Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacante de Grisolía en el CVC obliga a acelerar la renovación de organismos del Consell

El Consell Valencià de Cultura, el Síndic de Comptes, el Jurídic Consultiu, el Consell de Transparencia, el de Àpunt o la propia presidenta del ente, pendientes de cambios

Capilla ardiente de Santiago Grisolía en el Palau de la Generalitat el pasado viernes

El fallecimiento del científico valenciano Santiago Grisolía, también presidente del Consell Valencià de Cultura (CVC), obliga a acelerar la reforma de organismos dependientes del Consell. Así, la necesidad de abordar los cambios necesarios en el Consell Valencià de Cultura por la vacante que deja el científico se suma a una renovación de entes públicos valencianos que empieza a ser numerosa. A los partidos del Botànic se le amontonan los cambios, que tienen que abordarse a la vuelta del verano. La nómina de entidades pendientes de renovación es ya extensa.

En este momento están abocados a los cambios el Consell Valencià de Cultura, el Síndic de Comptes, el Jurídic Consultiu, el Consell de Transparencia, el de consejo rector de À Punt o la propia presidenta del ente radiotelevisivo.

Santiago Grisolía presidía el Consell Valencià de Cultura

Entre las que están en situación de interinidad se encuentra la Sindicatura de Comptes, una de las instituciones del autogobierno de mayor importancia porque es la encargada de fiscalizar las cuentas de la Administración pública. Como ya ha informado este diario, el mandato de los tres síndicos está agotado desde el pasado mes de junio. Ninguno de los tres puede seguir en su actual puesto. Dos de sus integrantes, Marcela Miró y Antonio Mira-Perceval, acumulan 18 años como síndics de la institución. Su actual máximo responsable, Vicent Cucarella, solo puede seguir como uno de los tres síndics, pero sin posibilidad ya de ocupar el cargo de Síndic Major. Cucarella fue designado a propuesta de Compromís en 2016.

Ahora se suma el CVC. El fallecimiento de Santiago Grisolía obliga a la elección de un nuevo presidente de entre los miembros del consejo. Pero, será pasado el verano. Además, la vacante de Grisolía tiene que salir de un acuerdo político en las Corts por lo que hasta que no se produzca no se elegirá al nuevo presidente del CVC.

Pero el Botànic tiene en mente hacer de la necesidad virtud y en vista de que se le amontona la renovación de entes la intención es renovarlos todos en una especie de 'pack' negociador con los grupos con los que tenga que abordar ese proceso, tanto de gobierno como de oposición, y cuando se agote el plazo de otros que están a punto de expirar. Es el caso del Consell Jurídic Consultiu (CJC). La fecha de extinción del mandato de los miembros de este órgano consultivo es el mes de octubre de este año, por lo que la intención es acompasar la negociación de este y de la Sindicatura de Comptes, pero a partir del final del mandato de los miembros del organismo que preside en este momento Margarita Soler.

La presidenta del Jurídic Consultiu, Margarita Soler

La idea es acometer los cambios con una visión conjunta de todos los organismos pendientes que requieren de mayoría reforzada en la cámara, por lo que es necesario que el Botànic tenga el apoyo de algún grupo de la oposición, al menos del PP que es la formación que seguirá en la cámara la próxima legislatura frente a la más que probable desaparición de Ciudadanos. La negociación se abriría a pocos meses de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023.

La actual presidenta del Consell Jurídic, Margarita Soler, fue nombrada el 3 de octubre de 2017 por lo que acumulará en otoño cinco años en el cargo. De hecho el acto de presentación de la memoria de la institución que ella misma realizó recientemente en las Corts sería el último de ese mandato.

La novedad de la renovación de este órgano radica en que por primera vez cuatro miembros los escogen las Corts y dos el Consell después del cambio en la ley, frente a los tres y tres anteriores. Y, además, hasta ahora la presidencia era nombrada por el president de la Generalitat y en la próxima renovación al presidente del CJC lo eligen ya los miembros del consejo. Margarita Soler puede renovar por un mandato más.

También está pendiente de poner nuevas caras al Consejo Rector de los medios de comunicación públicos y a dos de ellos los tiene que nombrar el Consell de l'Audiovisual

decoration

También están pendientes de renovación otros órganos como el Consejo de Transparencia que lleva años en interinidad y que tampoco ha hecho al Botànic correr demasiado para su renovación pese al disgusto de algunos de sus integrantes. Además, este órgano tiene una complejidad añadida para su renovación ya que la nueva ley deja en tres los representantes frente a los cinco anteriores. Una modificación que llegará acompañada de novedades como el sueldo que percibirán los miembros del Consell de Transparencia con cargo equiparable al de director general. También está pendiente poner nuevas caras al Consejo Rector de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicacióny dos de ellos los tiene que nombrar el Consell de l'Audiovisual. La presidencia del Consell Rector, que ostenta Mar Iglesias, lleva más año y medio en situación de interinidad y el nombramiento de su relevo debe salir del consejo rector que está pendiente de renovación. 

Compartir el artículo

stats