Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis económica

Las familias que se acogen a la ley de segunda oportunidad por no poder pagar sus deudas se quintuplican desde 2015

Más de 1.500 personas se han acogido a la ley desde su creación hace siete años | Los procedimientos monitorios para reclamar deudas por la vía civil tampoco paran de crecer y suman 18.300 en 2021

Imagen de archivo de una persona embargada Germán Caballero

Los valencianos acogidos a la ley de segunda oportunidad, para la cual hay que declararse en quiebra por no poder pagar tus deudas, se han multiplicado por cinco en siete años. Esta ley, que España adoptó en 2015 tras una recomendación europea, todavía sigue siendo una vía minoritaria para las personas endeudadas, pero crece sin parar cada año.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en el año 2020 hubo 517 familias y 100 empresas que se acogieron a esta ley. Hace siete años, cuando se aprobó la norma y todavía era desconocida, hubo 107 familias y 28 empresas que se acogieron. Desde su creación hay registradas 1.577 familias y 311 empresas declaradas en quiebra por no poder pagar sus deudas.

Tampoco paran de crecer en los últimos años los procedimientos monitorios -la forma más común para negociar o reclamar deudas por la vía civil-. El año pasado hubo 18.831 procesos, según datos del Consejo General del Poder Judicial. Carlos Torreño, letrado especialista en el tema de Torreño Lerma Abogados, explica que prevén una gran subida el próximo año. "Estamos viendo el mismo chispeo que hubo antes de la crisis de 2007". Afirma Torreño.

La ley 25/2015 o "ley de segunda oportunidad" es un mecanismo para la reducción de deudas. Para acogerse, una persona debe declararse en quiebra y con la imposibilidad de pagar lo que debe, y los despachos de abogados como Repara tu Deuda prometen dejar a la persona totalmente libre de cargas en un proceso que puede durar año y medio.

"Los fondos buitre están desvalijando España"

Carlos Torreño - Abogado

decoration

Pero Torreño explica que no es tan sencillo. "Hay que dejar claro a la gente que esta ley no es la panacea, y yo recomendaría a las familias que se lean la letra pequeña". La letra pequeña es la siguiente: es cierto que la ley te puede dejar libre de deudas, pero solo durante un plazo de cinco años, "si en ese tiempo tu fortuna ha aumentado sustancialmente -por una herencia, por ejemplo- pueden volver a reclamarte las deudas por la vía judicial". Es decir, que puede ser una solución transitoria para el problema de los impagos.

Alicia García, abogada del despacho Repara tu Deuda y especialista en ley de segunda oportunidad, asegura que "el crecimiento de clientes este año es exponencial", y teme un invierno duro. El último cambio de la ley concursal, que entra en vigor este lunes, ha facilitado el proceso para que las personas se puedan acoger a esta norma.

Antes era necesario solicitar un mediador concursal que negociara en tu nombre para intentar un acuerdo de pagos. Si ese acuerdo no resultaba, entonces pasabas a la vía judicial. Ahora mismo la persona -si cumple los requisitos económicos- llega al juzgado directamente al presentar un "concurso voluntario". "En ese momento, si todo va bien, conseguimos que se cancelen las deudas. En la práctica se han acortado los plazos", dice García.

Otra novedad que agilizará los procesos es que todos los procedimientos se realizarán a través de los juzgados mercantiles, mucho más especializados en estos casos. Antes se derivaba muchos de ellos a los juzgados de primera instancia, ahora "llegará a juzgados con más bagaje en estos temas que resolverán previsiblemente en mucho menos tiempo", dice García.

"Los fondos buitre no perdonan"

Al despacho de Carlos Torreño -especialista en negociación y reclamación de deudas por monitorios- no paran de llegar casos de fondos buitre. "Los fondos están desvalijando España. Llegan muchos casos de personas a las que les vuelven a reclamar una deuda de hace 15 años ¿Por qué? Porque su banco vendió la deuda a otro banco, este a otro y luego a un fondo irlandés. Y estos sí que no perdonan", cuenta.

Torreño utiliza ejemplos que ha visto en su despacho. "Un fondo que ha comprado un paquete de deuda de dos millones por medio millón de euros. Y quiere cobrarla a toda costa, porque estas personas no van a perder dinero. Compran carteras tan grandes que ni siquiera saben realmente lo que tienen". Esa es la tónica, bancos que se deshicieron de sus deudas y ahora están en manos de fondos buitre extranjeros.

Una persona señala una factura de la luz en la nevera de su casa. Loyola Pérez de Villegas Muñiz

Esa es la mayoría. Pero también hay muchas personas afectadas por las famosas "tarjetas revolving" con intereses abusivos. Y sobre todo, un aumento de empresas con deudas de varios miles de euros impagados, una situación cada vez más común. Torreño estima que los procedimientos de reclamación de deudas han subido un 30 % solo este año.

"Hablamos de impagos a empresas locales y que son tejido productivo y pymes españolas. Eso irá a más porque la economía española está yendo para atrás y todas las empresas notan la inflación. Estamos entrando en un momento en que se está nublando mucho el cielo. Ya vemos los primeros impagos y hay mucha deuda en los cajones que, cuando todo va bien nadie reclama, pero si la rueda no gira todos quieren cobrar", sentencia Torreño.

Compartir el artículo

stats