Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Castell de Cabres a Torrent: el pleno del Consell se va de ruta

El Ejecutivo autonómico celebra fuera de València los primeros encuentros semanales del curso

El pleno del Consell viaja a Castell de Cabres para celebrar la reunión semanal la semana pasada.

Del pueblo menos habitado de la Comunitat Valenciana a la ciudad más grande del territorio autonómico más allá de las tres capitales de provincia y Elx. El pleno del Consell se instala en modo rotatorio. "Hacer territorio", explican fuentes de la Generalitat al respecto. Este viernes será la tercera semana consecutiva en la que el gobierno valenciano se reúna más allá de València y los espacios habituales del Palau.

El Ejecutivo autonómico abrió el curso en Alcoi y Vall d'Ebo con su seminario semestral en un guiño a la zona afectada por los incendios; la semana siguiente se fue a Castell de Cabres con apenas 22 habitantes censados para aprobar el Anteproyecto de Ley de Despoblación y esta semana celebrará su habitual pleno en Torrent, la localidad más grande después de València, Alicante, Elx y Castelló.

Esta vez se hará sin un motivo concreto más allá del esgrimido "hacer territorio". "El Consell se reúne en todo el territorio valenciano cuando lo considera, no es necesario un motivo especial, si lo hay mejor", insisten fuentes del Ejecutivo autonómico que señalan la elección de la ciudad torrentina por su tamaño en población y porque hasta ahora no se había celebrado ningún encuentro del Consell en esta como sí en Castelló o Alicante.

La celebración en Torrent de este viernes no será la última parada antes del 9 d'Octubre. La próxima semana se está trabajando para que la reunión sea en Crevillent como conmemoración del Año Benlliure mientras que la siguiente, la previa al día grande de la Comunitat Valenciana, se tienen puestos los ojos en que se celebre en Alicante. Pero no tiene por qué acabar el 10 de octubre sino que se prevé continuar en otros municipios.

Se descarta hacer una reglamentación al respecto que ordene una cuestión que está en la voluntad del propio Ejecutivo y sus integrantes. "Se puede hacer en cualquiera de los 542 municipios de la Comunitat Valenciana", remarcan. Tampoco se trata de establecer una rutina. Habrá salidas a otras ciudades como se ha venido haciendo hasta ahora con diferentes motivos y también habrá semanas en las que se celebre en València como ocurría habitualmente. No se busca un patrón, sino dar "normalidad" por la vía de los hechos a la descentralización que reclama el Consell al Estado.

El objetivo es trasladar el trabajo de la Generalitat a la gente, que se vea que el Consell no es una cuestión que ocurre en los palacios del siglo XVI y XVII de la capital del Turia sino que también llega a las diferentes localidades. Porque no se trata de celebrar solo la reunión (y la consiguiente rueda de prensa de la portavoz) sino que cada pleno va acompañado de una agenda complementaria, con actos, recepciones y visitas.

Compartir el artículo

stats