Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

Traumatología y oftalmología copan la mitad de las listas de espera para operarse

Casi 32.700 pacientes están pendientes de una intervención en ambas especialidades | Sanidad crea grupos de trabajo con expertos para desatascar la demora en estas especializaciones

Un paciente es operado en un quirófano GVA/Archivo

La Conselleria de Sanidad pondrá en marcha, tal como anunció el conseller Miguel Mínguez, la creación de grupos de trabajo específicos con especialistas de oftalmología y traumatología para buscar fórmulas destinadas a agilizar la atención de los pacientes de estas dos especialidades, que representan casi el 50 % de la lista de espera para someterse a una intervención quirúrgica en los hospitales de la Comunitat Valenciana. La demora, a cierre del pasado agosto, afectaba a 65.728 enfermos, de los que 17.920 están en la lista de cirugía ortopédica y traumatología, mientras que otros 14.750 valencianos y valencianos están en el turno para una operación de oftalmología, según los datos difundidos este miércoles.

Son casi 32.700 pacientes (un 49,7 % del total) que están aguardando una intervención en ambas especialidades, de ahí que Sanidad busque el asesoramiento de los expertos para ver cómo puede reducirse. La metodología que se desarrolle se extenderá al resto de patologías.

Pese a ser las especialidades con más pacientes en la lista en términos globales, traumatología y oftalmología no son las que salen peor paradas si se tiene en cuenta el tiempo medio de espera, pues encabeza la demora cirugía plástica con 193 días (más de medio año), seguida de neurocirugía con 192 y cirugía torácica con 171, mientras que traumatología se sitúa en 144 y oftalmología con 80 días, la tercera mejor con menor tiempo de demora, por delante de cirugía cardiovascular con 76 días y dermatología, la especialidad cuyos pacientes solo tardan 57 días de media (casi dos meses) en entrar en un quirófano programado.

El tiempo medio de espera a nivel general para entrar en un quirófano dentro de una intervención programada llegó a 115 días en agosto (casi cuatro meses). Un balance de cinco días mejor que en agosto de 2021. Las especialidades que más han incrementado la demora en un año han sido cirugía torácica con una subida del 27,6 % interanual al subir 37 días la espera (de 134 a 171), mientras que en neurología ha aumentado desde los 168 a los 192 días (24 días más), un ascenso del 14,2 %.

Las mejoras en cuanto a la reducción de tiempo de espera se han dado en hasta nueve especialidades con la cirugía pediátrica experimentando el mayor descenso interanual con 32 días menos si se compara agosto de 2021 con el de 2022, ya que se estaba en 118 días y se ha bajado a 86. La bajada es del 27 %. La cirugía maxilofacial es la que ha tenido el segundo mayor descenso en este último año con un 12 % menos de días de espera que se traduce en 20 días de bajada. Le siguen cirugía plástica, traumatología y otorrinolaringología, con descensos del 7,5 % aproximadamente.

Si nos detenemos en las patologías más habituales en la lista de espera (ver gráfico), las operaciones para la implantación de prótesis de rodilla o cadera son las que tienen, por este orden, mayor demora con 191 y 176 días. Son las que más han empeorado los retrasos, pues hace un año la espera en estas dolencias estaba en 132 y 126 días, respectivamente. Para un implante de rodilla la espera se ha elevado 59 días, casi dos meses. Para una prótesis de cadera, el incremento es de 50 días (de 126 a 176), casi un 40 % más.

En siete patologías se ha producido un descenso de la demora media, siendo los pacientes que esperan una operación de anginas los más beneficiados pues la espera para una adenoamigdalectomía ha bajado 24 días (un 23 %) al pasar de 104 a 80 días de media. Para quitar un quiste pilonidal la bajada se sitúa en el 14 % con 15 días menos, mientras para una artroscopia el descenso en la demora es de 19 días (un 12 % menos) al pasar de 157 a 138 días. Para una intervención de juanetes, la bajada ha sido de ocho días al pasar de 110 a 102 días de espera. Un siete por ciento menos.

Para un implante de rodilla la espera se ha elevado 59 días, casi dos meses, desde agosto de 2021. Para una prótesis de cadera, el incremento es de 50 días (de 126 a 176), casi un 40 % más

decoration

Desde julio han salido de la lista solo 400 personas, aunque para la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, "la actividad en los quirófanos, como suele ocurrir después del verano, se irá normalizando y recuperará la tendencia positiva de los meses anteriores”. Asimismo, Andrés ha recordado el reciente anuncio del titular de Sanidad sobre la adopción de nuevas medidas para reducir los tiempos y mejorar la atención de la ciudadanía. De este modo, ha destacado la activación en los departamentos de salud de Unidades de Control de la Demora, un equipo de profesionales dedicado a reducir los tiempos de espera del departamento, tanto quirúrgicos como de consultas externas y técnicas diagnósticas o terapéuticas.

Cabe recordar que la lista de espera quirúrgica en ningún caso afecta a intervenciones urgentes, oncológicas y no demorables, que son atendidas de forma preferente.

Compartir el artículo

stats