Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los municipios tendrán que elaborar planes de anticontaminación lumínica

El Consell da entrada a que los consistorios puedan imponer multas

La excesiva iluminación nocturna perjudica el medio natural. | F.BUSTAMANTE

Los ayuntamientos valencianos tendrán que elaborar un plan municipal de iluminación exterior de sus localidades. El documento deberá contener el análisis por zonas de protección frente a la contaminación lumínica, las actuaciones prioritarias y el calendario de ejecución para solventar los problemas generados por el exceso de luz artificial. Los consistorios tendrán dos años para presentar la planificación a la Conselleria de Transición Ecológica una vez aprobada la Ley de Protección del Medio Nocturno autonómica, cuyo anteproyecto pasó hace dos semanas por el Pleno del Consell.

Las ordenanzas locales deberán regular la localización adecuada de los focos emisores de luz para reducir la proyección. En cualquier caso, durante el horario nocturno se encenderán solamente las instalaciones que lo requieran por motivos de seguridad, o en aquellas calles, caminos y viales de paso de uso frecuente. Situación replicable a zonas de equipamiento o aparcamiento y para aquellos edificios comerciales, industriales, agrícolas, deportivos o recreativos durante el tiempo que dure su actividad.

El territorio valenciano se clasificará por zonas, en función de la vulnerabilidad a la contaminación lumínica determinada por la tipología o el uso predominante del suelo, las características del entorno natural, su valor paisajístico o astronómico. El departamento que dirige la consellera Mireia Mollà, una vez escuchados los consistorios afectados, establecerá las áreas correspondientes a la zona 1, que incluirán enclaves que requieran de un mayor blindaje por su valor astronómico o natural y donde solo de forma excepcional se autorizarán luces con brillo reducido. El resto las propondrán las entidades locales atendiendo a las limitaciones marcadas en la ley.

Por interés turístico

Los ayuntamientos tendrán competencia para imponer sanciones y para ampliar o rebajar las restricciones recogidas por la Conselleria de Transición Ecológica, siempre por interés turístico o causas justificadas. Algo aplicable a los alumbrados interiores, tanto los de titularidad pública como privada, si producen intrusión en el exterior. Se utilizarán lámparas y equipos de alta eficiencia que no causen afección al medio ambiente y la salud humana, además de una menor temperatura de color. En la exposición de motivos de la futura a normativa valenciana se señala que la luz azulada es la más nociva para los insectos ya que su sistema de visión es más sensible a estas frecuencias.

Se incide también en que un inadecuado uso de las farolas tiene consecuencias negativas sobre la seguridad vial, ya que provoca deslumbramientos o falsa sensación de seguridad. Los consistorios tendrán que incluir en los pliegos de contratación de obras, servicios, suministros o concesiones los requisitos de prevención y corrección para frenar la contaminación. Pero también para fomentar el ahorro, bajar la factura eléctrica y reducir las emisiones de los gases causantes del efecto invernadero.

Compartir el artículo

stats