Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las emergencias son del 'president'

Puig centraliza la comunicación del Consell durante los incendios igual que hizo durante la pandemia

Puig preside las reuniones del Centro de Coordinación Operativa de los incendios

Los incendios de Bejís y la Vall d'Ebo de la última semana se suman a la lista de emergencias que han marcado el devenir de la legislatura que se inició en 2019. Temporales como el de Filomena, inundaciones como las de la Vega Baja o la pandemia del covid han hecho que la labor del Consell haya quedado copada en muchos momentos a la gestión de las urgencias. La variabilidad de sus causas y respuestas es amplia y, sin embargo, hay un elemento en común en todas ellas: la portavocía del gobierno valenciano ha acabado recayendo en Ximo Puig.

Cuando las emergencias han golpeado a la Comunitat Valenciana, la comunicación se ha centralizado en el Palau. Si hasta el lunes las principales informaciones de la evolución de los incendios las ofrecía Gabriela Bravo, consellera de Justicia e Interior y responsable de las competencias del 112 y Emergencias, ese mismo día, con el avance extraordinario del fuego en Bejís y Vall d'Ebo se cambió de estrategia y fue Puig quien presidió la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integral.

Desde entonces, es el jefe del Consell quien emite los principales avances y responde a la prensa sobre la evolución del fuego y sus consecuencias como, por ejemplo, todo lo relacionado con el incidente del tren. Esta semana lo está haciendo con dos atenciones a medios tras las reuniones del Cecopi, una por la mañana y otra al finalizar la jornada, así como varias entrevistas en radios y televisiones.

La situación no es nueva en el ejecutivo autonómico. También durante la pandemia, especialmente tras el verano de 2020, Puig se convirtió en la principal voz del Consell para anunciar las medidas restrictivas por encima de su consellera de Sanidad, entonces Ana Barceló. Lo hizo pese a los consejos de algunos de sus colaboradores que pedían que redujera su exposición ante la posibilidad de achicharrarse ante la opinión pública y las críticas de sus socios de gobierno que le reprocharon un exceso de presidencialismo.

Ir con el incendio controlado

Si en aquellos meses hubo quejas, que obligaron a reconfigurar el órgano de toma de decisiones para que incluyera a las conselleries de Compromís y Unides Podem (la llamada Mesa Interdepartamental), en esta ocasión los compañeros de gobierno aceptan el papel protagonista del 'president'. "No molestar" es una de las máximas que se ha instalado en los cargos de Compromís donde insisten en dejar trabajar a los medios de extinción, estar informados "por si se puede colaborar de alguna manera" y pensar medidas para el post-incendio.

La vicepresidenta de la Generalitat, Aitana Mas, acude a una reunión del Puesto de Mando Avanzado en Bejís.

La vicepresidenta Aitana Mas ha sido una de las pocas responsables de la formación valencianista que ha estado en las reuniones del Cecopi, un órgano en el que no está incluido el otro vicepresidente, Héctor Illueca. Sin embargo, más allá de estos encuentros y mensajes en redes sociales (uno de los últimos criticando que hubiera "políticos intentando ganar votos con el drama de los incendios" ante las críticas de la oposición), ha mantenido un perfil bajo, en segundo plano, pese a contar oficialmente con el papel de portavoz del Consell.

Pero en el menú de las ausencias, si una ha llamado la atención en Compromís ha sido la de la consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Mireia Mollà. La ilicitana no ha acudido en ningún momento al Puesto de Mando Avanzado ni en la Vall d'Ebo ni en Bejís pese a contar con competencias en prevención de incendio y en medio natural. Sin embargo, en su equipo justifican la ausencia como una forma de proceder, que se encuentra siguiendo «al minuto» todas las evoluciones y que acudirá a las zonas afectadas «una vez el incendio esté controlado». «A nosotros nos toca el postincendio, para apagarlos ya hay mucha gente», señalan. 

Compartir el artículo

stats