Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís y Unides Podem reclaman subir impuestos a las rentas altas

Los socios del Botànic piden compensar la pérdida de recaudación por la bajada del IRPF tras el anuncio de Puig

Mas, Puig e Illueca se reúnen en el Palau durante el mes de agosto. Levante-EMV

La reforma fiscal planteada por Ximo Puig durante el Debate de Política General no es el modelo definitivo. "Queda todavía por negociar", avisan los socios de gobierno. No significa que enmienden la parte presentada, la rebaja del IRPF en el tramo autonómico y el aumento de las deducciones para rentas menores de 60.000 euros anuales, pero no quieren que se quede en lo expuesto en las Corts este martes. Quieren ir más allá y compensar la pérdida de recaudación que supone la bajada tributaria.

Tanto en Compromís como en Unides Podem están de acuerdo en que se bajen los impuestos a las personas con salarios más bajos y destacan que el plan desgranado nada tiene que ver con las propuestas hechas en autonomías como el PP donde el descenso de la presión fiscal ha ido hacia "los ricos", pero insisten en que se ha de dar un paso adelante en la "progresividad". Es precisamente sobre esas rentas más altas donde ponen sus ojos.

Lo ha expresado la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Aitana Mas, quien ha afirmado que la reforma fiscal anunciada "aún no está cerrada", sino que se tiene que "continuar perfilando", y ha defendido que para Compromís es importante que "se acentúe la progresividad". Mas ha señalado que conoció la noche de antes del debate sobre el estado de la Comunitat Valenciana la propuesta que iba a anunciar Puig y ha insistido en que continúan los trabajos para "mejorarla en la medida que sea posible".

En este sentido, la vicepresidenta ha insistido en la necesidad de que las personas con las rentas más altas hagan "mayores esfuerzos" a la hora de tributar, para así compensar que desde la Generalitat se pueda ayudar de manera directa a las familias que lo están "pasando mal" y a las clases medias. Ha indicado que es importante "equilibrar" la propuesta lanzada por el president: que las clases medias y bajas puedan tener una "ayuda extra" con la reforma tributaria, mientras que ha insistido en que para ello se centren los esfuerzos en las rentas altas.

También en la Vicepresidencia Segunda de la Generalitat que dirige Héctor Illueca, de Unides Podem, reclaman seguir la negociación de la reforma fiscal y ponen sus ojos en "aumentar la progresividad". Eso, en palabras más concretas y según fuentes de este departamento, es subir los impuestos a quienes más tienen. Llaman a que lo que se pierde por un sitio se compense por el otro, pero que esto puede ser más allá del IRPF.

"Queda el trabajo fino", explican fuentes de la Vicepresidencia Segunda en manos de Unides Podem

decoration

El campo de negociación que se abre es amplio, aseguran fuentes del área que dirigen los morados. No se trata solo de aumentar o bajar los tipos impositivos sobre el tramo autonómico del impuesto a la renta sino que hay varias alternativas. "Queda el trabajo fino", señalan fuentes de los morados. Una de ellas es tocar las deducciones, primar algunas o excluir otras del aumento del 10 % de su límite máximo. No todas afectan de la misma manera a las diferentes rentas. Las hay por residir en un municipio en despoblación, por familia numerosa o por acogimiento familiar. Cuáles primar o favorecer entrará en la negociación.

Pero también se mira a otros tributos, como el diputado de Unides Podem, Ferran Martínez, ha desgranado en su cuenta de Twitter: "Hay otros impuestos que gravan la riqueza y que deberían modificarse porque su aplicación es hoy todavía regresiva". Entre estos, fuentes de la formación morada apuntan al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que es el que grava la compraventa de viviendas con hipoteca, el de Sucesiones o el de Transmisiones Patrimoniales.

Esta negociación avanzará de forma paralela a la de los Presupuestos para 2023. Al fin y al cabo, cuánto se puede gastar (y dónde destinarlo) lo determinan los ingresos y los impuestos son el principal oxígeno de los servicios públicos. Es por ello que tanto Compromís como Unides Podem insisten en compensar la pérdida de recaudación que supone la reforma fiscal con el descenso del IRPF (unos 150 millones) con subir otros impuestos. "No podemos recaudar menos porque hay que mantener los mismos derechos o mejorarlos", insisten en Compromís.

En esa línea va uno de los puntos marcados en las propuestas de resolución presentadas por las tres formaciones de izquierdas y que se votarán este jueves en las Corts. "Continuar mejorando la progresividad y redistribución del sistema tributario valenciano a través de una nueva reforma fiscal que beneficie a las familias con rendas medias y bajas y con más contribución de las rentas altas", indica el texto. La primera parte es la anunciada por Puig. La segunda, ese remate final, es la negociación que se abre.

Compartir el artículo

stats