Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rebaja fiscal andaluza beneficiaría a más de 22.000 grandes fortunas valencianas

El número de rentas altas favorecidas por la eliminación del impuesto de Patrimonio superaría en seis mil a la autonomía de Moreno Bonilla y la iniciativa calienta el debate de política general

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en Sevilla.

La fiscalidad se ha adueñado del debate político estatal y valenciano en un contexto de penurias al alza. Con la cesta de la compra disparada, la inflación en cifras que no se recordaban y la constatación por la movilización en Rusia de que la guerra de Ucrania no va a tener un pronto final, los estímulos tributarios se han convertido en el gancho de gobernantes y oposición para tratar de cautivar al electorado con el horizonte ya cercano de las elecciones autonómicas de 2023 y las generales de final de año. 

El debate tributario siempre ha estado activo. Es uno de los ejes del discurso del PP, también en la Comunitat Valenciana, que defiende una rebaja generalizada de impuestos. Ya hace un año que los populares presentaron una propuesta fiscal que eliminaba en la práctica entre otros el impuesto de Patrimonio, con una bonificación del 100% como hizo en su momento la Comunidad de Madrid y acaba de anunciar el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Los populares valencianos mantienen la eliminación de ese tributo y lo incluirán en su programa electoral. 

Esta bonificación del impuesto la rechazan los tres partidos del Botànic, PSPV, Compromís y Unides Podem. El presidente, Ximo Puig, cree que con su eliminación se perjudica a los que menos tienen.

En la Comunitat Valenciana pagan el impuesto del Patrimonio rentas que superan los 500.000 euros por lo que su eliminación beneficia a los grandes patrimonios, algo sobre lo que la izquierda no deja de poner el foco. Aunque la posición del PP no es única en toda España ya que el Gobierno de la Región de Murcia rechaza de momento bonificar en su totalidad el impuesto del Patrimonio, aunque acaba de poner en marcha otras rebajas fiscales. Cataluña es la autonomía donde más se recauda. Las dos únicas autonomías que han eliminado el impuesto son Madrid y Andalucía. Además, la hemeroteca señala que el impuesto, que gestionan las autonomías, lo eliminó un gobierno de Rodríguez Zapatero y lo recuperó otro de Mariano Rajoy.

La Generalitat ingresó 167 millones y el patrimonio medio que acumulan los 22.677 valencianos que pagaron el impuesto supera los tres millones de euros

decoration

La iniciativa de Moreno Bonilla permite que más de 16.000 grandes patrimonios andaluces se ahorren el pago de ese impuesto (19.000 lo declararon pero 16.000 pagaron alguna cantidad). Sin embargo, esa cifra sería aún superior en la Comunitat Valenciana, donde en 2021 hasta 22.677 personas pagaron por este impuesto, según datos de la Generalitat.

Unos pagos por los que la Generalitat ingresó 167 millones. El patrimonio medio que acumulan estos 22.677 valencianos supera los tres millones de euros. Es decir, la Comunitat Valenciana, con cinco millones de habitantes frente a los 8,4 de Andalucía, tiene más grandes fortunas que la autonomía que dirige Moreno Bonilla en situación de quedar exentas de pagar este gravamen.

En concreto, la eliminación del impuesto del Patrimonio beneficia a unas seis mil grandes fortunas más en la Comunitat Valenciana que las que se contabilizan en Andalucía. Respecto a que la Generalitat dejaría de ingresar 167 millones, la lógica que plantea el PP es que una baja fiscalidad beneficia la actividad económica y facilita, por tanto, la implantación de nuevos contribuyentes por lo que se compensa por otras vías ese dinero que se deja de ingresar. 

Ximo Puig y Juan Manuel Moreno Bonilla conversan en Barcelona

La fiscalidad está tan presente en el debate político valenciano que una de las intervenciones más esperadas del debate de Política General de la próxima semana es la de conocer el detalle de la reforma fiscal que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció a principios de mes para tratar de achicar el espacio a los populares que tienen entre sus ideas fuerzas la de la bajada de impuestos, aunque este siempre es un debate en el que hay que estudiar bien la letra pequeña y lo importante es identificar a quien se le bajarían los impuestos. 

Además, la rebaja impositiva de Moreno Bonilla, que busca, según ha dicho, facilitar la implantación de empresas en Andalucía y evitar que las que existen se puedan marchar, evidencia que el problema del dumping fiscal que el PP ha negado históricamente sí existe.

Moreno Bonilla busca evitar que grandes empresas abandonen Andalucía, algo que tradicionalmente ha denunciado el Consell valenciano, que puso en la diana al gobierno de la Comunidad Madrid por practicar una competencia desleal con la bajada de impuestos al calor de los mayores ingresos que permite el efecto capitalidad, y que autonomías infrafinanciadas como la valenciana no pueden acometer.

Puig ha rechazado acabar con el impuesto de patrimonio, mientras que ha abogado por conseguir una «cierta» armonización de impuestos

decoration

Puig rechaza acabar con el impuesto de Patrimonio y cree que es más necesaria una cierta armonización de impuestos deslocalizables, es decir los que puedan facilitar la salida de grandes patrimonios a otras autonomías, con el objetivo de frenar lo que se conoce como 'dumping fiscal'.

El ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, aseguró que la carrera de las autonomías por decretar rebajas impositivas es un «despropósito» y abogó por recentralizar impuestos, aunque esa finalmente no es la posición del Gobierno.

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, ha pedido al PP que detenga la «carrera absolutamente destructiva a la baja» en impuestos. Por su parte, Unidas Podemos y Compromís han reclamado al Ejecutivo medidas para evitar el «dumping fiscal»

Además, el choque con el Gobierno va en aumento. La Comunidad de Madrid que preside Isabel Díaz Ayuso prepara una Ley de defensa de la autonomía financiera que persigue blindar a la autonomía ante los numerosos llamamientos, también desde la Comunitat Valenciana, para una armonización fiscal por parte del Gobierno que evite esta escalada de rebajas impositivas que desde la óptica de la izquierda empeora la calidad de los servicios públicos porque resiente la recaudación.

La ministra Diana Morant asegura que el PP actúa al revés que Robin Hood

decoration

Por su parte, la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha cargado este miércoles contra las medidas fiscales que el PP está impulsando en Andalucía o Murcia, como la supresión del impuesto de Patrimonio o la rebaja del tramo autonómico del IRPF, y ha afirmado que responden a un modelo «anti-Robin Hood». «Con la que está cayendo en estos momentos siguen aplicando el mismo modelo. Esto es el anti-Robin Hood. Si Robin Hood le robaba el dinero a los ricos para repartirlos entre los pobres, el PP hace justo lo contrario, perdonarle los impuestos a los más ricos, a los multimillonarios», ha subrayado Morant. En este contexto el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aboga por armonizar impuestos.

Compartir el artículo

stats