, ha indicado esta mañana que la Generalitat Valenciana está a la espera de las instrucciones que remitan los ministerios competentes sobre el plan nacional de ahorro energético para adaptarlas a la Comunitat Valenciana y "ponerlo en marcha". "Todas las medidas son pocas", defendió Garijo en la rueda de prensa tras la reunión semanal del gobierno valenciano, donde compareció en sustitución de la vicepresidenta portavoz, Aitana Mas.

La también titular de Participación, Cooperación y Calidad Democrática explicó que el Consell adoptará sus medidas "en función de las directrices" del Gobierno, además de garantizar que las conselleries trabajarán "como siempre" de forma colaborativa.

Entre las medidas del plan nacional, que buscan reducir un 7% el consumo energético en España durante los próximos meses, destaca la reducción del aire acondicionado y la calefacción en edificios públicos y la obligación de apagar las luces de dependencias desocupadas a partir de las diez de la noche.

Temperaturas de calefacción y refrigeración limitadas a 19 grados en invierno y 27 grados en verano, cierres automáticos en las puertas o escaparates apagados a partir de las 22 horas. Estas son algunas de las medidas que aprobó el lunes el Consejo de Ministros en un decreto ley para reducir el consumo de energía y que afectan a edificios de las administraciones públicas, establecimientos comerciales, espacios culturales o infraestructuras destinadas al transporte de personas.

Las autonomías, también la valenciana, han expresado durante estos días su incertidumbre sobre cómo se aplicará la vigilancia y sanciones a los locales u organizaciones que no cumplan estas nuevas medidas. De hecho, ayer, varias conselleries admitían a Levante-EMV que no tenían ninguna directriz por parte del Gobierno y no sabían qué departamento sería, finalmente, el competente para inspeccionar el cumplimiento del plan de ahorro energético, en la línea de lo que dijo Rosa Pérez Garijo.

El Gobierno dice que hubo "diálogo previo"

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, aseguró ayer que hubo "diálogo previo" con las comunidades autónomas antes de la aprobación de las medidas de ahorro energético. En una entrevista en Catalunya Ràdio este viernes recogida por Europa Press, recordó que el jueves anterior a su aprobación en el Consejo de Ministros se celebraron las conferencias sectoriales de energía y medioambiente, en la que dice haber trasladado el impulso de este paquete de "medidas inmediatas" y la construcción de un plan de contingencia previsto para septiembre, y en el que se ha pedido a las comunidades que presenten propuestas.

Los ayuntamientos no han recibido directrices

La Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) no ha recibido ninguna comunicación de que tengan que hacer algún tipo de inspección y sanción, si se da el caso, si hay establecimientos que no cumplen las medidas energéticas. "Los policías locales no pueden multar a comercios porque sí, necesitaríamos una norma que regulara la actividad y, por el momento, no es el caso".


"Tuvimos una conversación enormemente constructiva, positiva, había un consenso muy alto sobre la necesidad de adoptar medidas que tuvieran el menor impacto posible en el tejido productivo", subrayó, si bien se ha mostrado predispuesta a activar todas las vías de diálogo ante la petición de algunas administraciones autonómicas.