Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno presiona con la financiación

El Consell relativiza las críticas mientras más comunidades autónomas amagan con rebajar impuestos

La vicepresidenta Calviño, con las ministras María Jesús Montero y Diana Morant, en el Congreso. | EFE

El intenso debate sobre fiscalidad ha acabado por entroncar con el paso de las horas con el de la reforma del modelo de financiación autonómica. Uno de los gobiernos más activos en esa reivindicación es el valenciano, el mismo que ha planteado una propuesta de rebaja fiscal a través de su presidente, Ximo Puig, que ha generado una espiral de anuncios nuevos por toda España, en autonomías de todos los colores políticos.

El Gobierno de España rechaza, en general, esa carrera de rebajas fiscales en la que han entrado las autonomías y se mantiene en que no deben producirse rebajas masivas de impuestos, pero en cambio se abre a aprobar medidas «quirúrgicas» y «selectivas» que favorezcan a los más vulnerables, en la línea del Consell.

Sin embargo, en medio del debate sobre fiscalidad ha surgido también el de la reforma de la financiación, que permanecía un tanto aparcado porque la respuesta de Hacienda a las autonomías no acaba de llegar, aunque se da ya por hecho escasos avances en esta legislatura.

Así, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pidió ayer a las autonomías coherencia en sus planteamientos porque la gran mayoría reclaman a la vez más recursos al Gobierno, unos fondos que también proceden de impuestos, en alusión a la reforma del modelo de financiación que reclaman algunas autonomías.

La disputa ideológica entre socialistas y populares que existe tras los sucesivos anuncios en materia fiscal de los últimos días llegó ayer al pleno del Congreso, donde la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, también reclamó coherencia porque los fondos para las autonomías salen de la misma bolsa de impuestos.

Puig fue el primer barón socialista que anunció una bajada del IRPF en su autonomía, en un momento en el que varias comunidades gobernadas por el PP ya habían aplicado la rebaja de este gravamen, como había pedido el líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Reclamación del nuevo modelo

Tras esto, en las últimas horas, los Ejecutivos de Javier Lambán y Emiliano García-Page no han descartado continuar con la senda de rebajas fiscales, mientras que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que gobierna también con el PSOE, estudiará esta bajada de impuestos porque. «Si por ahí va la marea no nos vamos a quedar fuera», ha dicho el regionalista cántabro. Más lejos llegó el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que ha advertido a las autonomías que están anunciando bajadas de impuestos que les esperará «con una sonrisa» en el momento en el que comience la negociación del nuevo modelo de financiación y acudan reclamando más recursos.

En el Consell entienden que muchas de las críticas tienen que ver con la reclamación valenciana sobre la reforma del modelo de financiación autonómica.

Por ejemplo las que plantea el propio Vara, una especie de verso suelto dentro del socialismo, pero restan importancia a las críticas e insiste en que la responsabilidad del Consell es tomar la iniciativa porque la finalidad es mayoría de valencianos con la rebaja fiscal.

Compartir el artículo

stats