La humareda que se retomó en la tarde de este jueves desde el incendio originado en Bejís provocó que el Puesto de Mando Avanzado decretase el confinamiento preventivo de las localidades de Alcublas y Andilla, en la comarca de Los Serranos, ya en la provincia de Valencia. Los núcleos de población están por el momento fuera de peligro fuego, que está a las puertas de la Sierra Calderona, donde la situación es muy complicada, según los servicios de emergencia. El primer anuncio de confinamiento fue a las tres de la tarde, mientras que sobre las cinco de la tardes se decidió también el desalojo de las pedanías de Artaj, Oset y La Pobleta, las tres pertenecientes a Andilla, "por afectación del humo del incendio", según emergencias.

El incendio forestal se ha producido en unas fechas muy marcadas en el calendario de Alcublas y Andilla, que celebraban fiestas. En Alcublas, la solidaridad vecinal fue la clave de la jornada. Los festeros fueron repartiendo este jueves casa por casa la merienda para los jubilados que estaba prevista para por la tarde. Ese tradicional acto fue el primero que se suspendió, pero lo siguieron durante el resto de la tarde y la noche otras celebraciones, como un concurso de paellas que quedó frustrado y diversos festejos taurinos.

La población de Alcublas se encuentra normalmente en los 600 habitantes, pero a causa de las fiestas se encuentran rondando los 3.000, ya que muchos familiares que viven en la capital y otras ciudades más grandes regresan al municipio para estos días de verano. Alcublas está rodeado de campos de almendros, por lo que existe una barrera de protección relativamente buena a la hora de frenar una posible llegada del fuego.

Andilla pide gestionar mejor los montes

La población de Andilla recogió la orden de confinamiento con mucha preocupación. La situación recuerda al gravísimo incendio de 2012, que calcinó gran parte de la comarca. Como en Alcublas, el humo ha cogido a Andilla en plenas fiestas veraniegas, que tienen su culmen el día 24 de agosto. La población habitual es de 319 habitantes, ahora triplicada. “La carretera estos días está muy frecuentada y es mejor no correr riesgos. De todas formas, esto no pinta bien”, explicó ayer a Levante-EMV la alcaldesa de la población, Consuelo Alfonso

Cruz Roja preparaba ayer instalación de un albergue en el Centro Polivalente de Villar del Arzobispo para acoger a los desalojados de tres pedanías de Andilla (Artaj, Oset y La Pobleta).

"Hay que acabar ya con los incendios de sexta generación, un bosque trabajado no se quema”, dice la alcaldesa de Andilla

“En línea recta, las llamas alcanzarían rápidamente las calles de Andilla si cogen un barranco”, afirma Alfonso, que es también la presidenta de la Asociación de Municipios Forestales de la Comunitat Valenciana (Amufor). Es una voz autorizada para razonar porqué el fuego es tan recurrente. “La cuestión es que hay que gestionar los montes. Hablamos de interactuar. No hay que descubrir nada, porque ya lo hacían nuestros abuelos. Hay que acabar ya con los incendios de sexta generación. Un bosque trabajado no se quema”, apostilla. 

El fuego que bordea Andilla y a Alcublas “no tiene la misma virulencia que el de 2012”, asegura Consuelo Alfonso. “Está quemando parte de lo que se quemó en 1993 y también en 2012”.