Oficialmente, el otoño comenzó en España el 23 de septiembre, y por lo que nos explica el Observatorio Astronómico Nacional, los eventos astronómicos serán muchos, ¿quieren saber cuáles son? En las siguientes líneas se lo explico como ya lo hice en uno de mis artículos para Meteored. Primero llegarán las dracónidas, visibles en el hemisferio norte del 6 al 10 de octubre. Su origen se encuentra en la constelación Draco, y provienen del cometa 21P/Giacobini-Zinner. Serán más abundantes en la noche del 8 al 9 de octubre, si la “luna llena del cazador” nos lo permite. Luego nos visitarán las oriónidas, que son fragmentos del cometa Halley, y serán visibles hasta noviembre. Su pico máximo se producirá durante la noche del 21 al 22 de octubre. Se esperan entre 15-70 meteoros por hora, y este año su máximo ocurrirá cuatro días antes de la luna nueva del 25 de octubre. ¡Prometen dejarnos un buen espectáculo! ¿Y noviembre? Tampoco se queda atrás gracias a las leónidas, con su pico máximo en la noche del 17 al 18 de noviembre. No llegarán en un buen momento para su observación, su mayor actividad coincidirá con la Luna en su fase menguante. Finalmente cerraremos el otoño astronómico con las gemínidas, cuya tasa será mayor en las noches del 13 y 14 de diciembre. Desgraciadamente, tampoco será un buen año para disfrutar de ellas, ya que que su pico de actividad será un día antes de que la Luna alcance su fase cuarto menguante. Sea o no buen año para divisar las estrellas fugaces, se recomienda llegar al mirador o punto alejado de la ciudad entre media hora y una hora antes de ver el espectáculo. No hace falta que utilicemos instrumentos ópticos si no son de alta calidad, ya que nos limitan el campo de visión. Lo más cómodo y apropiado será tumbarse y evitar cualquier tipo de obstáculo visual antes de… ¡pedir cualquier deseo!