Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las residencias exigen rapidez en homologar títulos para tener más enfermeras

El colegio profesional de València denunciará a varias centros de mayores por contratar a personas sin titulación adaptada

Foto de archivo de una trabajadora ayudando a un hombre en una residencia valenciana. GONZALO SÁNCHEZ. VALÈNCIA

«¿Qué hay residencias que han contratado a enfermeras que aún no tienen el título homologado? Seguro, pero antes de quedarse sin cubrir una vacante, lo habrán hecho aunque no se pueda, porque no hay más opciones, no hay personal y no es porque se les pague poco. Venimos alertando del problema y no se ha hecho nada». Con este razonamiento, excusaba ayer José María Toro, presidente de la patronal de las residencias de mayores de la Comunitat Valenciana, el que haya centros que tengan contratadas a enfermeras extranjeras con el título aún sin homologar y sin colegiar, requisitos establecidos por ley. 

La denuncia de que esto estaba sucediendo la hizo ayer el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (Coenv) que recordó la obligación legal de tener el título homologado y la colegiación para poder trabajar en España. Desde el colegio profesional se había detectado que en varias residencias de mayores se habían saltado esta prerrogativa y habían contratado a enfermeras de Venezuela, Uruguay, Ecuador o Bulgaria sin todos los papeles en regla, una situación que iban a denunciar ya que se estaba cometiendo «una ilegalidad grave» tanto por parte de la persona contratada «como de la empresa que contrata».

Así, estas trabajadoras «no se hallan en el listado oficial del colegio oficial y no disponen del número de adscripción colegial correspondiente ni de la póliza del seguro de responsabilidad civil que debe cubrir el desarrollo de su trabajo. Esta ilegalidad supone un intrusismo para los profesionales y afecta a la seguridad de la población usuaria», se quejaban ayer desde elCoenv. 

Detectan contratos irregulares con trabajadores de Venezuela, Bulgaria y Ecuador

decoration

En los casos detectados por el colegio profesional hay desde personas «que no han iniciado los trámites de homologación, que aún no les ha llegado el documento acreditativo o porque carecen de estudios de Enfermería», especificaron. 

Por parte de la patronal, y reconociendo que la situación no era la más adecuada, recordaban que esta era la salida que quedaba cuando la falta de profesionales que ya se viene arrastrando desde hace tiempo se ha agudizado este verano (como reconoció en su día el propio conseller de Sanidad, Miguel Mínguez).

Acortar tiempos

«Pese a ello no se han tomado ninguna de las medidas que llevamos pidiendo para solventarlo», se quejaba ayer Toro, entre ellas algunas directamente relacionadas con esta situación denunciada por el colegio de Enfermería como acortar los tiempos que lleva homologar un título («que pueden llegar a dos años», según Toro) o permitir la contratación de personas que ya hayan iniciado los trámites como se hizo durante lo peor de la pandemia de covid-19. 

«No fueron las únicas. Pedimos también aumentar la cifra de plazas formativas, contratar a personal de último año o que el trabajo en las residencias compute también después para las bolsas de trabajo público, pero ninguna se ha puesto en marcha y ahora nos encontramos con este problema», añadía el presidente de la patronal. 

Y no es un problema de dinero. Según Toro, en las últimas ofertas de empleo que se han lanzado desde las residencias de mayores, se estaba casi duplicando el sueldo base que establece el convenio para las enfermeras: «un 75 % por encima, de los 19.000 establecidos a 33.000 euros y aún así no se quedan», añadía. 

Flexibilidad de contratación en pandemia

La contratación de personal sanitario con estudios pero sin títulos homologados en el país no es algo nuevo y se viene repitiendo en los últimos veranos ante la escasez de profesionales, médicos y de enfermería, que este año se ha agravado. De hecho, en veranos anteriores se llegó a detectar la contratación de médicos sin MIR en la administración pública para cubrir bajas y plazas vacantes en puestos de difícil cobertura pese a que los años de especialización vía residencia son requisito imprescindible para trabajar en la sanidad pública. 

La administración también se ha saltado sus propias normas en el contexto de la pandemia de covid-19, cuando todas las manos eran pocas en el sistema sanitario. Se contrató a personas haciendo residencia o de último año de grado para trabajar.

Compartir el artículo

stats