Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La negociación en el Botànic se encalla en las rentas altas

Compromís y Unides Podem piden subir impuestos ante las dudas del PSPV

El conseller de Hacienda, Arcadi España, y la vicepresidenta Aitana Mas hablan con varios diputados. German Caballero

Una vez anunciada la primera parte de la reforma fiscal, en la que el protagonismo se lo lleva una bajada de impuestos para las rentas de hasta 60.000 euros, el nudo gordiano se sitúa en las rentas altas. Es el punto del que pretenden estirar tanto Compromís como Unides Podem frente a las dudas del PSPV que esquivan comprometerse a esta reclamación de sus socios al considerar que la presión fiscal de estos ya es elevada y que los 150 millones de la rebaja fiscal se ven compensados con el aumento de la recaudación.

El debate visto este jueves en las diferentes declaraciones de los portavoces de las tres formaciones del Botànic acabará trasladándose en los próximos días a la mesa de negociación del Consell. El Ejecutivo autonómico comenzará a partir de la semana que viene la negociación de los próximos presupuestos para 2023. Será en el marco de las cuentas públicas en el que se entre al detalle de la reforma fiscal. Los ingresos determinarán los gastos y los impuestos son su principal oxígeno.

Si la negociación sobre los detalles de la reforma fiscal serán en la comisión política que desgrane las cuentas o en otra paralela es un asunto que está por ver. En Compromís la vicepresidenta de la Generalitat, Aitana Mas, defendió esta postura mientras en Unides Podem esquivan el debate. "Lo que nos importa son los resultados, no el dónde se negocie", aseguran fuentes del entorno de la Vicepresidencia Segunda que lidera Héctor Illueca.

De momento, en lo que insisten Compromís y Unides Podem es que la propuesta esbozada por Puig es, precisamente eso: una propuesta hecha por el 'president'. "La reforma fiscal explicada hasta ahora no está finalizada, todavía no ha visto la luz y que cuando vea la luz será con un acuerdo del Botànic", ha expresado en los pasillos del parlamento autonómico la síndica de Compromís, Papi Robles, quien ha insistido en que quien más tiene, "ha de aportar más".

En esa línea también se ha referido el diputado de los podemistas, Ferran Martínez, quien ha manifestado que la propuesta de Puig cumple con la mejora de la progresividad fiscal, pero supone "una pérdida de ingresos" para las arcas públicas, por lo que cree necesario "completar" esa reforma para evitar una merma de ingresos. Este complemento vendría a partir de subir impuestos a las rentas altas, aunque no necesariamente sería a través del IRPF, sino que podría ser a través de tributos como Actos Jurídicos Documentados o el de Sucesiones.

Sin embargo, las peticiones de morados y valencianistas chocan con las dudas del PSPV. Los socialistas no tienen tan claro que se pueda subir mucho más la presión a las rentas altas porque consideran que la Comunitat Valenciana ya es de las que tiene una mayor presión fiscal en ese sentido. Por ejemplo, el Impuesto de Patrimonio es el segundo que más grava de todas las autonomías y, de hecho, está por encima de los tipos anunciados por el Gobierno de España.

Así el diputado del PSPV, José Muñoz, ha esquivado entrar en las peticiones de sus socios asegurando que es una cuestión que deberá resolverse en el seno del Gobierno valenciano. En este sentido, ha señalado que los 150 millones de descenso de ingresos que supondrá la rebaja anunciada del IRPF "se compensará con más recaudación" debido a la propia inflación y el crecimiento económico.

Muñoz, además, ha insistido en diferenciar la propuesta de reforma fiscal del Botànic con las "bajadas indiscriminadas" que realiza el PP en otras autonomías "que siempre son mejores para las grandes fortunas" y suponen una pérdida de 1.500 millones en ingresos que sí que afectan a los servicios sociales. "Nada tiene que ver lo que plantea el PSPV con las propuestas del PP", ha remarcado al tiempo que ha indicado que lo que hacen es bajar impuestos a quienes menos tienen sin hacer un agujero en la administración.

De momento, el jueves se votó entre las propuestas de resolución una moción presentada por las tres formaciones de izquierdas (como todas las presentadas para este debate) y que va en la línea de Compromís y Unides Podem. "Continuar mejorando la progresividad y redistribución del sistema tributario valenciano a través de una nueva reforma fiscal que beneficie a las familias con rendas medias y bajas y con más contribución de las rentas altas", indica el texto. Este punto es uno de los 13. Aceptar este no significa, no obstante, que la negociación esté encaminada. 

Compartir el artículo

stats