Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig anuncia una rebaja fiscal que incomoda al Gobierno e inflama el debate de impuestos

El Gobierno pide responsabilidad a las autonomías tras la propuesta y Feijóo reclama a Sánchez que la imite mientras Catalá la considera insuficiente - El jefe del Consell contrapone una bajada de impuestos a 1,3 millones de valencianos a los «regalos a ricos» que implantan Madrid y Andalucía

Puig anuncia medidas fiscales que beneficiarán a 1,3 millones de valencianos

Puig anuncia medidas fiscales que beneficiarán a 1,3 millones de valencianos GVA

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Puig anuncia medidas fiscales que beneficiarán a 1,3 millones de valencianos Carlos Alós

La propuesta fiscal presentada ayer por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que incluye rebajas a las rentas valencianas de menos de 60.000 euros, ha impactado de lleno en la agenda nacional y ha recrudecido el debate sobre los impuestos en España que lleva meses en el primer plano.

Hasta ahora competían dos modelos contrapuestos, el del PP, con bonificaciones tributarias y rebajas generalizadas, y el del PSOE, que considera que la eliminación de tributos, que plantean autonomías como Madrid o Andalucía, debilita el Estado del Bienestar en un momento de crisis por la inflación descontrolada.

Por eso, el desmarque de Ximo Puig, que ha anunciado rebajas para rentas de menos de 60.000 euros, irrumpe de lleno en el debate nacional e incomoda al Gobierno de España, reacio a tocar tramos del impuesto de la renta. 

El PP nacional dio la bienvenida a la propuesta de Puig e incluso su líder nacional, Alberto Núñez Feijóo, instó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a imitarla, aunque para los populares valencianos resulte insuficiente porque está muy lejos de la que su líder autonómico, Carlos Mazón, planteó ya hace un año y que supera los 1.500 millones de ahorro para los valencianos. 

El anuncio de Puig, que permitirá a los valencianos ahorrar 150 millones, generó un torbellino de declaraciones a derecha e izquierda. La agenda valenciana, al menos por un día, entraba de lleno en el debate nacional.

En ese contexto, el Gobierno pidió responsabilidad a las autonomías tras el anuncio de Puig y avisó que reducir ingresos se traduce en recortes. Desde el Gobierno y el PSOE se mantiene que la competencia fiscal resulta contraproducente. 

Una propuesta para la mayoría

Pero desde el Consell señalan que la propuesta está dentro de las competencias autonómicas y se muestran convencidos de que es el momento para la rebaja fiscal en plena escalada de precios. Una respuesta contra la inflación que beneficia a una mayoría de valencianos frente a la de Andalucía, que favorece al 0,2 % de los contribuyentes con la eliminación del impuesto de Patrimonio.

Desde el entorno de Puig aseguran que la iniciativa no va contra el Gobierno, sino a favor de la mayoría de los valencianos e insisten en que la iniciativa beneficia a 1,4 millones de valencianos, el 97 % de declarantes, frente a lo que consideran «regalos a los ricos» en Andalucía o Madrid.

No hacer nada a ocho meses de las elecciones autonómicas es dejarle el campo expedito al PP, apuntan. Los populares volvieron a insistir ayer en su propuesta, planteada por la síndica popular, María José Catalá, que instó a Puig a reunirse con Mazón para mejorar la iniciativa del presidente.

Pero el anuncio valenciano saltó pronto a la arena nacional. La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, eludió responder expresamente si el Ejecutivo está de acuerdo o no con la decisión de deflactar la tarifa del IRPF.

Pero el Gobierno ya no descarta rebajas del impuesto sobre la renta tras el anuncio valenciano. Con todo, la ministra no citó directamente a Puig. De manera genérica pidió responsabilidad a las autonomías porque si se reducen los ingresos llegarán los recortes.

No obstante, fuentes del Ejecutivo, según recoge la agencia Efe, han tratado de diferenciar la medida anunciada por Puig de la propuesta de deflactación de la tarifa del IRPF realizada por el PP. Incluso, desde el Gobierno se afirma que el presidente valenciano tiene toda la legitimidad para hacer lo que considere oportuno.

Pero la iniciativa de Puig sirve al discurso de los populares para denunciar la disparidad de criterios que manejan los barones socialistas y molesta de alguna forma al Gobierno que tenía previsto anunciar medidas similares esta semana. Al debate se suma la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que sostiene que mientras los socialistas rechazaban bajar impuestos, lo acaban haciendo por la vía de Puig, algo que Madrid ya promueve desde hace 18 años, señala.

44

Debate de Política General en las Corts M. Á. Montesinos/Germán Caballero

Inflación, la palabra más repetida

El anuncio se produjo ayer durante el discurso de Puig de una hora y 48 minutos y 200 folios en el que inflación fue la palabra más repetida, lo que evidencia cual es el principal temor del Consell ante la cercanía de las urnas.

Un discurso que, más allá de las 78 medidas anunciadas contra la inflación, encierra una receta política, la del refuerzo del escudo social para salir de la crisis generada por la guerra de Ucrania, medidas que Puig contrapone a las del PP. «Aquí no hay regalos fiscales a los más ricos, no vamos a mercadear con los impuestos, es un debate pernicioso para la sociedad. No al populismo fiscal, sí a la justicia social», ha planteado el jefe del Consell, en referencia a las bajadas de impuestos de Díaz Ayuso, o Moreno Bonilla.

«Soluciones y no problemas», dijo Puig. Es la política «útil» con la que el Consell quiere enfrentar al modelo neoliberal que plantea la derecha frente a la salida socialdemócrata valenciana.

La situación es complicada, admite Puig, pero hay datos positivos que resisten. Solidez en el tejido productivo, máxima ocupación y crecimiento económico con inversiones como la de Volkswagen, el mantenimiento de Ford o firmas nuevas que se instalan como la japonesa Hitachi.

El discurso también buscó exhibir cohesión en el tripartito de PSPV, Compromís y Unides Podem, con apelaciones a medidas que gestionarán los vicepresidentes, Aitana Mas de Compromís y Héctor Illueca, de Unides Podem.

Compartir el artículo

stats