Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Dormimos al raso para cuidar a los animales"

Los vecinos de Pla de Petracos hicieron guardias hasta que el fuego se les echó encima

"Dormimos al raso para cuidar a los animales"

Jacob y su esposa recogen las mantas y las esterillas. «Hemos dormido al raso, pero en algún momento también nos metemos en el coche y descansamos allí». Esta pareja, que vive desde hace una década en una casa de la partida de Pla de Petracos (Castell de Castells), lleva desalojada desde la madrugada del domingo al lunes. «Salimos por el camino entre las llamas. Había fuego a un lado y otro», recuerda Jacob. Escaparon con sus animales. Los tienen dentro de un cercado y bajo una enorme y preciosa carrasca. Ellos hacen estos días vida a la intemperie. «Podríamos ir al pueblo, pero preferimos quedarnos aquí hasta que podamos volver a nuestra casa. Hoy ya he caminado hasta las pinturas (se refiere a las pinturas rupestres de Pla de Petracos). Toda la montaña está quemada. Es la segunda vez que esta zona se quema en tres años».

Este vecino recuerda que la noche del sábado, al iniciarse por un rayo el incendio de la Vall d’Ebo, ya empezaron a preocuparse. «Veíamos un resplandor a lo lejos. Hay seis casas en la zona y decidimos hacer guardias. Cada hora le tocaba a un vecino». Fue su mujer la que vio que el fuego se les echaba encima. El fuerte viento hizo que avanzara con gran rapidez. «Ella nos avisó de que las llamas ya estaban aquí. También llegó la Guardia Civil y empezó a desalojar. Mi madre, que tiene 86 años, salió conduciendo entre las llamas».

Compartir el artículo

stats