Los incendios de Vall d'Ebo y Bejís han devorado ya más de 15.000 hectáreas y han obligado a la evacuación de más de 2.000 personas. Es el balance que ha realizado este miércoles el president de la Generalitat, Ximo Puig, tras la reunión del Cecopi (el órgano de coordinación frente a los incendios forestales) en el que ha indicado que son más de un millar de personas y 50 medios aéreos los que trabajan para la extinción del fuego.

Puig ha señalado que el parte meteorológico es "muy negativo" por la mañana, con un viento cambiante, aunque ha situado la "esperanza" en que por la tarde se puedan producir lluvias y tormentas. "Ayudaría de forma muy positiva", ha indicado el jefe del Consell, "lo que necesitamos es apagar el fuego".

De hecho, fue el viento durante la noche del martes al miércoles el que provoco un "cambio absolutamente imprevisto" en el caso del incendio de Bejís. Así, ha señalado que cuando abandonó el Puesto de Mando Avanzado a las 12 de la noche "no había previsión que se trasladara el viento hacia Sacañet", pero fue a las dos de la madrugada cuando hubo una "disrupción" del viento que cambió de dirección y provocó la evacuación de esta localidad. También ha indicado que está afectando ya al término municipal de Alcublas, en la provincia de Valencia.

El incendio de Bejís ha consumido ya cerca de 4.000 hectáreas y cuenta con un perímetro muy amplio, de 50 kilómetros, "que hace muy difícil controlarlo todo por medios terrestres". En este caso, Puig ha indicado que están "pendientes de la evolución autovía A-23". De momento, ha dicho, "no hay ninguna afección directa", pero si se dirigiera hacia esta "habría que tomar las decisiones oportunas".

En este incendio se vivió el martes por la tarde una de las situaciones más peligrosas: la de un tren que se vio rodeado por las llamas y tuvo que dar marcha atrás. De este, ha indicado que las decisiones de cortar o no el tráfico "corresponde dirección técnica del incendio" y que Renfe ha abierto una investigación. Así, ha expresado que todo parece indicar que la conductora "actuó de una manera correcta y preventiva, autorizada por sus mandos volver hacia Sagunt y hacia Caudiel" y que la situación está "judicializada". En este, varias personas resultaron heridas por quemaduras. Entre ellas, la más grave es una mujer de 58 años que sigue ingresada por quemaduras.

Sobre las evacuaciones, el jefe del Consell ha indicado que lo importante es "la seguridad de las personas que no tienen otro domicilio o que necesitan algún apoyo social". Así, de las 2000 personas evacuadas, hay un centenar de personas que están en los albergues habilitados por Cruz Roja. "Lo más importante en este incendio y en el resto es la garantía de seguridad de las personas, muchas de las evacuaciones son preventivas", ha añadido al tiempo que ha señalado que en esa seguridad también está evitar respirar humo.