Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los municipios podrán fijar el precio de la tasa turística según alojamientos sin superar los dos euros

El Botànic cierra el período de enmiendas y prevé aprobar la ley en el pleno de las Corts antes de fin de año

La ley de tasa turística no entrará en vigor hasta después de las elecciones

Los municipios que asuman voluntariamente la implantación de la tasa turística en la Comunitat Valenciana podrán además establecer recargos en algunos de los tramos que se fijan para las diferentes categorías de establecimientos hoteleros según sus circunstancias o peculiaridades, según recoge una enmienda pactada por los partidos del Botànic que se ha conocido este viernes.

Pero no podrán sobrepasar el tope de dos euros por noche que recogerá la ley, que el Botànic espera tener aprobada antes de que acabe el año. La proposición de ley recoge que los hoteles y apartamentos de cinco estrellas y gran lujo y los de cuatro superior deberán de cobrar por persona y día dos euros, mientras los de cuatro estrellas y tres superior, 1,5 euros. Para los de 1, 2 y tres estrellas el precio es de un euro. Lo mismo ocurre para los hoteles y casas rurales, viviendas y albergues turísticos. En el caso de los cruceros y yates turísticos, el precio se fija en 1,5 euros. Los cámpings, 0,5 euros, igual que hostales y pensiones así como albergues categoría estandard.

Este viernes se ha cerrado el plazo de enmiendas que los grupos parlamentarios podían presentar a la proposición de ley, que ahora pasará a comisión y después a pleno. La posibilidad de que los ayuntamientos puedan optar voluntariamente a la tasa y que puedan establecer recargos ya se conocía, pero ahora lo que queda pactado es el texto definitivo en forma de enmienda.

El documento acordado por las fuerzas de izquierda señala que los ayuntamientos podrán establecer, en ejecución de su autonomía municipal, un recargo sobre el impuesto valenciano a las estancias turísticas. Este recargo se exigirá a los mismos sujetos pasivos y en los mismos casos contemplados en la normativa reguladora del impuesto y consistirá en un porcentaje sobre la cuota integra de hasta un máximo del 100%. Los ayuntamientos establecerán el recargo mediante una ordenanza.

Las competencias para su aplicación, recaudación y potestad sancionadora corresponderán a la Agencia Tributaria Valenciana, de acuerdo con la normativa reguladora del tributos propios de la Comunidad Valenciana.

Mientras, la patronal Hosbec alerta de que mientras el Consell critica el ‘dumping fiscal’ entre autonomías, el Botànic lo hace posible entre municipios por la tasa turística. Hosbec solicitó este viernes al grupo parlamentario socialista que, en el trámite de enmiendas, solicitara la suspensión de los trámites.

Desde Hosbec aseguran que el debate de actualidad sobre la fiscalidad y los impuestos sirve de nuevo la justificación para pedir en el trámite de enmiendas la retirada de la Proposición de Ley ya que mientras en el ámbito nacional es está debatiendo sobre el ‘dumping fiscal’ o la competencia vía impuestos entre autonomías, el parlamento valenciano va a abrir esa posibilidad entre ayuntamientos para que unos si y otros no implanten un nuevo impuesto turístico. Es cuanto menos desconcertante y una discrepancia de criterio entre unos impuestos y otros que no encuentra justificación, añade la patronal del sector. 

Hosbec destaca en la carta que ha remitido al Grupo Parlamentario Socialista que la evolución de la economía española y europea en los últimos seis meses no es la mejor mientras se está tramitando esta Proposición de Ley que consideran desfavorable. Añaden que lo más aconsejable es aplazar esta tramitación hasta que la normalidad haya vuelto a los mercados, a la inflación, a los tipos de interés y a la capacidad de gasto de los consumidores. 

 En un escenario en el que se tienen que bajar impuestos directos para poder atender el alza de los precios de servicios tan básicos como la energía o la alimentación no cabe esta tramitación ni este impuesto. El sector hotelero no puede trasladar al mercado, a sus tarifas, el incremento de sus costes, sostienen, porque continúa perdiendo competitividad día a día.

Compartir el artículo

stats