Las consecuencias del terrible incendio que desde el pasado sábado ha quemado ya más de 7.000 hectáreas en la Vall d'Ebo son visibles desde el espacio. Las imágenes captadas hoy por el satélite Terra de la NASA permiten ver con claridad la densa columna de humo originada por este incendio forestal.

La pluma de humo avanza a medida que el monte arde. El viento está empujando el humo hacia la costa y, tal como se puede observar, ya ha superado la línea costera. De hecho, la densa humareda se dirige hacia las islas baleares, concretamente Ibiza y Formentera. Si no cambian los vientos, es probable que en apenas unas horas las nubes de humo y ceniza lleguen a las Pitiüses.

Por el momento, el incendio ya ha obligado a desalojar cinco municipios más y se acerca al límite con la provincia de Valencia. De hecho, ya han evacuado a 1.000 personas de una urbanización de Villalonga.