Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Frente común de vecinos y ayuntamientos de la costa para evitar derribos

Responsables municipales se suman a las protestas ciudadanas por la limitación de las concesiones y la falta de obras de regeneración

Frente común de vecinos y ayuntamientos de la costa para evitar derribos

Ayuntamientos de varios municipios valencianos se han sumado en las últimas horas a otros consistorios y a las asociaciones vecinales que reclaman que no se derriben las viviendas que se encuentran al lado de la playa en multitud de municipios. El reclamo principal es el de encontrar una solución diferente para el futuro de las concesiones de viviendas de dominio público marítimo-terrestre, sobre las que el decreto que aprobó esta semana el Consejo de Ministros establece que tendrán una duración máxima de 75 años y que, después de ello, se tirarán.

Diversas manifestaciones recorrerán la geografía costera valenciana hoy, bajo la organización del colectivo Mediterrania, para pedir soluciones, en una protesta ciudadana que se eleva cada día que pasa. Así, se va configurando un frente común entre los ayuntamientos y las asociaciones para hacer frente al nuevo y polémico texto que pretende llevar adelante el Gobierno.

En la comarca de la Safor se concentrarán un total de siete municipios afectados por la regresión, en marchas auspiciadas por el movimiento ciudadano. Al norte, hay una convocada por SOS Platja de Tavernes, a la que dará su apoyo el ayuntamiento, como así aseguraba el alcalde, Sergi González, en el último pleno.

«Nos sumamos a la reivindicación de los vecinos y pedimos una solución definitiva para la Goleta», señalaba ayer, por su parte, el concejal de Urbanismo, Josep Llàcer. SOS Tavernes está presidida por Ximo Vercher y trabaja desde más de un año por visibilizar el problema de regresión que sufre la playa de Tavernes, quien ayer lamentaba no tener información oficial de la adhesión del ayuntamiento. Vercher considera que «si querían sumarse debían hacerlo correctamente».

El temporal Gloria

Por su parte, también se han sumado a las protestas los ayuntamientos de los cinco municipios que forman la plataforma Salvem les Platges del Sud de Gandia: Bellreguard, Miramar, Daimús, Guardamar de la Safor y Piles. En este caso, habrá dos marchas, como explicaba el presidente del colectivo, Javier Cremades, que confluirán en la playa de Bellreguard, que fue la más dañada por el temporal Gloria.

El Ayuntamiento de Oliva, por su parte, también se ha sumado a las reivindicaciones y participará en la concentración que tendrá lugar en la playa de Pau Pi. Contará con la presencia de representantes municipales, entre ellos el concejal de Playas, Kino Calfat, que, según señalan fuentes municipales, lleva tres semanas colaborando con la entidad que organiza la marcha.

Apoyo en el Camp de Morvedre

Más al norte pero todavía en la provincia de València, en el camp de Morvedre, los ayuntamientos de Sagunt y Canet d’en Berenguer se han sumado a la concentración realizada esta tarde en el límite de las dos playas con tal de alertar sobre los procesos erosivos y exigir al Ministerio medidas urgentes que frenen la regresión de un litoral que solo en la zona canetera ha perdido 35 metros de anchura desde 2019 al 2022, según los últimos informes encargados por este ayuntamiento.

Los dos alcaldes, los socialistas Darío Moreno y Pere Antoni, secundaron las peticiones vecinales para reclamar soluciones integrales que pasen no solo por el proyecto de regeneración previsto, con el futuro vertido de un millón de metros cúbicos de arena, sino que incluyan sistemas para retenerla, tal y como han pedido en sus alegaciones.

Orpesa formó ayer un frente común para luchar contra la regresión del litoral y conseguir soluciones definitivas para la costa. Así se acordó durante la presentación del informe del estudio de las playas que encargó el Ayuntamiento por 100.000 euros y que ha realizado una empresa especializada, que ofrece hasta nueve posibles alternativas.

La primera edil de Orpesa, Araceli de Moya, estuvo acompañada en el acto por otras alcaldesas de municipios de costa de la provincia de Castellón, como Merche Galí (Almassora), Virginia Martí (Cabanes) y Josefa Tena (Torreblanca), así como técnicos de los consistorios de Benicàssim, Vinaròs y Peñíscola. Todos ellos acordaron ir de la mano para ser más fuertes en sus reivindicaciones al Ministerio de Costas. Por su parte, De Moya recalcó que el Ayuntamiento dedicará «todos los recursos necesarios y esfuerzos para proteger y regenerar nuestras costas y playas», especialmente las más afectadas por la regresión, como son Morro de Gos y Les Amplàries.

De hecho, en el mes de septiembre, se celebrará la segunda edición del Congreso por la regeneración de las costas Cada grano de arena cuenta. Tras el éxito de la edición del año pasado, Orpesa volverá a ser el punto de encuentro, los días 22 y 23, de expertos en recuperación del litoral, así como municipios afectados por la regresión de sus costas.

El estudio que se ha hecho para Orpesa contempla hasta nueve alternativas que plantean, en líneas generales, la colocación de estructuras de protección: espigones, diques sumergidos, así como aportes de arena y la reparación del cierre de la Illeta, ya que el informe afirma que influye en la regresión de Morro de Gos. El proyecto se presentó hace unos días en Costas y se han incorporado sus consideraciones.

Los colectivos ambientalistas reivindican la renaturalización


El delegado de la Sociedad Española de SEO Birdlife en la Comunitat Valenciana, Mario Jiménez, considera que el nuevo Reglamento General de Costas da «una seguridad jurídica y un marco claro de 75 años» para que finalicen las concesiones en la zona de dominio público marítimo terrestre, «que es bueno para todos». Jiménez defiende que la normativa aprobada por el Ministerio de Transición Ecológica «es un paso adelante, sobre todo por la consideración de las dunas, que a partir de ahora son todas importantes por igual, lo que supone reconocer una realidad y es positivo que lo haganpor la apuesta que supone recuperar los hábitats. Son pasos adelante de dar seguridad jurídica, y crear el ámbito y la necesidad de conservar y recuperar».

También reflexiona el delegado de SEO Birdlife que a la vista de los contínuos temporales que se suceden en el litoral mediterráneo «las soluciones deben venir de la naturaleza y no enterrar cada año miles de toneladas arena o reconstruir paseos marítimos que se los volverá a tragar el mar». Por ello reivindican la necesidad de «naturalizar los hábitats, adaptar la costa al cambio climático, recuperar los sistemas dunares y ganar terreno para el deslinde marítimo terrestre». En esa línea se expresa también Ecologistes en Acció del País Valencià para quien supone «una mejora sustancial en muchos aspectos», como evitar las pantallas arquitectónicas para preservar el paisaje, o el plazo fijo de las concesiones a 75 años tras lo cual deberán ser derribadas.

Compartir el artículo

stats