La lluvia caída esta pasada noche y madrugada sobre la zona afectada por el incendio de Bejís ha resultado más que un alivio. Las precipitaciones no han sido excesivamente abundantes, entre 14 y 20 mm, pero suficientes para casi hacer desaparecer la llama del siniestro.

Aún así, no hay cantar victoria porque, según especifica el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat Valenciana, "hay zonas muy calientes" en todo el perímetro del incendio. Pese a esto, las condiciones son mucho más favorables que días atrás.

A primera hora se ha reanudado el trabajo de los medios aéreos. Los terrestres llevan toda la noche sobre el terreno, atacando el fuego.

Incendio en la Vall d'Ebo

A kilómetros de distancia, la otra gran zona afectada por el fuego, la de la Vall d'Ebo, también se benefició ayer por la tarde de la lluvia. Otra tormenta dejó precipitaciones suficientes como para sofocar en gran parte las llamas y muchos desalojados ya pueden empezar a volver a sus casas.

226

El incendio de Bejís, en imágenes Levante-EMV

No obstante, los trabajos de extinción de este siniestro continuarán también hoy. Esta jornada, la del jueves, se prevé clave para acabar definitivamente con ambos incendios.

Por otra parte, los efectivos siguen trabajando en el nuevo incendio que se declaró ayer como consecuencia de la caída de un rayo en la zona de Covalta, en Albaida. El fuego sigue activo, según detalla esta mañana el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat.