Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El poniente traerá otra ola de calor

Emergencias decreta la alerta por el incremento de las temperaturas y el descenso de la humedad

Estación del Norte, donde ayer ya se bajó la refrigeración. | G.CABALLERO

Sin que las altas temperaturas hayan dado una tregua este verano, la Agencia Española de Meteorología anuncia para este viernes la entrada de otro episodio tórrido por el fuerte viento de poniente. La masa de aire cálido provocará un importante ascenso de las máximas y las mínimas, que se mantendrá hasta el domingo día 14 para descender de forma moderada a partir del lunes. La fuerte bajada de la humedad relativa ha activado todas las alertas por riesgo de incendios forestales.

El Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat emitía a media mañana de ayer un aviso especial, incidiendo en que el sábado «será el día más complicado» en todo el territorio. Además, advertía sobre la posibilidad de fenómenos tormentosos en los interiores de Castellón y Valencia.

Desde el 112 se recordaba a la población la necesidad de evitar la exposición al sol en las horas centrales del día o la práctica de actividades deportivas en los momentos de mayor calor.

Entre los consejos, utilizar protectores solares, ingerir líquidos sin alcohol ni cafeína o tener precaución con enfermos, niños pequeños y mascotas en el interior de los vehículos. La concatenación de olas de calor terrestres y también las marinas ha convertido este verano en un infierno, con noches además sofocantes.

De hecho, el litoral vivió otra tórrida madrugada donde no se bajó de los 25 grados en buena parte de la costa. La ciudad de València registró la mínima más elevada con 25,7 grados. Por su parte, el observatorio de la Universitat Politècnica de València y el aeropuerto de Manises se quedaron en 25,2 º C, mientras que en puntos como Miramar y Sagunt sufrieron 25,1 ºC y otros 25 º C en localidades como Pego.

Polvo en suspensión también

Mañana viernes, de 13 a 21 horas, se ha decretado ya la alerta naranja por máximas que podrían llegar a los 40 grados en el interior y litoral sur de la provincia de Valencia, según la Aemet.

En el interior y litoral norte de Valencia el nivel será amarillo con máximas de 38 grados y que puntualmente podrían dispararse hasta los 39 grados. El fuerte calor no llegará solo, pues se espera también polvo en suspensión procedente del norte de África, lo que augura complicaciones para las personas con problemas respiratorios.

Compartir el artículo

stats