En pleno debate de los impuestos en la comunidades autónomas, si más, menos o eliminar alguno de ellos, el resultado de la caja de la Generalitat muestra, de momento, un incremento de la recaudación en los seis primeros meses de 2022. Según el balance de tesorería de la Conselleria de Hacienda de la primera mitad del 2022, la Comunitat Valenciana ha recaudado 600 millones más en tributos, tanto directos, indirectos como tasas y precios públicos que en el mismo periodo de 2021.

En total, en el primer semestre de este año, la inflación y el aumento de la actividad económica han elevado la recaudación de los 5.992 millones de euros de la primera mitad de 2021 a los 6.601 millones de este 2022. El aumento es del 10,1 %, una cifra similar a la de la inflación interanual en este periodo lo que también conlleva un aumento en la recepción de los impuestos indirectos, aquellos que se pagan al consumir o comprar un producto.

En este sentido, este tipo de tributos han aumentado su recaudación en más de 310 millones de euros, de los 3.485 millones de 2021 a los 3.794 recaudados en los primeros seis meses de 2022. Una parte importante de estos impuestos son realmente de competencia estatal que cede a las autonomías. Por ejemplo, el IVA. Este está cedido al 50 % a las comunidades. El Estado hace la recaudación y reparte según estimaciones a las autonomías mes a mes en lo que se conoce como entregas a cuenta.

En aquellos que son exclusivamente de la Generalitat y, por lo tanto, es el Consell el que determina sus diferentes tipos, la recaudación ha aumentado (ya con datos de agosto) un 30 % respecto al mismo periodo del año anterior. Son los tributos del juego, algunos medioambientales, el de actos jurídicos documentales o los tan citados en los últimos días: de sucesiones, donaciones y patrimonio. En total, 1.555 millones por los 1.192 recaudados en 2021.

¿Y en los impuestos directos autonómicos que se encuentran en pleno candor del debate cuánto se ha recaudado? Según los datos de la Agència Tributària Valenciana, los tributos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio han supuesto a las arcas autonómicas unos 240 millones. Son 30 más que los recaudados en 2021, un 12 % más que en los primeros ocho meses de 2021.

Te puede interesar:

El informe de la tesorería de la Generalitat no se queda solo en los ingresos. También en los gastos. Son la otra cara de la moneda. Porque los ingresos aumentan, pero más lo hacen los gastos. Así, por ejemplo, en los seis primeros meses de 2022 el gasto en Educación y Sanidad se ha incrementado en 150 y 400 millones de euros respecto a 2021: de 2.176 a 2.337 y de 3.716 a 4.107 millones.

De hecho, pese el aumento en la recaudación de impuestos (y de otros ingresos como las transferencias y activos financieros que alzan el total en más de 1.000 millones) no cubren la subida de los gastos. Así, en los seis primeros meses de 2022 se han efectuado pagos por valor de 14.000 millones de euros por los 11.950 millones que se habían gastado en 2021. Estas diferencias entre los aumentos de gastos e ingresos evidencia el desfase que tiene la Generalitat: en seis meses este escalón es de 1.100 millones que irán a parar a la deuda.